Inicio de clases

Los desafíos de la gestión educativa en este año electoral

El panorama es complejo, las necesidades y demandas de la sociedad son numerosas y la escuela, a través de la gestión y equipos directivos, deberá estar a la altura para garantizar el derecho a la educación que, en ocasiones, se ve vulnerado por una realidad socioeconómica cada vez más deteriorada.

Andrea Ginestar
Andrea Ginestar lunes, 27 de febrero de 2023 · 09:01 hs
Los desafíos de la gestión educativa en este año electoral
Comienzan las clases en Mendoza y miles de estudiantes regresan a las aulas Foto: Rodrigo D'Angelo / MDZ

Hoy miles de docentes y estudiantes de todos los niveles y modalidades volverán a ocupar las aulas de los establecimientos educativos luego del receso escolar. Las expectativas y los desafíos son numerosos de cara al ciclo lectivo 2023, una buena gestión de los recursos será indispensable para hacer frente a diversas problemáticas que atraviesan a niños y adolescentes que se encuentran en edad escolar pero también un sinceramiento respecto de las falencias que viene arrastrando el sistema educativo en su conjunto. La crisis social y económica existente se suma como una variable más que impacta de manera directa en las familias.

Las últimas semanas el foco estuvo puesto en los desafíos que va a encarar la Dirección General de Escuelas (DGE) a cargo de José Thomas en su último año como cabeza de la cartera educativa. La gestión de los recursos será clave de cara a las próximas elecciones ya que la educación (con dificultades y aciertos) atraviesa a todos los sectores sociales y las escuelas son catalizadoras de las problemáticas y necesidades de la población en su conjunto.

La tensión con el gremio de los docentes se manifestará desde el primer día con una marcha por el centro de la Ciudad de Mendoza anunciada para este lunes en la tarde. Los educadores reclaman una suba salarial y nuevas instancias de discusión pero desde la DGE sostienen que dicho accionar es “mal intencionado” teniendo en cuenta el inicio de clases y la Fiesta Nacional de la Vendimia. Será necesario esperar para ver si el impacto de los reclamos por parte de los educadores toma fuerza e impacta como lo hizo durante el 2022 con el paro que mantuvo paralizada a la educación durante dos jornadas.

A los salarios bajos de los docentes se suma una porción de la comunidad educativa que no alcanza a cubrir las necesidades básicas. Los últimos días se registró un ausentismo del 60% en los chicos que debían asistir a las escuelas para la recuperación de saberes y trayectorias débiles. Actualmente son cerca de 215 escuelas primarias con jornada completa, el 30% de la matrícula había sido convocado pero el ausentismo fue muy alto y puso en alerta a directivos y docentes. Entre los motivos que esgrimieron las familias se mencionaba la imposibilidad económica para afrontar la compra de los útiles escolares que este año sufrieron aumentos del 100% en relación al 2022.

Una familia con 2 niños en edad escolar tuvo que desembolsar como base $80 mil para afrontar el inicio de clases teniendo en cuenta la compra de una mochila (que este año supera los 20 mil pesos, con un promedio de 30 mil) o un par de zapatillas escolares (superan los 14 mil pesos), sin contar la compra de cuadernos y uniformes.

Por otro lado, los problemas de infraestructura en las escuelas afectaron de manera directa a cientos de estudiantes que, en algunos casos, no pudieron asistir a las jornadas de recuperación de saberes ya que las condiciones no estaban dadas y los riesgos eran muchos. En algunos establecimientos se observaron baños químicos provisorios, carteles de señalización de obras para evitar accidentes y cierto malestar por parte de docentes y directivos que expresaron que las condiciones para el inicio no estaban dadas. Si bien durante el receso escolar se realizaron refacciones, el tiempo no fue suficiente para completar los trabajos necesarios para poner a punto los edificios escolares y hoy algunas escuelas comenzarán con los saldos de obras inconclusas.

Al respecto, desde el gobierno provincial manifestaron que se realizaron trabajos de refacción en aproximadamente 80 escuelas de Mendoza de un total de 1360. En relación al presupuesto proyectado para los próximos meses, la provincia destinará 4.600 millones de pesos a la reparación y mantenimiento de escuelas con contratos para atender las contingencias.

Los encargados de la gestión educativa tendrán otro desafío durante este 2023 vinculado a la disminución del abandono escolar en las escuelas secundarias. Desde la DGE, expresaron que a partir de la recolección y procesamiento de los datos que surgieron del Sistema GEM se realizó un estudio de la situación de deserción escolar en las escuelas secundarias de la provincia de Mendoza a través del cual se detectó que son 50 las escuelas de Mendoza que concentran el 55% de los estudiantes que están en riesgo de dejar sus estudios.

La investigación tuvo un corte en noviembre del 2022 y expresa que de un total de 148.978 estudiantes de escuelas secundarias de gestión pública y privada, 3.275 tienen un nivel alto de riesgo de Interrupción de Trayectoria Escolar (ITE) lo que equivale a un 55% del alumnado. Según el informe proporcionado por la DGE, un total de 6.142 estudiantes tienen riesgo de Interrupción de Trayectoria Escolar (ITE) medio y 138.661, es decir, menos del 20% es de ITE bajo.

El rol de la escuela va más allá de la transmisión de saberes y conocimiento, las instituciones educativas son el núcleo central y primordial de la educación; preparan y dan herramientas para la transformación social, la educación sexual integral y la salud mental. Teniendo en cuenta una realidad social cada vez más compleja es evidente el protagonismo que toman las instituciones educativas y la necesidad de estar a la altura de las circunstancias. 

 

Archivado en