Opinión

La recomendación para proteger los datos en caso de robo de celular

Salir a la calle con el teléfono, implica estar con un promedio de $100 mil en la mano, en el bolsillo o la cartera. Si nos arrebatan el celular mientras hablamos o leemos, nos paraliza no haber reaccionado a tiempo.

Mateo Bovio jueves, 7 de septiembre de 2023 · 09:14 hs
La recomendación para proteger los datos en caso de robo de celular
Cuando experimentamos el robo de nuestro celular, recién ahí tomamos recaudos.

En el mundo de hoy, donde nuestras vidas digitales están intrincadamente entrelazadas con nuestros dispositivos móviles, perder un teléfono puede ser más devastador que perder una billetera. El teléfono móvil ya no es solo un medio para hacer llamadas o enviar mensajes; se ha convertido en un cofre del tesoro de información personal y financiera. Desde fotografías íntimas hasta información bancaria, desde correos electrónicos hasta redes sociales, llevamos un compendio de nuestra existencia en estos dispositivos. Pero, ¿alguna vez nos detenemos a pensar qué pasaría si nos lo roban? Además de tomar cuidado de nuestro “yo real” debemos asistir a nuestro “yo virtual”.

Primero, es vital entender que el daño potencial va más allá de la pérdida de un dispositivo costoso. Los riesgos son escalofriantes. Los delincuentes pueden robar tu identidad para realizar transferencias bancarias, solicitar créditos, o incluso peor, acceder a tus cuentas personales y redes sociales para realizar actividades maliciosas. Imagina recibir una llamada de un familiar diciendo que "vos" le pediste dinero de emergencia. Te enfrentas a un robo digital que sigue al robo físico.

Hoy en día la gente entiende que puede ser un vector de ataque en el mundo físico, pero ignora muchas veces que también lo es en el mundo virtual. Por supuesto, la primera línea de defensa siempre ha sido, y será, el uso de contraseñas fuertes y únicas para cada servicio o aplicación. La autenticación de dos factores debería ser un estándar, no una opción. Si bien estas medidas de
seguridad pueden parecer obvias, es sorprendente cuántas personas aún utilizan "123456" como contraseña para todo, desde su correo electrónico hasta sus cuentas bancarias o no aprovechar la autenticación doble factor que en casi todo los casos es gratis.

¿Alguna vez nos detenemos a pensar qué pasaría si nos roban el celular?

Usar el mail y el SMS al mismo tiempo, por ejemplo, como doble verificación te puede salvar el pellejo. Además, no basta con tener un código PIN para desbloquear tu pantalla. Los patrones de desbloqueo y las contraseñas deben ser lo suficientemente complejos como para que no se adivinen fácilmente. Recordá, el delincuente podría tener todo el tiempo del mundo para descifrarlo.

Habilitar funciones de rastreo y borrado remoto también es fundamental. Tanto los dispositivos Android como los iOS tienen incorporada esta funcionalidad, que te permite no solo localizar tu dispositivo perdido sino también borrar todos los datos si se considera necesario. Sin embargo, incluso las mejores medidas preventivas pueden fallar. En ese caso, el tiempo es esencial.  Notificar a los proveedores de servicios móviles y bancos puede ayudar a prevenir pérdidas financieras y el mal uso de tu identidad. La rapidez con la que actúes podría marcar la diferencia entre una experiencia frustrante y un desastre financiero y emocional.

En conclusión, nuestros dispositivos móviles son extensiones de nuestras vidas, repletas de información personal y financiera. A medida que estos dispositivos se vuelven más omnipresentes, también se convierten en objetivos más atractivos para los delincuentes. Por lo tanto, es fundamental que adoptemos una estrategia de seguridad móvil más integral, que incluya tanto medidas preventivas como planes de respuesta en caso de pérdida o robo. Después de todo, en la era digital, la prevención y la educación en ciberseguridad siguen siendo la mejor cura.

Mateo Bovio.

* Mateo Bovio co fundador de Whalemate plataforma de ciberseguridad.

Archivado en