Aniversario

Mar del Plata cumplió 150 años: hitos, curiosidades y homenajes que buscan extenderse por todo el país

La ciudad balnearia que hoy cumple su siglo y medio vivió transformaciones sorprendentes a lo largo de su historia.

Federico Bruno
Federico Bruno sábado, 10 de febrero de 2024 · 17:40 hs
Mar del Plata cumplió 150 años: hitos, curiosidades y homenajes que buscan extenderse por todo el país
Los cambios de Mar del Plata, presentes en la memoria emotiva de todos los argentinos Foto: Archivo Télam

"Este punto llamado a gran desenvolvimiento, es ya hoy un pueblo, excelentísimo señor. Hay en él un gran saladero cuyo costo primitivo fue de cuatro millones de pesos, aproximadamente. Hay un muelle de 'fierro' que costó treinta mil duros. Hay un molino de agua que puede elaborar la harina suficiente para las necesidades de la localidad. Hay una iglesia de piedra y cal con todo cuanto es requerido, que puede contener cuatrocientas personas. Hay botica, panadería, herrería, zapatería y otros ramos industriales. Está también listo el colegio municipal y hay, además, más de veinte casas de piedra, madera o ranchos ocupados por negocios de diversos géneros. La población que allí se forme está llamada a ser una de las más felices de la provincia, tanto por su clima como por la feracidad de su suelo. Los ramos a explotar se presentan desde ya de una manera fácil y productiva. A corta distancia se halla el gran criadero de lobos marinos, cuyo producto lo estimo en quinientos pesos por cabeza (...)" 

Los documentos que envió Patricio Peralta Ramos al gobernador Mariano Acosta demoraron casi seis meses en ser aprobados. Los primeros pedidos datan del 14 de noviembre de 1873, con una descripción de sus características, el desarrollo de su actividades y los edificios centrales, del pueblo que pensaban oficializar, "un colegio, veinte casas, y una iglesia". Pero el decreto de fundación de Mar del Plata se firmó finalmente el 10 de febrero de 1874, y el mentor del proyecto pudo ver la piedra basal del mayor objetivo de su vida apenas 13 años porque murió en 1887.

La ciudad, que hoy cumple 150 años, cambiaría su geografía junto a los grandes avances de la humanidad y se transformaría de una villa turística selecta a la ciudad más visitada por los argentinos. Cambiaron las construcciones, la vestimenta, y las costumbres, pero las ganas de visitar la ciudad durante el verano permanecen intactas para los argentinos.

Según el historiador Juan Carlos Torre, autor de "Mar del Plata: un sueño de los argentinos", junto a Elisa Pastoriza, la ciudad "es una ventana que refleja y captura los cambios en la sociedad de Argentina", que comenzó como una villa balnearia a fines del siglo XIX y se comenzó a popularizar en 1930, cuando su público inicial comenzó a multiplicarse seguido de un gran plan de obra pública.

La playa popular, originalmente un balneario aristocrático - Foto: Archivo Télam

La pavimentación de la ruta 2 y la construcción de Playa Grande, al igual que la inauguración de los edificios Casino y Hotel Provincial, fueron algunos hitos que permitirían la llegada de un mayor número de visitantes y en un corrimiento de la zona costera de los miembros de las élites, que pasaron a poblar barrios como el conocido actualmente como Los Troncos.

Entre la década del 50 y 60, el peronismo permitió la llegada de los sectores obreros y se construyeron, por ejemplo, los hoteles sindicales. Desde ese entonces, la ciudad se volvió en la favorita por excelencia de las vacaciones de los argentinos y ofrece un amplio abanico de posibilidades para quienes la prefieren.

Actualmente se encuentra en medio de una temporada atípica, marcada por la crisis económica, medidas recesivas, y el cambio de un gobierno, que significaron una reducción del orden del 6% en la cantidad de visitantes en enero de 2024 respecto al año pasado. 

