Chile

El "Forrest Gump chileno" que ya no busca a Jenny y lucha por una noble causa

Antonio Marshall Carrasco, un hombre chileno de 40 años, es conocido por su sorprendente parecido con el famoso personaje de la película Forrest Gump. Con su barba larga y su gorra roja característica.

Gerónimo Sosa
Gerónimo Sosa sábado, 25 de marzo de 2023 · 11:00 hs
El "Forrest Gump chileno" que ya no busca a Jenny y lucha por una noble causa
Foto: Instagram/@forrestgumpchileno

Hace unos días se llevó a cabo una maratón en Mendoza donde un personaje destacó entre todos los corredores. Se trata Antonio Marshall Carrasco. Un chileno de 40 años que se ha convertido en toda una sensación al correr disfrazado de Forrest Gump, el icónico personaje interpretado por Tom Hanks en la película homónima de 1994.

En una entrevista con MDZ, Marshall Carrasco reveló cómo comenzó su carrera en el running y cómo se convirtió en el "Forrest Gump chileno".

"Yo empecé a correr hace unos 15 años, de forma amateur, corriendo un par de veces durante la semana", dijo Marshall Carrasco. "En el año 2021, ya llevaba varios años de pandemia y teletrabajo, y me había dejado crecer el pelo y la barba. Un día, mientras trotaba por la calle, un hombre me dijo: 'Oye, te pareces al señor de la película, a ese que corría y corría'. Ahí pensé que sí, que me parecía", contó a MDZ.

Fue entonces cuando Marshall Carrasco decidió disfrazarse como Forrest Gump y correr una maratón vestido así. "En 2022 se anunció el retorno de la Maratón de Santiago en mayo, entonces pensé que podía encargar un traje como el de Forrest Gump y participar, ya que tenía el pelo y la barba", dijo.

Sin embargo, el proceso de tomar la decisión de comprar el traje y ponérselo fue un camino difícil: "Estuve cuatro meses para decidir comprarme el traje y otros cuatro para ponérmelo, eso fue un mes antes de la maratón", reveló. "Fue un proceso de lucha interna complejo y largo que también me sirvió para juntarlo con la historia de Forrest Gump. De paso, aproveché para repasar la película y ver cómo actuaba y corría el personaje".

Finalmente, a un mes de la maratón, Marshall Carrasco se armó de valor y salió al centro de Santiago de Chile con su disfraz de Forrest Gump. "Fue una liberación porque dejé todos mis miedos, mis trabas, mi baja autoestima y mi timidez. Eso quedó en mi ropa de uso diario. Cuando me puse la ropa de Forrest, adopté una valentía y unas ganas de salir", dijo.

Antonio ha corrido largas maratones de hasta 42 kilómetros con ropa que no es para dicha actividad, pero afirma que vale la pena por lo que se genera en su entorno. 

En busca de un mundo mejor 

Antonio ha logrado destacar en el mundo del running al disfrazarse del personaje icónico y correr maratones. Sin embargo, su lucha no se limita a las pistas de carrera, ya que su conexión con Forrest Gump va más allá de lo superficial.

"De chico sufrí agresión infantil y hostigamiento, me encerrada en mi casa y no le contaba nada a mis padres lo que pasaba. No salía a la calle, no podía ir al centro. Yo vivía en una ciudad pequeña donde todo se conocían y lamentablemente había sectores que eran prohibidos para mi porque había chicos que me hostigaban", comentó y aseguró que eso lo motivo a tomar la bandera de la lucha contra el bullying, tanto por lo que sufrió él mismo como por lo que el personaje ficticio experimentó en la película.

"Para mí es súper gratificante adoptar el tema del bullying, el respeto, la inclusión y la empatía, porque son valores que siento que se están olvidando en la sociedad", afirmó Carrasco. "Qué mejor que traerlos a colación hoy en día junto a un personaje que es tan querido por la gente", agregó. 

Antonio comentó que también se siente orgulloso de poder ayudar a las personas y comentó un caso que le llegó al corazón: "He tenido contacto con familias con hijos autistas. Un niño con esta condición después de verme les pidió a los padres ver la película de Forrest Gump dos o tres veces por día, y no solo eso, lo empezaron a llevar a competencias y el hijo empezó a tener más contacto con la gente, contacto con multitudes, generalmente los niños autistas se sienten incómodos, pero este niño empezó a salir de su pequeña burbuja. Gracias al personaje empezó a salir a la calle, a tener una vida más social y eso fue un grano de arena que yo pude aportar". 

"Yo quiero motivar a los niños a que dejen las opiniones de lado y que se olviden del acoso, además, me gustaría que se aprenda sobre el autismo en los colegios y que se sepa que las personas con esta condición no son bichos raros. Todos somos distintos pero a la vez todos somos iguales y podemos tener un futuro tan prometedor como el de la película," concluyó.

Archivado en