Neurociencias

Cyber Monday: el problema de salud mental que puede aparecer

La idea de que exista un tiempo limitado para comprar y la sobre oferta virtual activa algunos mecanismos del cerebro que pueden ser conflictivos en el mediano y largo plazo.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad jueves, 9 de noviembre de 2023 · 12:41 hs
Cyber Monday: el problema de salud mental que puede aparecer
Hacer compras genera una satisfacción que puede desarrollar un problema mayor a futuro. Foto: Archivo MDZ

Dice el refrán que la ocasión hace al ladrón. Y el Cyber Monday fue una circunstancia especial para aquellos que tienen problemas para moderar su conducta frente a gastos. Ya a días de la feria electrónica de descuentos más grande del país, los consumidores comenzaron a ver qué comprar, en cuántas cuotas y a través de qué bancos.

De hecho, diez días antes de este acontecimiento, según un informe de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, muchos se empeñaron por tener algo que querían. El 62% de lo consumido se pagó con tarjeta de crédito y de esas compras, el 58% se abonó en una cuota, un 30% en 6 y un 3% en 12 o más cuotas. 

Las jornadas de descuentos terminaron ayer miércoles. Habían comenzado el lunes. Sin embargo, todavía no se conocieron datos acerca de cantidad de ventas ni segmentación por rubro, de hecho muchas marcas decidieron extender los beneficios por unos días más. Y muchos siguen comprando.

Esta movida de marketing tiene una cara vinculada a la salud mental de la que se habla poco. El Cyber Monday impacta en el cerebro de cada persona. Al respecto, Lorena Bottero, experta en neurociencias y docente, dijo que las compras "tienen impacto porque estimulan el sistema de recompensa del mismo, activando áreas relacionadas con la gratificación inmediata, liberando dopamina. Cuando experimentamos ese nivel de estimulación de gratificación continua se genera algo similar a una adicción, una búsqueda constante de la sensación de recompensa".

El consejo de los expertos indica pensar antes de comprar y preguntarse si el producto es necesario.

Por otra parte, señaló que cuando "el cerebro está expuesto a tantos estímulos se le dificulta poder procesar esa información para poder evaluar si se trata de una necesidad real o no" y eso, según la especialista, "nos seduce a tomar decisiones de manera impulsiva ante ofertas que tienen una duración muy limitada".

En este contexto, que el tiempo se agote y que si la compra no se realice entre un período determinado de tiempo no pueda hacerse, luego agrava el problema para los que atraviesan una dificultad de autorregulación. "Esto de la duración limitada hace que el impulso tome mucha fuerza. Se segrega dopamina y eso me genera placer, pero luego esa sensación desaparece y le da paso al cerebro racional que nos permite darnos cuenta de que muchas compras que realizamos están asociadas a una necesidad de placer inmediato", explicó Bottero.

Para evitar caer en la tentación y desplegar rasgos conflictivos para cada persona que, además, pueden acarrear riesgos financieros en la economía personal de cada uno, la experta en neurociencias recomendó "tratar de no decidir la compra enseguida luego de los estímulos", por el contrario, "darle al cerebro tiempo para procesar la información y dejar actuar a nuestra parte racional para poder tomar decisiones más inteligentes, basadas en necesidad reales y no en necesidad creada que la mayoría de las veces provocan un placer inmediato". Luego del estímulo, pensar y tomarse un tiempo para poder decidir es la mayor recomendación de Boterro.

Archivado en