Opinión

Neuropolítica de la furia y el enojo: Javier Milei y su victoria política

Si nos comparamos con los animales domesticados y los salvajes, nos parecemos más a los primeros que a los segundos. Eso nos diferencia, ese es nuestro carácter humano. El Doctor Gabriel Pedro Flores Ciani, médico, teólogo, filósofo, analiza la personalidad del sorpresivo ganador de las PASO en MDZ.

Gabriel Flores Ciani lunes, 21 de agosto de 2023 · 09:06 hs
Neuropolítica de la furia y el enojo: Javier Milei y su victoria política
¿El entrelazamiento emocional entre Javier Milei y la masa del pueblo es temporal? Foto: Télam

Nuestra mente política y su forma de actuar, de razonar y de proceder es un interrogante que hasta ahora ha sido casi imposible de develar. La Neuropolítica (Dimensión política del cerebro) se ha ocupado de estudiar en profundidad estos y otros misterios de la conducta humana. Contamos con un cerebro dotado de capacidades políticas que ningún ser creado en el planeta tierra posee. Entre ellas, una enorme facultad de elegir, decidir y actuar, en lo que respecta al candidato que elegimos votar.

Me surge una pregunta: ¿el entrelazamiento emocional entre Javier Milei y la masa del pueblo es temporal, efímera, varía según las circunstancias, termina siendo una relación amor/odio? Llegó a la conclusión que la construcción de un liderazgo político es una cuestión eminentemente instintiva/emocional, y cómo los impulsos políticos fluctúan, no siendo estáticos, sino más bien cambiantes, el líder termina siendo rehén del impulso emocional más básico del pueblo y del suyo propio.

La ideología pasa a segundo plano. Hoy en día el político debe adquirir la capacidad de transmitir un mensaje racional que proviene de la doctrina de su partido a una masa que está cargada emocionalmente en forma negativa hacia sus gobernantes. Existe una brecha emocional que parece insalvable entre los políticos y el pueblo. El pueblo de una nación piensa y siente de acuerdo a las emociones presentes, en ese momento social que le toca vivir. Las masas necesitan ser contenidas emocionalmente, sentirse seguras, guiadas por un líder paternalista que les ayude a vencer la incertidumbre que les depara el futuro.

Javier Milei con su tono de voz, sus palabras, su expresión corporal y facial transmiten furia y enojo.

Milei venció en las elecciones por el voto impulsivo/emocional

Tenemos varios cerebros políticos: uno racional y otro instintivo/emocional. Cuando se activa nuestro cerebro político la racionalidad no parece tener tanta importancia como nuestras reacciones humanas más básicas. El cerebro político instintivo/emocional le gana la mayoría de las veces al cerebro político/racional, cuando tomamos la decisión a quién elegir como gobernante. El cerebro racional es reflexivo, analítico, y meditativo. Por el contrario, el cerebro político instintivo/emocional genera mayor energía y tiene la capacidad de producir un gran terremoto que terminará siendo un gran tsunami impulsivo, que arrasa en las elecciones y trajo el asombro no solo a los encuestadores sino también a los medios de comunicación; que últimamente vienen fallando de manera dramática en sus pronósticos.

Por todos es sabido que la República Argentina viene sufriendo desde hace muchos años profundas crisis, no solo en lo que respecta a la economía sino también a los valores y al orden moral. La gente dice estar decepcionada, enojada y furiosa con los políticos tradicionales. Javier Milei con su tono de voz, sus palabras, su expresión corporal y facial transmiten “furia”, “enojo”, “frustración”. Así logró que muchos argentinos quienes se sienten emocionalmente de la misma manera, encontrasen en su
discurso el reflejo de cómo es su propio estado emocional, logrando de esa manera que le dieran su voto y así ganará las primarias, encaminándose hacia las elecciones generales de octubre de este año en Argentina.

El libro de Gabriel Flores Ciani.

“La democracia como sistema político elegido por Occidente, inconscientemente corre peligro de desaparecer arrastrada por millones de personas insatisfechas con esa forma de gobierno, cuando hay “hambre”, no hay razón ni emoción que pueda alcanzar. No se le puede pedir a los habitantes de una nación que evolucionen hacia un alto desarrollo en su inteligencia emocional si es que no los sacamos de su estado primario de supervivencia”. (El cerebro politico: Neuropolítica para ciudadanos, candidatos y gobernantes. 1era Edición, Flores Ciani, Gabriel Pedro, C.A.B.A.- SIMBRÓN 3119. Gabriel Pedro Flores Ciani; - 1a ed. – Ciudad Autónoma de Buenos Aires- Argentina: Asociación Civil Centro de Desarrollo Social Amor en Acción, 2022).

 

Dr. Gabriel Pedro Flores Ciani.

* Dr. Gabriel Pedro Flores Ciani, médico por la Universidad de Buenos Aires. Teólogo. Filósofo. Político. Escritor. Difusor de las Neurociencias.

Instagram: Dr. Gabriel Flores Ciani

Twitter: DrFlores_Ciani

Archivado en