Entrevista MDZ Radio

Llegó el frío: precauciones a tener en cuenta para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono

Héctor Liranche, gasista matriculado, evacuó dudas respecto a las medidas a tomar y precauciones a tener en cuenta ahora que, finalmente, el frío llegó y en los hogares ya se encienden las estufas.

Redacción MDZ
Redacción MDZ viernes, 12 de abril de 2024 · 23:50 hs
Llegó el frío: precauciones a tener en cuenta para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono
Una llama que combustione bien, que sea completamente sana, debería ser azul. Es lo que se recomiendo para asegurarse de que no hay pérdida de monóxido de carbono Foto: Archivo MDZ

El frío llegó con todo y a muchos hogares los agarró por sorpresa. Cambiar la ropa de verano por la de invierno, agregar frazadas en la cama y encender los artefactos de calefacción a gas, son de las primeras cosas que hacemos. Al respecto, Héctor Liranche, gasista matriculado de Mendoza, dio algunas recomendaciones de vital importancia en MDZ Radio 105.5 FM sobre cómo cuidarnos, principalmente, del llamado "asesino silencioso": el monóxido de carbono.

Héctor Liranche comentó que el invierno es "la época de las vacas gordas, aunque ahora es un poco más problemática". Y añadió que "es plausible que los medios de comunicación le prestan atención a esta situación, como en este caso ustedes, para prevenir cualquier catástrofe o desgracia, que siempre sucede cuando la gente acosada por el frío tiene que recurrir a los artefactos de gas para calefaccionar, y estos no estén en buenas condiciones".

Para Héctor, "la situación climática hace que recurras a los artefactos de gas y eso merece un uso responsable. Los artefactos tienen que tener un mantenimiento anual para el buen funcionamiento. Por el mal funcionamiento de los artefactos, aunque hayan funcionado bien el periodo anterior, debido a los elementos del medio ambiente, se ensucian, empiezan a funcionar mal y a producir el monóxido de carbono, que llamamos comúnmente ‘el asesino silencioso’ porque es un gas, justamente, silencioso, inoloro, no se puede advertir simplemente por las personas y, por ende, cuando ingresa al organismo, puede llevarte directamente a una situación fatal. Lo correcto es recurrir a un gasista matriculado para la revisión y control de todos los artefactos de calefacción".

"Cuando llegas al cliente, lo primero que se hace es revisar los artefactos mecánicamente, ya que estos están compuestos por un sistema que se llama ‘combustión’ compuesta por el gas que ingresa desde el servicio y el oxígeno que está en el ambiente. Para complementar esta mezcla, se genera la combustión. De esa manera, ya sea el ingreso de gas, como el ingreso de oxígeno, tienen que estar regularizado y bien proporcionado en su funcionamiento para que se produzca una llama completamente sana, azul, como es recomendable" dijo Liranche y agregó que "desde ya, no es recomendable recurrir al horno para calefaccionar, ni a las hornallas. No son artefactos constituidos estructuralmente para la calefacción".

También dijo que "es recomendable tener muy en cuenta las rejillas de ventilación. Toda instalación se complementa, no hay un artefacto de rayo infrarrojo (estufa), que su funcionamiento sea seguro si no tiene la rejilla de ventilación".

Respecto de los sensores de monóxido de carbono, Héctor Liranche aseguró que "son muy recomendables. Ahora están en la vida comercial, pero tienen que estar homologados por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas). Si no están homologados, entonces no es seguro. Hay que tener esa precaución, porque ingresan muchos accesorios de este tipo importados y no pasan por un órgano de certificación de calidad que pueden ser el IGA (Instituto del Gas Argentino), Bureau Veritas, y todos los órganos de control que existen en nuestro país aceptados por el Enargas.

Por otro lado, "las fallas más normales se deben a que en los domicilios se hayan realizado algunas modificaciones estructurales y hayan anulado rejillas de ventilación, o estén defectuosos los conductos de evacuación de gas. Hay que tener en cuenta que las instalaciones nuevas están sometidas a una inspección rigurosa de la distribuidora y, generalmente, no hay peligro. Nos encontramos con problemas en las instalaciones que tienen muchos años y no han sido controladas, ni revisadas por un gasista matriculado. Tampoco hay una legislación que obligue a que eso se haga. Cuando una instalación es vieja, es muy probable que nos encontremos artefactos colocados en ambientes que no corresponde, conductos de ventilación defectuosos, mal instalados, etcétera. Todos estos defectos se deben la falta de revisión en su debido momento".

En cuanto a los costos, Héctor explicó que "es uno de los temas más espinosos que los gasistas en general estamos padeciendo, porque somos independientes y tenemos la libertad de poner el precio a nuestro trabajo en función a nuestros costos y necesidades. Pero la mayoría de las personas no han elevado sus ingresos, y nos vemos condicionados por esta situación". Pero, "revisión, limpieza y dejar en condiciones los artefactos, debería de cobrarse, de acuerdo a nuestra sugerencia, desde nuestra asociación, de 20.000 a 30.000 pesos. Sin contar con el costo de los repuestos si es necesario reemplazar".

Escuchá la entrevista completa

Archivado en