Rincón literario

La importancia del horóscopo para entender al terraplanismo

Cada quien es feliz con sus creencias. Aunque a veces nos resulta difícil relacionarnos con personas que no comparten las nuestras.

Pablo Gómez domingo, 4 de febrero de 2024 · 07:00 hs
La importancia del horóscopo para entender al terraplanismo
-¡Me imaginaba, comportamiento típico de tauro! Foto: Freepick.

No es que sea una mala persona; de hecho, juraría que es muy buena. Pero cree en cada cosa… me pasé más de media hora escuchando sus planteos sobre por qué la tierra es plana y las explicaciones de la falsedad de las fotos satelitales de la NASA que muestran a un planeta esférico. Yo entiendo que elija no creer en satélites artificiales, pero ¿no debería dejar de usar el GPS que le es tan útil para llegar a lo de su tía Chola? ¿Sabrá que la “S” de GPS significa “satelital”? En fin, quedó recalculando cuando le pedí que me explicara cómo cree que ocurren los eclipses lunares, porque al parecer esas veces en que la tierra se interpone entre la luna y el sol, quienes defienden al terraplanismo no miran para arriba, ya que les resulta una cosa imposible de aceptar eso de que no esté siempre el suelo por debajo de todo lo visible en el cielo.

Y ahora me arrancó con el horóscopo… ¿cuánto más me falta escuchar antes de poder irme? No me acepta que las luces de las estrellas que se ven cada noche en el cielo han salido en muchos casos hace millones de años hacia nuestros ojos, que quizá el astro que las originó ya ha desaparecido… no me cree cuando le juro que no, que no están en línea entre ellas las estrellas de las constelaciones, ni las Tres Marías, ni la Cruz del Sur, que solo se ven así desde la tierra, por lo que es una ilusión óptica… ¿cómo puede alguien pensar que mi destino es más parecido al de una persona que nació en Europa el mismo día que yo, antes que al de otras gentes de este bendito país, sin importar en qué momento del año sus ojitos vieron la luz por primera vez?

Ni las Tres Marías, ni la Cruz del Sur, que solo se ven así desde la tierra. Foto: Freepick.

Me escapo de la charla, pero solo yo, y sin moverme de la silla que me atrapa; mi mente vuela por otros sitios mientras siguen sus explicaciones, que me llegan como un sonido de fondo. De todos modos, me cuelgo pensando en algo relacionado con el tema, ya que al parecer no me da para tanto la escapada, y mi razonamiento es el siguiente: si el horóscopo fuera por lugar de nacimiento en vez de ser por fecha, ahí sí que me lo creo más fácil. Para alguien con pasaporte argentino podría decir algo así: “Vida cotidiana: tendrá dificultades económicas; disfrútelas, en los próximos meses serán peores. Salud: una enfermedad importante lo acecha
en estos días; enhorabuena, el mes que viene difícilmente pueda pagar la obra social, así es que cúrese rápido. Amor: conocerá a la persona indicada; déjela pasar de largo, que no estamos para pavadas, concéntrese en llegar a fin de mes.” Igualmente, todo indicaría que no sería muy rentable dedicarse a ese rubro: el horóscopo para Argentina es el mismo desde hace mucho, y no parece ser que vaya a cambiar en el futuro cercano. 

Pero en definitiva, y volviendo a mi problema inicial, me resulta necesario centrarme en lo importante: es una buena persona, y acá me tiene escuchando sobre sus creencias. Ahora vamos por la historia de la explosión para el lado de la montaña, que la gente vio una luz, y que esa noche vino un avión negro gigante al aeropuerto, bajaron camiones, fueron hasta el sitio, cargaron todo y para antes del amanecer ya se habían ido, sin dejar rastros ni registros oficiales. Hay que reconocer que es una teoría brillante: hay una cosa que pasó, que nadie vio lo que fue, y que ahora se la llevaron y no dejaron rastros; creer o reventar.

Y es así, estoy a punto de reventar. ¿Será realmente tan buena persona? ¿Valdrá la pena este esfuerzo?

El horóscopo para Argentina es el mismo desde hace mucho, y no parece ser que vaya a cambiar en el futuro cercano. Foto: Freepick.

-¿De qué signo sos?

La pregunta rebota en las paredes y me esquiva, atento a que mi cabeza está en otra. Pero percibo el sonido así que le respondo:

-¿Eh?

-Que, de qué signo sos…

Una nueva duda me aqueja: ¿Le respondo lo que siento, o simplemente le largo la respuesta esperada? Ma sí, le digo lo que realmente pienso:

-De ninguno che, no creo en esas cosas. Soy igual de carácter que mis ancestros y que mi descendencia, y no nacimos en el mismo mes, parecería que somos así por cuestiones genéticas y de crianza nomás…

Recalcula la pregunta, para lograr finalmente insistir porfiadamente en sus creencias; tal como todos hacemos, bah.

-Bueno pero, ¿en qué fecha naciste?

Respondo, ya sin esperanzas, y midiendo la distancia hasta la puerta para salir corriendo a la brevedad; arranco apenas expresada la fecha de mi cumple, pero antes de llegar al picaporte, escucho a lo lejos su respuesta: 

-¡Me imaginaba, comportamiento típico de tauro!

Pablo R. Gómez.

* Pablo R. Gómez, escritor autopercibido .

Instagram: @prgmez

Archivado en