Temporal

Imágenes sensibles: el duro video que confirma la crisis de Malargüe

El temporal que sufrió Malargüe la semana pasada ha golpeado a un grupo de trabajadores que luchan día a día contra las gélidas temperaturas de la alta montaña.

Gerónimo Sosa
Gerónimo Sosa viernes, 1 de septiembre de 2023 · 22:00 hs
Imágenes sensibles: el duro video que confirma la crisis de Malargüe
Foto: MDZ

La semana pasada un fuerte temporal de nieve azotó gran parte de Malargüe y si bien la ciudad sureña sufrió las consecuencias, los principales afectados son aquellos que trabajan en la alta montaña a temperaturas bajo cero y con riesgos mortales: los puesteros y crianceros. 

Estos hombres y mujeres se enfrentan a una realidad desoladora, luego de que el temporal dejara duras pérdidas. Si bien las imágenes hablan por sí solas, un reciente video filmado en la alta montaña hace comprender la dura realidad. En las imágenes se ve a un niño de tan solo 12 años contar las pérdidas que dejó el temporal. 

El video llegó a MDZ de la mano de Cristina Celeste Araya, la tía del pequeño que contabilizó las pérdidas. "Quiero contar la tristeza y angustia que vive el puestero y el criancero. La situación es muy triste, después del temporal, cada vez que ellos salían al campo se encontraban cada vez más animales muertos y aún faltan por encontrar, no sabemos si vivos".

"En un abrir y cerrar de ojos se han perdido años de trabajo y sacrificio", comentó la mujer. "El puesto del padre del niño se encuentra a una hora del puesto de mi hermano y en una hora encontraron unos 200 animales muertos y que falta por encontrar. Además, las chivas que sobrevivieron han malparido, lo que significa que en la época de parición ellos van a tener muy pocos chivos, que es la única forma de tener dinero para ellos. El criancero vive de los chivos, de la plata que reciben, con esto es muy difícil continuar", agregó. 

"En el video se puede ver a mi sobrino, un niño de solo 12 años que trabaja y se sacrifica igual que su papá. Es un niño trabajador que incluso cuando está de vacaciones hace veraneada con mi cuñado y al ver que tanta cantidad de animales estaban muertos su cara lo decía todo. Mi cuñado me contaba que cuando iban subiendo al cerro él le dijo que no quería subir ahí por la cantidad de animales que han muerto. Cuando no es el puma, es el zorro y ahora la nevada", dijo a MDZ

El pedido de esta mujer se une al de cientos de crianceros que han tenido pérdidas con el temporal: forraje para salvar los pocos animales que quedan. 

Juan Gabriel Moreno junto a su padre. Foto: Rodrigo D'Angelo / MDZ

En pleno recorrido por la gélida y nevada ruta 145, Juan Gabriel Moreno compartió su experiencia enfrentando la tormenta y expresó que año tras año experimenta pérdidas, lamentando la ausencia de cualquier intento de asistencia por parte de terceros.

"Nosotros ya nos quedamos en nuestro puesto y no bajamos. Estamos preparados para los fríos, con mucha leña y alimento tanto para uno como para los animales. El temporal lo pasamos bien por suerte, pero al igual que cada año tuvimos pérdidas. Perdimos caballos, chivos, potrillos chicos, todos entumecidos por el frío. Nosotros todos los años sufrimos pérdidas, pero nunca recibimos ayuda de nadie, ni siquiera del delgado de Las Loicas que dijo por radio que iba a venir a visitar los puestos de las Loicas para arriba, pero nunca apareció", comentó el puestero de 24 años. 

Juan Gabriel Moreno.
Foto: Rodrigo D'Angelo / MDZ

"Es un trabajo solitario, pero lo pasamos acá juntos. Es un trabajo sacrificado, por ahí dan ganas de abandonar todo cuando hay este tipo de pérdidas, pero no nos queda de otra, "agregó. 

Una mujer cuyo esposo estuvo incomunicado durante una semana a causa de la tormenta compartió sus pérdidas por el temporal. 

"El puesto queda en los Arroyos, a unos sesenta kilómetros de la ciudad", explicó Elizabeth Mercado a MDZ. "Pudieron trasladar algunas cabras, pero los otros animales, las vacas y los caballos, quedaron atrapados. La mayoría de los animales se murieron. Estamos esperando la llegada del forraje, y no somos solo mi marido y yo quienes esperamos; muchos puesteros esperan a que llegue para intentar salvar a los pocos animales que han sobrevivido". 

"Hemos perdido alrededor de 200 cabras debido al temporal", comentó. Sin embargo, esta pérdida se extiende más allá, ya que muchas de ellas estaban preñadas. "Con el temporal, perdemos no solo a las cabras presentes, sino también a las vidas que esperábamos que llegaran", explicó.

Un puestero local comentó que la principal ayuda que pueden recibir aquellos que se animan a trabajar en las alturas de la cordillera es el forraje, "es lo más importante porque sin los animales nosotros no cobramos nada, no tenemos un sueldo cada mes", comentó otro puestero local.

Archivado en