Día del Cine Argentino

Diez películas esenciales para entender el cine nacional

Cada 23 de mayo se celebra el Día del Cine Nacional conmemorando el estreno de la primera película argumental de nuestro país, la cual debutó en cines en 1909. Santiago Bárcena, prontamente director de cine hace un recorrido de nuestra historia cinematográfica en MDZ.

Santiago Bárcena martes, 23 de mayo de 2023 · 09:07 hs
Diez películas esenciales para entender el cine nacional
23 de mayo, día nacional del cine. Foto: Gentileza: Blogspot.

La tradición cinematográfica argentina no ha hecho más que crecer: desde “El Apóstol” (sátira política considerada como el primer largometraje en la historia del cine animado) hasta las cintas protagonizadas por Carlos Gardel (pioneras en las producciones sonoras latinoamericanas), la riqueza del cine argentino se ha ido profundizando. Por eso, sugiero esta guía de diez películas (una por década desde 1930 hasta nuestros días) para conocer más sobre la historia de nuestro cine.

  • 1930s - “Prisioneros de la tierra” (1939) de Mario Soffici.

Basada en cuentos de Horacio Quiroga, el film recientemente restaurado con el apoyo del director Martin Scorsese narra la explotación de trabajadores en las plantaciones de yerba mate en Misiones, conocidos como mensúes. Logrando conciliar la pasión de los mejores melodramas con una magnífica puesta en escena y un insoslayable espíritu de denuncia, “Prisioneros de la Tierra” explora las contradicciones entre la alienación y el amor; entre la libertad y el deber; entre el hombre y su suelo.

  • 1940s - “Apenas un delincuente” (1949) de Hugo Fregonese.

Cuenta la historia de un oficinista quien es encarcelado al estafar a su empresa por una exorbitante suma de dinero. Si bien el film va revelando sus cartas de a poco, desde el comienzo se puede oler que nada es lo que parece. Su ingenioso comentario sobre la
 ideología capitalista se suma a una gran dirección de fotografía para consolidarla como uno de los hitos del cine policial argentino.

  • 1950s - “Más allá del olvido” (1956) de Hugo del Carril.

Este melodrama dirigido y protagonizado por Hugo del Carril trata sobre un hombre adinerado que comienza a obsesionarse con la imagen de su esposa muerta. Precisa en su simbología e inquietante por su misterio, el crítico argentino Ángel Faretta llegó a  calificarla como “el más grande film argentino jamás realizado”.

  • 1960s - “Invasión” (1969) de Hugo Santiago.

¿Qué más decir sobre el legendario film concebido por Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Hugo Santiago? Quizás convenga en este caso referir al comentario del mismo Borges: “Invasión es la leyenda de una ciudad, imaginaria o real, sitiada por fuertes
enemigos y defendida por unos pocos hombres, que acaso no son héroes. Lucharán hasta el fin, sin sospechar que su batalla es infinita”.

  • 1970s - “Nazareno Cruz y el lobo” (1975) de Leonardo Favio.

Nacida del radioteatro de Juan Carlos Chiappe, el film que ostentó por décadas el título de la película más vista de nuestro cine supone tal explosión de originalidad que su misma descripción resulta un desafío. Constituyendo el punto culmine de la etapa más barroca de su realizador, el film cuenta con una riqueza tan pura de texturas estéticas y narrativas que solo es justo medirla con los otros grandes mitos de nuestro tiempo.

  • 1980s - “Tiempo de revancha” (1981) de Adolfo Aristarain.

Estrenada en plena dictadura militar, la cinta de Aristarain sobre el hombre que aprende las herramientas opresivas del sistema para utilizarlas en su contra es de un coraje considerable. Un guión tan mordaz como hábil y una visión narrativa holística convergen
aquí en uno de los finales más inolvidables del cine argentino.

  • 1990s - “Silvia Prieto” (1999) de Martín Rejtman.

El estilo rejtmaniano es inconfundible: la uniformidad en la entonación y una especial sensibilidad estética para el encuadre son solo algunas de sus marcas. La segunda película del director no deja de estar teñida por ellas, pero, además, desarrolla una narrativa en la cual espeja a nuestra protagonista en un recordado viaje por su propia identidad.

  • 2000s - “La Ciénaga” (2001) de Lucrecia Martel.

Esta ópera prima, además de desarrollar un sofisticado tratamiento sonoro que llegaría a convertirse en un estándar de la directora, describe, a partir de los infortunios de una familia salteña, la cenagosa podredumbre inherente al hereditario estancamiento social.

  • 2010s - “La flor” (2018) de Mariano Llinás.

Con una duración mayor a trece horas, su estreno fue un acontecimiento histórico para el cine independiente en Argentina. Atraviesa géneros, idiomas y hasta continentes y, si bien su monolítico alcance no deja jamás de asombrar, su verdadero mérito reside en no abandonar nunca su esencia profundamente argentina.

  • 2020s - “Historia de lo Oculto” (2020) de Cristian Ponce.

Se trata de un creativo y ambicioso film de terror que encuentra un punto en común entre el horror cósmico y las películas de investigación periodística, a la vez que despliega una Argentina ucrónica amenazada por un halo de intriga que permanece tiempo después de su arriesgada escena final.

En tiempos cada vez más arduos para el cine en Argentina resulta fundamental que seamos conscientes del intrínseco valor social y cultural de nuestro vastísimo caudal cinematográfico; el primer paso para proteger nuestro patrimonio cultural es conocerlo. 

* Santiago Bárcena - Estudiante de Dirección Cinematográfica en la Universidad del Cine (FUC).

Instagram: @santi_barcena.

Archivado en