Sequía extrema en Córdoba

Las lluvias trajeron alivio a los lagos pero no llegaron a la media histórica

Durante el mes de febrero, los registros de precipitaciones acumuladas fueron en un 25% inferior. La peor parte la tuvo el sudeste provincial donde el déficit alcanzó hasta un 50%.

Gabriela Yalangozian
Gabriela Yalangozian viernes, 10 de marzo de 2023 · 21:48 hs
Las lluvias trajeron alivio a los lagos pero no llegaron a la media histórica
Dique La Quebrada Foto: Foto: gentileza Cooperativa de Río Ceballos

La sequía que afectó a Córdoba durante el año 2022, logró revertirse parcialmente y tuvo cierto alivio con las distintas precipitaciones que se registraron durante los meses de enero y febrero. Sin embargo, el milimetraje acumulado no llegó a la media histórica para la época del año y mostró un déficit de un 25% en la mayoría del territorio provincial y hasta de un 50% en el sudeste cordobés.

Durante el mes de febrero de 2023, los mayores registros de precipitaciones acumuladas se observaron en las zonas de sierras, en especial el departamento de Calamuchita, y el noreste (en el departamento Río Primero) con valores que superaron los 200 mm. Mientras tanto, en zonas del sureste provincial (donde se centra la mayor superficie de desarrollo agropecuario) los valores acumulados en febrero no superaron los 50 mm. En el resto de la provincia, los registros de precipitación oscilaron entre los 50 y 100 mm.

Niveles de diques y embalses de Córdoba

Así lo informó la Administración Provincial de Recursos Hídricos (APRHI) de la provincia, que difundió sendos mapas en los que muestra que en gran parte del territorio de la provincia, durante el mes de febrero las precipitaciones fueron inferiores a la media
histórica (déficit) en un 25 %; alcanzando el 50% en zonas del sureste provincial.

Diferencias respecto a la media histórica

Por el contrario, las precipitaciones fueron superiores a la media histórica (exceso) en un 50% en zonas de Calamuchita, y hasta un 100 % en zonas puntuales del noreste provincial. Los datos fueron registrados por la red de estaciones meteorológicas automáticas de la provincia de Córdoba.

Alivio pero no tanto

Las lluvias caídas permitieron elevar los alicaídos niveles de los embalses cordobeses, aunque la mayoría de ellos continúan por debajo de su capacidad máxima. En el caso del lago San Roque, de gran impacto turístico, este verano no pudo observarse una de las clásicas postales del verano: la llamada “cola de novia”. Así se le llama a la descarga de agua que se produce cuando el nivel del embalse supera el del embudo y se descarga un chorro -algunas veces con arco iris incluido-, en un espectáculo de espuma que se asemeja a la extensión final de un vestido nupcial.

Lluvias acumuladas en febrero

Este martes, la APRHI dio a conocer el nivel de los lagos cordobeses y los datos difundidos no fueron del todo alentadores. Tras las precipitaciones del lunes, todos mostraron una mejoría, en especial el dique San Roque y el de Embalse. Los datos suministrados por el organismo oficial fueron los siguientes: el embalse San Roque subió a 33,09 metros cuando su máxima capacidad es de 35,30 metros; el dique La Viña se encuentra en 90,27, mientras su nivel más alto es de 100,50 metros; y el dique de Cruz del Eje midió 31,21 metros, contra los 37,20 que tiene el vertedero en su máxima capacidad. Del mismo modo ocurrió con los embalses de Los Molinos con 48,47 metros (53 metros su capacidad máxima); Embalse con 46 metros (46.05 metros de máxima); La Quebrada con 23,21 metros (34 metros de máxima); Pichanas con 36.47 metros (44 metros de máxima) y El Cajón 24,92 metros (30,20 metros de máxima).

Escenario a futuro

Los especialistas señalan que las lluvias que hasta el momento se precipitaron en la provincia mediterránea no alcanzan aún para garantizar el recurso en cantidad necesaria para el período de sequía que inicia en abril y se extiende hasta octubre. Si se tiene en cuenta el nivel que muestran las diferentes cuencas, de no darse unas lluvias tempranas a fines del presente año, la situación podría volverse bastante crítica.

En ese sentido, cabe recordar que las primeras precipitaciones tras el período invernal del 2022 se demoraron y recién en diciembre comenzaron a acumular milimetraje en los recursos hídricos provinciales.

Se espera que durante las próximas semanas vuelvan a registrarse episodios de copiosas precipitaciones que permitan que los embalses y ríos tengan reserva suficiente para poder gestionar el recursos para los seis meses de sequía que se avecinan a partir del mes próximo.

Archivado en