Tenso debate

Se reaviva la histórica puja entre ambientalistas y mineros por la Ley de Glaciares

Las organizaciones que rechazan su modificación denunciaron al sector minero que, a su vez, reforzó sus argumentos en pos de la actividad.

Victoria Urruspuru
Victoria Urruspuru miércoles, 7 de febrero de 2024 · 07:07 hs
Se reaviva la histórica puja entre ambientalistas y mineros por la Ley de Glaciares
Se retoma la histórica lucha entre ambientalistas y mineros. Foto: Pexels

Dentro de la gran cantidad de propuestas y modificaciones que la ley ómnibus concentra, una de las más controversiales apunta a un cambio en la Ley de Glaciares. Mientras el proyecto libertario entra en tensión, la histórica disputa entre organizaciones ambientalistas y el sector minero también se reaviva con fuerza: cuáles son los argumentos de ambos bandos.

Los ecologistas denunciaron supuestas maniobras de empresas mineras transnacionales en el Congreso. Resaltaron que la legislación aún vigente preserva estas masas de hielo como reservas estratégicas de recursos hídricos, de la biodiversidad, a la vez que las clasifica como “bienes de carácter público” más aún en el contexto de emergencia climática actual.

En caso de aprobarse los cambios eventualmente, se permitiría la actividad del sector en la zona periglaciar, es decir, la que está próxima a los glaciares. Es por esto que, del otro lado de la mesa, se plantea que este suelo no es una reserva de recursos hídricos, y esta flexibilización le abriría las puertas a más compañías para invertir y trabajar en mayor terreno, como por ejemplo en la provincia de San Juan.

El rechazo a la modificación de la Ley de Glaciares

Como se explicó, la legislación lo que hace es prohibir cualquier actividad industrial en la zona periglaciar. Aquellos activistas en favor de la Ley -que aún rige- consideran este sitio como un reservorio de agua y, por lo tanto, no se debe contaminar.

"Junto a más de 250 organizaciones sociales y ambientales expresamos nuestro total repudio ante la escandalosa maniobra de lobby que están realizando las grandes mineras transnacionales en el Congreso Nacional en el tratamiento de la Ley Ómnibus", publicaron desde la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas. 

Para los ambientalistas, modificar la Ley de Glaciares es un "ataque a la protección ambiental".

Tras calificar que el intento de modificar regresivamente la Ley de Glaciares es un claro "ataque a la protección ambiental y a los bienes naturales estratégicos de nuestro país", apuntaron a una presunta influencia desproporcionada que las grandes corporaciones mineras tienen sobre los gobiernos provinciales y el Congreso Nacional en pos de sus intereses.

La respuesta del sector minero

Denis Monardez, secretario de Gestión Ambiental y Control Minero de la provincia de San Juan, explicó a MDZ que cuando se redactó la Ley se hizo de forma incorrecta. "Hay temas conceptuales que le hicieron daño a la actividad minera porque el término periglaciar fue escrito de manera tal que tácticamente no podemos tocar la cordillera. La Ley impide trabajar en la cercanías a un glaciar para no perjudicarlo", comenzó explicando.

Lo que se establece es que se debe cuidar todo suelo periglaciar por aparentemente ser un recurso hídrico. ¿Cómo se identifica a uno? Si se mide su temperatura durante 2 años y da por debajo de los 0°C; esto choca con lo que se define como permafrost. Las modificaciones propuestas en el proyecto de Ley ómnibus plantean quitar de la legislación vigente esta idea de periglaciar.

Por su parte, el permafrost es un concepto térmico. Se define como cualquier material que pueda estar en temperaturas bajo cero durante años, independientemente de si tiene agua o no, como pueden ser unas rocas. Por lo tanto, proteger la zona periglaciar por supuestamente ser un recurso hídrico es erróneo, así como la forma en que actualmente se determina cuál es un recurso hídrico y cuál no (debido al permafrost). 

El sector minero explicó que las zonas periglaciares no son un recurso hídrico.

"No se debe medir qué zona es periglaciar o no, sino cuál es un recurso hídrico y así proteger a los glaciares activos, que son fuentes de recursos hídricos. Sus áreas cercanas, en la actualidad, no son una fuente hídrica", aclaró Monardez.

El término periglaciar refiere a una serie de procesos fríos no glaciarios. En otras palabras, es un ambiente libre de hielo superficial, formado y dominado por geoformas frías, y que presenta características morfológicas propias de los ciclos de congelamiento y descongelamiento.

Roberto Moreno, director de Evaluación ambiental minera de la provincia, aclaró que el ambiente glaciar es un regulador hídrico. Por otro lado, están aquellos que corresponden al área periglaciar: los glaciares de escombro, que no funcionan como reguladores. Es decir, estas crioformas ya no son consideradas fuentes de agua.

Reformar la Ley de Glaciares ayudaría a promover distintas actividades industriales.

Moreno entonces habló de la importancia de presentar, previo a cualquier procedimiento minero, informes de impacto ambiental. "Lo que me gustaría, en una instrumentación de esta Ley, es que se pudiera exigir un estudio específico de estas formas de relieve que se va a afectar", añadió.

De este modo, Monardez aseguró que la minería jamás descuidó ni piensa desproteger las masas de hielo durante su labor. En tanto, añadió: "Al cambiar la Ley, se le permite a la minería seguir trabajando en forma segura, cuidando los glaciares. Además, es un punto muy importante para la inversión en el sector, porque las empresas lo primero que ven son estas imposiciones y no los incentiva a apostar por el país". 

Archivado en