Del auto a la playa, una centenaria costumbre - Foto: Archivo Télam

Los inicios de Mar del Plata

El primer español que tuvo contacto con las costas marplatenses fue Fernando de Magallanes, quien en febrero de 1519 bautizó Punta de Arena Gordas a la actual Punta Mogotes. Luego Juan de Garay realizó la primera entrada por tierra entre 1581 y 1582; pero ninguna de estas dos expediciones dejó una población permanente. Quienes realizaron el primer intento, fueron los padres jesuitas Matías Strobel; Tomás Falkner y José Cardiel, quienes en 1747 establecen una misión jesuítica a orillas de la Laguna "Las Cabrillas" -hoy conocida como Laguna de los Padres-,este establecimiento alcanzó tener 1200 primeros pobladores viviendo en los alrededores y recibió el nombre de Nuestra Señora del Pilar. Esta misión fue breve, ya que dada la hostilidad de las tribus que no estaban incorporadas a la vida de la misión y ante la pérdida de influencia de la Orden, los jesuitas abandonaron las instalaciones el 1° de septiembre de 1751.

Las sillas típicas marplatenses - Foto: Archivo Télam

El saladero

En 1857 un consorcio brasileño-portugués - cuyo representante era Coelho de Meyrelles - adquiere tierras en la desembocadura del arroyo Las Chacras, actual playa de Punta Iglesias, e instala un saladero que provocará un lento y progresivo cambio en la fisonomía de la región. Comenzó a ser llamado “Puerto de la Laguna de los Padres” y poco a poco en los alrededores se empezó a concentrar un pequeño núcleo de pobladores. Con la progresiva decadencia de la actividad saladeril, el negocio no pudo continuar y a la muerte de Coelho de Meyrelles una parte de sus tierras fue adquirida por un actor fundamental en la constitución de la ciudad de Mar del Plata: Patricio Peralta Ramos.

El pueblo de Mar del Plata

Cuando Patricio Peralta Ramos se hace cargo de las tierras de Coelho de Meyrelles, inicia el 14 de noviembre de 1873 las gestiones ante el gobierno de la provincia para que se reconozca la existencia de el pueblo "Puerto de la Laguna de los Padres" en terrenos de su propiedad. Esta solicitud tuvo una respuesta favorable y el 10 de febrero de 1874 el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Mariano Acosta, firmó el decreto donde reconoce al nuevo pueblo dentro del Partido de Balcarce, el cual recibe a pedido de Peralta Ramos el nombre de Mar del Plata. El 15 de octubre de 1879, el gobierno provincial autoriza la creación del Partido de Gral. Pueyrredón -producto de una división del Partido de Balcarce-. En 1877 llega a Mar del Plata Pedro Luro, quien se hizo cargo del saladero, la grasería, instaló un molino y construyó un nuevo muelle, dándole un nuevo impulso a la agricultura de la región.

La villa turística

El 26 de septiembre de 1886 llega al pueblo de Mar del Plata el ferrocarril, conectando así la localidad en pleno desarrollo con la capital del país y pudiendo transformarse lentamente en un centro urbano moderno. El tren ayudó a movilizar a una población que elegía esta localidad para trabajar y habitar todo el año.

Desde fines del siglo pasado y hasta los años ‘30, Mar del Plata fue convirtiéndose en un balneario de élite. Las familias adineradas tomaban sus vacaciones en la ciudad desde el mes de noviembre y permanecían hasta Semana Santa, allí convivían los que residían permanentemente en la ciudad y los residentes de carácter temporario. Los veraneantes llegaban desde la ciudad de Buenos Aires por el Ferrocarril del Sud.

Mar del Plata comenzó siendo una "villa balnearia" por iniciativa de la clase alta porteña, que se vio reflejado en la inauguración del hotel Bristol, en 1880, y a cuya inauguración asistió un centenar de personalidades, entre ellas el entonces Ministro de Guerra y Marina, Carlos Pellegrini.

Rápidamente fueron apareciendo los hoteles sobre la costa, como así también los chalets y mansiones de la élite veraneante, que fueron poblando la loma recostada sobre el mar entre la Playa Bristol y el Torreón del Monje, que todavía hoy son admiradas por los visitantes; Algunas de estas residencias sobreviven en la actualidad, como el chalet de Ana Elía Ortiz Basualdo, ubicado en Av. Colón y Alvear (actualmente museo de arte Juan Carlos Castagnino); la casa de Victoria Ocampo; o la quinta de Emilio Mitre, actualmente Archivo Histórico Municipal.

