La dura batalla judicial que llevó a Otilio Romano a la cárcel

La dura batalla judicial que llevó a Otilio Romano a la cárcel

Viviana Beigel, abogada querellante en la megacausa en Mendoza, dialogó con MDZ Radio sobre el juicio que condenó a Otilio Roque Romano.

MDZ Radio

MDZ Radio

Este martes, falleció el destituido juez federal Otilio Roque Romano, mientras cumplía la condena de prisión perpetua, en modalidad domiciliaria, por haber sido parte del aparato represor del Estado durante la dictadura desde el Poder Judicial. Previamente a ser encarcelado estuvo prófugo. MDZ Radio dialogó con Viviana Beigel, abogada querellante de la Megacausa en Mendoza.

“Fue un juicio que tramitó desde el año 2014 hasta el 2017, la sentencia se produjo el 26 de julio de ese año, con la condena a prisión perpetua de los cuatro exmagistrados que estaban siendo juzgados: Otilio Romano, Luis Miret, Rolando Evaristo Carrizo y Guillermo Max Petra Recabarren”, recordó Beigel.

La abogada explicó que durante la dictadura, Romano era un fiscal federal a cargo de la tramitación de las causas en las cuales las personas denunciaban la desaparición forzada de sus familiares o situaciones de, por ejemplo, violaciones dentro de los centros clandestinos de detención o cualquier tipo de crimen a los derechos humanos que se denunciaba en aquel momento. 

A su vez, según detalló la abogada, Romano tenía a su cargo las causas en las cuales se perseguían a los presos políticos a partir de las leyes que se denominaron en aquel momento “antisubversivas”, es decir, que se sometía a proceso penal a personas que tenían alguna militancia política. 

“En ese contexto, la Justicia Federal tuvo un rol importantísimo dentro del accionar de los militares que estaban en el poder y que cometían crímenes. La población civil buscaba en la Justicia algún amparo. Por el contrario, la misma participaba en la comisión de estos crímenes que estaban siendo ejecutados por los dictadores. Estos jueces eran encubridores y partícipes directos”, señaló.  

Los exmagistrados condenados, según indicó Beigel, impulsaban estos procesos judiciales, en los cuales se producían allanamientos en las casas de las personas y se las secuestraba, sometiéndolas a  prisión durante años sin una causa real. “Avalaron las torturas cometidas en los centros clandestinos de detención, en las cuales se obtenían declaraciones que se utilizaban en estos procesos judiciales. Formaron parte del engranaje represivo, por eso fueron condenados a prisión perpetua”, agregó. 

“Los juicios de lesa humanidad que se desarrollan en la actualidad son importantísimos y tienen su origen en aquel Juicio a las Juntas del año 1985, en donde se juzgó a los altos mandos. Después hubo un periodo de impunidad, a partir de fines de los 80’ y hasta el año 2004 rigieron las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Hoy se juzga no solamente a los altos mandos, sino a toda la estructura del Ejército, de la Policía Federal y de la Justicia en Mendoza. Es un juicio histórico, no solamente en nuestra provincia, sino a nivel nacional e internacional, porque esto ha sido ponderado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Tuvo una repercusión enorme, la única vez que ocurrió en la historia mundial fue en los juicios de Núremberg”, sostuvo.

Finalmente, Beigel comentó que el juicio contra los exmagistrados que terminó en condena a prisión perpetua “fue la justicia plena para las víctimas, fue una acción reparadora total”. Y sumó: “Su detención y condena tuvo distintas modalidades pero se ejecutó y concretó”.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?