Psicologia

¿Todo el mundo es loco? El rechazo de lo inconsciente

El pasado viernes en Trenque Lauquen, hombres, mujeres, a las piñas y botellazos, también perros y un caballo, rebencazos, aquí una buena reseña desde el psicoanálisis en MDZ.

Carlos Gustavo Motta
Carlos Gustavo Motta sábado, 10 de febrero de 2024 · 11:35 hs
¿Todo el mundo es loco? El rechazo de lo inconsciente
Pelea callejera en Trenque Lauquen. Foto: Captura de video

La escena vista en televisión resulta tragicómica. Una pelea callejera (¡otra más!) en la localidad de Trenque Lauquen (provincia de Buenos Aires) disparatada, digna de una marcación que ni en el cine puede lograrse, salvo con muchísimos ensayos. La escena chaplinesca comenzaba con una camioneta que arrastra a un auto. Dispuestos a defenderse de ese ataque, un muchacho se acerca a quien maneja para atacarlo, cuando la puerta se abre y en el medio de todo eso, un jinete irrumpe a rebencazos acompañados de perros que no saben muy bien a quien atacar porque a su vez, y sin razón alguna, son atacados.

El brioso caballo da vueltas en círculos mientras que el jinete, reparte su castigo de fuste. Todo se funde en un coro de gritos amenazantes y ladridos ensordecedores. ¡Todos locos! (a excepción del caballo y los perros). Sería la expresión que a viva voz nace al ser testigos de lo ocurrido.

La escena vista en televisión resulta tragicómica.

Los extravíos de la cotidiana Argentina, pone en tela de juicio el equilibrio de nuestra propia salud mental. No sucede sólo en este territorio: en la biografía de Elon Musk de Ashlee Vance (2024, Planeta, edición de bolsillo), Musk pregunta a su entrevistador si lo considera loco. Uno podría pensar que la historia personal de este emprendedor, ídolo de toda una generación de ingenieros, le permitiría desterrar de su vocabulario la palabra loco e intercambiarla por la palabra genio.

Jacques-Alain Miller en su Seminario “Respuestas de lo real” (2024, Editorial Paidós) señala que existen múltiples definiciones de genio. Para el psicoanalista francés el punto central es la invención, puesto que el genio no imita ni sigue regla. Es no imitando como se convierte alguien en ejemplar. Por eso Freud resulta ser un genio porque el psicoanálisis como práctica profesional no tiene precedentes en la historia y su corpus teórico es de tal amplitud que ningún otro psicoanalista se le ha acercado hasta el momento. Miller parafrasea a Kant quien afirma que un genio no puede por sí mismo describir o explicar científicamente como genera su producto. No sabe cómo se encuentran en su interior sus ideas. Ahora bien, ni locos ni genios.

Somos personas que habitamos el planeta Tierra

Puede haber otros similares a años luz, pero por el momento es el único que tenemos y un hogar que avanza en el Universo infinito y nosotros expedicionarios, lo habitamos momentáneamente. Muchos han querido conquistar el planeta: ¡locos! Otros pocos, aportaron su creación: ¡genios!.

Los llamados locos, aquellos que corren sin rumbo con caballos, rechazan al inconsciente. Rechazan la palabra. Rechazan los actos simbólicos, esos que tienden a la relación con los otros, en lo posible en buenos términos. Son también los que se encaprichan con sus argumentos conscientes y que ejercen en ellos mismos la dictadura de su razón. Todos los días. Todo el tiempo. Resulta agotador mantener esta dinámica, ya que el rechazo que menciono desaloja un argumento conciliador que puede crearse entre-dos.

El XIV Congreso de la Asociación Mundial de Psicoanálisis tendrá lugar en París del 22 al 25 de febrero de 2024. La AMP reúne siete escuelas situadas en diferentes países (incluida Argentina por su Escuela de la Orientación Lacaniana). Caracterizada por la diversidad de lenguas y de estilos, resulta una experiencia translingüística que busca mantener viva la orientación lacaniana y
el psicoanálisis. Así lo expresa la presidente de la AMP, Christiane Alberti. Ella afirma que todos sus miembros tienen puntos en común: referencias teóricas, su preocupación por la formación del analista y comparten como destino el psicoanálisis.

El argumento del Congreso "Todo el mundo es loco", no concierne a todos los seres de la tierra sino únicamente a los seres hablantes que obedecen como pueden al código del lenguaje y que se encuentran inmersos en un discurso que establece lazo social o como lo expresaba el propio Einstein: “La locura es hacer siempre lo mismo y esperar un resultado diferente”.

¿Cómo nos arreglamos con la locura cotidiana?

No será montando un caballo a fuerza de rebenques repartidos a diestra y siniestra, sino con la genialidad de ser constante en lo que hacemos, aunque las cosas salgan mal, porque de algún modo y en algún momento, saldrán distintas a lo que esperamos. Podemos allí sorprendernos y esa es por lo menos la firma inicial que hay un inconsciente que nos atraviesa y que también espera que lo descifremos alejados de la violencia o la confrontación constante que aseguro, no nos conduce a ningún lado posible y en cambio, asegura nuestra mortificación.

* Carlos Gustavo Motta es psicoanalista y cineasta.

Archivado en