Opinión

Guerra en Ucrania: marcas de nacimiento degenerativas

La guerra entre Rusia y Ucrania deja sus huellas en aquellos que la han sufrido.

Inna Usenko miércoles, 8 de noviembre de 2023 · 07:33 hs
Guerra en Ucrania: marcas de nacimiento degenerativas
Amigas literarias tras la manifestación ucraniana en Madrid. Foto: Inna Usenko

Me pregunté qué le pasaba a la ONU. Y creo haber encontrado la respuesta. Resulta que el estimado secretario de esta respetada organización era el jefe de la asociación mundial, la Internacional Socialista, hace 20 años. Todo encajó inmediatamente, como si se hubiera armado un rompecabezas. La plaga del "socialismo" y del "marxismo-leninismo" llevaba cien años extendiéndose por el
mundo desde Moscú.

En Rusia, las ideas altruistas ocultaban los apetitos imperiales y el terror. Por desgracia, este modelo de orden social se ha impuesto hábilmente en muchos países, con cuentos de hadas de justicia social y pobreza y corrupción reales. Y son estos países los que ahora votan para apoyar los sangrientos crímenes de Rusia

En Rusia, las ideas altruistas ocultaban los apetitos imperiales y el terror.

No es de extrañar que un partidario de esta ideología acepte ahora levantar las sanciones contra Rusia a cambio del suministro de grano. Nadie profundiza en la historia del origen de este grano. Los africanos se mueren de hambre, ¡y Putin les regala un millón de toneladas! Un auténtico Robin Hood moderno. Robó 40 millones de toneladas de Ucrania (según las estimaciones), y dio una a los pobres. Antes de eso, quemando otro millón en Odesa, luego bombardeando los puertos desde los que los productores intentaban llevar al mundo el fruto de su duro trabajo para ganar un céntimo para la economía que Robin H...lo destruyó por completo.

¿De qué hay que sorprenderse?

Stalin, la inspiración ideológica de Putin, empezó robando bancos y acabó con asesinatos en masa. Esta es toda la ideología
del marxismo-leninismo. Para ellos, millones de personas, toneladas de grano y rublos no son nada. Siempre hemos vivido junto a gigantomaníacos y lo hemos sentido como nadie. 

Antaño, los signos de degeneración se buscaban en el rostro de una persona en forma de frente baja, barbilla recortada y piel transparente. Yo propongo un signo diferente. Los verdaderos bastardos se caracterizan por el asesinato con robo, y luego la caridad en forma de migajas del botín. Al Capone es sólo un bebé comparado con semejantes bandidos. ¿Es humanitarismo matar a un hombre y dar su camisa a su familia bajo el pretexto de la misericordia? Pero los dirigentes de algunos Estados siguen fingiendo creer en esa bondad y cordialidad.

Para ellos, millones de personas, toneladas de grano y rublos no son nada.

Advertencia

Esto establece un falso orden mundial que se volverá como un boomerang, contra sus creadores. El gran G20 accedió a ello en Nueva Delhi adoptando una declaración cobarde. Ucrania está en guerra en su propio territorio, y esto es malo. Pero es posible pasar por alto contra quién está luchando y quién es el atacante. "Por petróleo y diamantes baratos, haremos la vista gorda a todo".

Al final, es una raza de opresores blancos que se destruyen entre sí, mientras la gran Asia se fortalece, creen aparentemente. La sabiduría oriental dice que la mejor táctica de combate es evitar la lucha, dejar que la fuerza pase de largo y permanecer ileso. Pero éste no es el caso. Alguien tiene que salvar a la humanidad de las atrocidades. El ejército ucraniano se ha convertido en una muralla china en el camino de los salvajes. 

Ahora estamos tratando con una extensa red de agentes del KGB-FSB y del Kremlin en todo el mundo: patriarcas de la Iglesia, premios Nobel, directores de influyentes instituciones mundiales, los hombres de negocios más ricos y los desarrolladores de la tecnología más avanzada. Ellos ayudan a encubrir y justificar delitos atroces que están documentados y son ampliamente conocidos.

Los principales actores políticos son objeto de sobornos y chantajes. Somos a la vez testigos y víctimas de una gran campaña de reclutamiento. El cinismo reina donde debería haber justicia. El cinismo que destruyó la URSS y que ahora está destruyendo el mundo global. Y la fuerza del ejército ucraniano por sí sola no es suficiente en esta lucha. Todos nosotros, ciudadanos de a pie, debemos estar alerta.

La Comisión Internacional de Investigación de las Naciones Unidas para investigar las violaciones en Ucrania tampoco encontró indicios de genocidio por parte de rusia. Hay secuestros masivos de niños, ciudades destruidas hasta los cimientos, millones de víctimas, crematorios móviles, ataques contra infraestructuras y civiles. Pero esto aún no es genocidio, según la ONU, son sólo flores y juegos de niños.

Bueno, los rusos dirán: "Podemos repetirlo", como dijeron en Ucrania. Y repetirán sus vergonzosos métodos en cualquier lugar, en Portugal o, digamos, en Noruega (de donde proceden las leales figuras de la ONU).

¿Qué les parece, señores políticos?

El mundo es pequeño, la Tierra es redonda.

Inna Usenko.

* Inna Usenko, escritora ucraniana desde Kharkiv, se refugió en España al inicio de la guerra.

Archivado en