Se crearon paseos públicos como la antigua Plaza Colón, diseñada por Carlos Thays y el Paseo General Paz. En enero de 1913 cuando se le dio forma a la "afrancesada" Rambla Bristol, era cuando se decía que Mar de Plata era "la Biarritz Argentina".

El puerto marplatense en la actualidad - Foto: Télam

La nueva ciudad, mejor conectada

La segunda etapa de crecimiento de Mar del Plata se dio en los años 30, configurando una nueva postal urbana: fue cuando desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires, se llevó a cabo un plan de obras públicas: en 1938 se pavimentó la ruta 2, y en 1941 se construyó el balneario en Playa Grande tirando abajo la Rambla Bristol y levantando allí dos edificios gemelos, el Casino y el Hotel Provincial.

A medida que la afluencia de veraneantes era mayor, algunos miembros de la élite comenzaron el éxodo hacia el sur de la ciudad, instalándose en Playa Chica y Playa Grande, más allá de Cabo Corrientes hasta el Golf. Pero no todos los veraneantes de esos años eran de clase alta, la costa de La Perla era la elegida por clases sociales más bajas o con una vida social menos intensa.

En la década de 1950 y 1960 “La feliz” fue creciendo, y pasó de ser un destino veraniego de la elite porteña a ser la capital del turismo popular, cuando comienzan aparecer muchos turistas de los sectores sociales de clases medias de reciente formación, quienes querían tener también un lugar en Mar del Plata. Poco a poco fueron apareciendo los rascacielos y también los hoteles sindicales.

Mar del Plata fue convirtiéndose de a poco en un reflejo de las transformaciones sociales del país.

Con más de mil hoteles, noventa balnearios, cientos de departamentos en alquiler y millones de visitantes por temporada, la ciudad llegó a su apogeo en la década de 1960 y continúa siendo el destino favorito de los turistas argentinos.

Desde el aire, parte de la costa de la ciudad - Foto: Télam

Una moneda, estampillas y una canción

Además de una serie de festejos populares durante cuatro días, que se extenderán hasta el lunes 12 de febrero, y de las marcas típicas de la ciudad que compiten por ver quien saca el mejor producto alusivo al aniversario, hubo otros tres proyectos de gran interés lanzados en las últimas horas. 

El bloque de la Coalición Cívica (CC) en el Concejo Deliberante local, integrado por los concejales Angélica González y Guido García, presentó un proyecto solicitando al Banco Central de la República Argentina que "evalúe la posibilidad de acuñar una moneda conmemorativa, con motivo de los 150 años de la fundación de Mar del Plata".

Los ediles fundamentaron su propuesta argumentando que "el 150 aniversario de la ciudad es un hecho relevante, porque implica reconocer un largo camino recorrido que nos genera orgullo a quienes habitamos la ciudad, pero con seguridad también a todos los argentinos que la conocen o ansían visitarla".

El proyecto solicita que “el metálico sea acuñado por el máximo valor nominal existente al momento de su acuñación”. Sobre ese punto, los ediles señalaron que “no podemos solicitar menos. Para nosotros Mar del Plata representa el máximo valor posible en todos los aspectos”.

El reconocido ilustrador Andrés Crego diseñó también unas estampillas con postales típicas de la ciudad en la paleta de colores que utiliza la Municipalidad de General Pueyrredon para comunicar sus actividades de gestión. El gobierno de Guillermo Montenegro le encargó esta serie como parte de los festejos oficiales por el aniversario, y apenas salieron a la luz, las imágenes se viralizaron en redes sociales.

Las estampillas que diseñó Andrés Crego  - Foto: EMTuryC

"Diseñé 12 módulos que serán stickers y se repartirán en distintos puntos de la ciudad durante todo el año", explicó el artista a MDZ, sobre las creaciones donde reunió a Astor Piazzolla, y a la escultura del lobo marino de la Rambla con las fiestas electrónicas, y las juntadas con amigos en la playa. 

