Arte que motiva

El nacimiento del prójimo: lo hago por vos como lo hago por mí

En este de domingo de Nochebuena, llega "Arte que motiva", la columna de Juan Barros para MDZ con su estilo personal.

Juan Barros
Juan Barros domingo, 24 de diciembre de 2023 · 07:02 hs
El nacimiento del prójimo: lo hago por vos como lo hago por mí
Feliz Navidad Foto: Ilustraciòn: Juan Barros.

Pasaron tantos salvadores que no eran vos… Y lo sé… porque no me salvaron.
Ya que estás… ¡hacéte prójimo!
¿o tenés algo mejor que hacer por vos?
No sabés del otro más que de vos
-lo que sabés del otro es lo que sabés de vos-.

¡Soy como soy con vos!

Desatar el tiempo amarrado a lo que no fue…
Y ponerse en marcha… Y renovar la fuerza de voluntad.
¿querés ser lo que sos?! ¡Sos mi signo de admiración!

Navidad es así… Reiniciar la Vida a través de lo que nace en nosotros -y de
quien nace en nosotros-.
Gracias por mucho más… ¡Prójimo!
-el lugar del otro-.
¡Y a seguir aprendiendo a decir el más propio Magnificat!
-el más propio sentido del Sí a la Vida-.
“El Hijo de la Virgen María ha nacido para todos, es el Salvador de todos. Este es el clamor del hombre de todos los tiempos, que siente no saber superar por sí solo las dificultades y peligros. Que necesita poner su mano en otra más grande y fuerte, una mano tendida hacia él desde lo alto.

Laberinto de madera de Juan Barros.

Él fue enviado por Dios Padre para salvarnos sobre todo del mal profundo arraigado en el hombre y en la historia. Ya el mero hecho de elevar esta súplica al cielo nos pone en la posición justa, nos adentra en la verdad de nosotros mismos. Reconocerlo es el primer paso hacia la salvación, hacia la salida del laberinto en el que nosotros mismos nos encerramos con nuestro orgullo. Levantar los ojos al cielo, extender las manos e invocar ayuda, es la vía de salida, siempre y cuando haya alguien que escuche y que pueda venir en nuestro auxilio”.

Papa Benedicto XVI y su mensaje Urbi Et Orbi, Navidad, 25 de diciembre de 2011

¡Jesús… aún cuesta creer que naciste por nosotros!
¡Gracias! Porque también moriste por nosotros…
Y lo más importante: resucitaste por nosotros.

Sé quién soy porque sé quién sos!
Creo en mí porque creés en mí.

Un abrazo sereno…

Juan Barros, energizante natural. Apto para todo público.

Archivado en