Educación

Educación Sexual Integral en tiempos de cambio

La Ley de ESI ha sido tema de debate desde su implementación. En el intento de romper con viejos mitos y nuevos tabúes, Julio Pasquarelli, docente especialista en ESI, compartió su opinión y experiencia en MDZ Radio.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad jueves, 24 de agosto de 2023 · 18:18 hs
Educación Sexual Integral en tiempos de cambio
Foto: Santiago Tagua/MDZ

El 4 de octubre de 2006 se sancionó la Ley N° 26.150 que establece el derecho de niñas, niños y adolescentes a recibir Educación Sexual Integral y se creó el Programa Nacional de ESI, con el propósito de garantizar el acceso a este derecho en todas las escuelas del país. Desde su radicación, hubo mucha resistencia a la aplicación de la Ley, sobre todo en los colegios primarios y secundarios. A pesar de que han pasado 17 años, muchos argentinos aún continúan oponiéndose a la ley. 

En MDZ Radio habló Julio Pasquarelli, docente especialista en ESI, en busca de visibilizar los beneficios que otorga la aplicación del programa: "A partir de la Ley de ESI, la mayoría de los estudiantes a la hora de tener tanto un vínculo saludable, relaciones sexuales o auto percepciones de identidad, tienen información que les permite poder elegir. Nadie puede cuidarse si no sabe cómo hacerlo".

"Argentina es un país que tiene un alto índice de adolescentes con sífilis. Cuando uno hace el recorrido y el mapeo de dónde son las regiones sanitarias que tienen adolescentes con infecciones de transmisión sexual, muchas veces coinciden con zonas donde no se accede a la información sobre educación sexual integral y también ocurren situaciones de violencia y femicidios. Las denuncias por abuso sexual aumentaron desde la implementación de la ley porque hay nenes o nenas muy pequeños que no pueden entender la diferencia que existe entre un trato efectivo y una situación abusiva", agregó.

Familia y ESI en las escuelas: la mayor barrera a vencer

Pasquarelli explicó que las familias que más se niegan a que sus hijos tengan educación sexual integral, son las que no tuvieron este aprendizaje en su desarrollo educativo. "A muchas familias este tipo de información indudablemente no les ha caído bien, lo han visto como una manera de hipersexualizar a las infancias. Pero en realidad la ESI es mucho más que la genitalidad, es el respeto por la diversidad, el respeto por las diferencias. Tiene que ver con un montón de contenidos que, cuando se sanciona la ley, le agregan la palabra integral para pensar que hay que abordarla desde todas las materias".

"Tenés familias que pueden rechazar y otras que acompañan también. Nosotros en las escuelas tenemos un tema que generalmente es un tabú, que es el suicidio en las infancias. Cuando uno se compromete como directivo o como docente, a poder seguir la salud mental de los estudiantes, muchas veces esos suicidios o esas depresiones que se generaban en algunos casos, no digo que sea la única explicación, tenían que ver con identidades que no podían ser visibilizadas y que eran de alguna manera sometidas. El tema es que no podían tener un lugar social, sino que aún hoy siguen siendo excluidas. Esto tiene que ver con no anteponer la sexualidad de un ser humano como la única característica que tiene. Somos mucho más que eso".

Muchas de las negativas surgen a partir de quejas o malas experiencias sobre el profesor y/o la autoridad que realiza el programa. "Hay personas que son el nexo entre el Ministerio de Educación, la escuela y los profesores. Entonces, cuando se realizan las jornadas de ESI, siempre tienen que ver con un contenido, con cierta linealidad que tenga que ver con la cultura de esa escuela particular. Los casos que se pueden dar de docentes que a lo mejor tienen prácticas que son abusivas, que tiene que ver con un contacto incorrecto, hay que ubicarlo no con la ley de ESI, sino como una perversión de ese docente".

Otro tema que genera controversia por parte de los padres y madres, es la cantidad de pronografía que consume el público joven en el último tiempo. "La ESI lo que va planteando es que la pornografía, está, existe, pero no se puede aprender de ella. La pornografía es una ficción y en realidad lo que hay que plantear es que hoy cualquier estudiante, por más filtros que existan, pueda acceder a elal. Por tanto, la escuela también tiene que tener en cuenta un nivel de educación y empezar a plantear que la pornografía transmite un mensaje de la sexualidad genital de las personas que no es cierto. Entonces, me parece que ahí es donde aparece la escuela tratando de poner las cosas en orden".

Escuchá la nota completa:

Archivado en