El dibujante, de 38 años, vive este trabajo como un proceso transformador porque es el lugar de origen de su familia. "Nací en esta ciudad y no me fui nunca, y por mi trabajo me lo han ofrecido muchas veces. Pero acá tengo todo, mi historia, mi familia y mis amigos".

Además, Crego se mostró contento en que el objeto donde plasmar sus creaciones sean estampillas porque "son coleccionables y trascienden generaciones".

La banda local, Supersol, también presentó su canción "Balneario", un homenaje a la ciudad por sus 150 años, en un objetivo que el cantante de la banda, Bruno Verdenelli, llevó al plano musical luego de leer el libro "Mar del Plata. El sueño de los argentinos (2019)", de Elisa Pastorisa y Juan Carlos Torre, y obsesionarse con la frase "en ese arenal lucirán más tarde las piernas las muchachas más bonitas de la república", la frase pronunciada por Pedro Luro al comerciante Emilio Delpech a fines de la década de 1870.

"Surgió la letra con un riff en la guitarra y eso lo terminamos convirtiendo en un homenaje que nos tiene muy contentos y satisfechos", dijo el líder de la banda que fundó en 2017 junto a Ema Fernández en teclas y coros, Juano Spinato en bajo, Migue Moyano en guitarras y Martín Zoratto en batería y coros.

Ni la lluvia pudo frenar los festejos por el aniversario de la ciudad que se viven como un episodio ecuménico y nuclean la atención de medios nacionales, al igual que argentinos radicados en distintas partes del mundo. "Dibu" Martínez, Emanuel Ginóbili, y otros deportistas de elite, también sumaron sus saludos por el "cumpleaños" y recordaron que fue la ciudad donde forjaron algunas de sus actividades con eventos orbitantes como los Juegos Bonaerenses y Evita, que tienen allí sus finales. 

La reflexión del intendente Guillermo Montenegro

A los 11 años, festejó con sus compañeros del colegio primario el centenario de Mar del Plata, y medio siglo más tarde, a Guillermo Montenegro le toca celebrar desde el lugar de intendente el aniversario 150 de la fundación de la que para él es "la mejor ciudad de mundo"

"Cuando yo era chico y festejamos los 100 años, claramente la potencia de Mar del Plata venía por dos lugares: el turismo y la pesca. Y en los últimos 50 años hubo una evolución desde lo comercial, industrial, tecnológico, y en ser una ciudad de doce meses. Cambió la forma de vacacionar. Yo de chico tenía amigos de verano, que te escribían una carta en noviembre para avisar que venían con su familia en diciembre y se quedaban hasta marzo. Eran amigos con los que te carteabas dos o tres veces por año como mucho", destacó el jefe comunal en diálogo con Télam.

Guillermo Montenegro, el intendente de General Pueyrredon - Foto: Télam

Montenegro subrayó que la localidad cabecera de General Pueyrredon, el municipio que comanda en su segundo período como jefe comunal, "hoy es la principal ciudad industrial de la provincia de Buenos Aires, uno de los cordones frutihortícolas más importantes de Argentina, y el lugar de descarga de casi el 50 por ciento de lo que se pesca en el Mar Argentino. Y además es una ciudad con turismo, con la costa, las sierras, y también un polo atractivo a la hora de generar inversiones".

"De chico, para mi la ciudad era lo mismo que es hoy: mis amigos, el colegio, mi club, mis viejos. Es muy fuerte ahora acordarse de aquellos festejos, de la foto nuestra en el colegio teniendo el cartel por los 100 años. Es muy fuerte hoy como intendente estar en los 150. Y me viene a la cabeza la permanente solidaridad en la ciudad, el mirar al otro. Eso lo dejó a flor de piel la pandemia, en la que hubo una reacción muy importante de todos los marplatenses. Por eso la idea de estos festejos es que no sea solo para los que vienen, sino para los marplatenses, para los que hicieron esta ciudad y les metieron todo lo que tuvieron que meter", concluyó.

Archivado en