Arte y cultura

San Martín de Tours, patrono de la Ciudad de Buenos Aires

Ayer, 11 de noviembre, fue el día de San Martín de Tours, patrono de la ciudad de Buenos Aires.

Carlos María Pinasco
Carlos María Pinasco domingo, 12 de noviembre de 2023 · 07:00 hs
San Martín de Tours, patrono de la Ciudad de Buenos Aires
Monumento a San Martin de Tours. Foto: Gentileza

En medio de las angustias económicas, los escándalos cotidianos (del Bandido a Chocolate, de Bento al espionaje clandestino) y a solo ocho días de unas elecciones cruciales pasó inadvertido para casi todos. Además, a diferencia de la mayoría de las restantes ciudades, la nuestra no declara, desde hace ya mucho tiempo feriado para celebrar su patrono. Por ello resulta oportuno recordar
una historia que tiene ribetes de leyenda.

Los orígenes

Según la tradición española, cada nueva población debía tener su patrono. Fue así que tres meses después que Juan de Garay fundara en 1580 Buenos Aires (por entonces Santísima Trinidad), los cabildantes (y no los curas) consagraron a San Martin de Tours. Es conocida la leyenda acerca del triple sorteo y la obstinación del destino en designar a un protector no hispano. Se ha dicho, francés, aunque en realidad, nuestro patrono era de origen romano, nacido en Pannonia, en la actual Hungría en el s. IV D.C. Era hijo de un miembro del ejército que a partir de Constantino se acerca al cristianismo. Es así que cuando hacía el servicio militar Martín, se bautiza y tiempo después abandona el ejército y se dedica a la vida religiosa. Llega a ser obispo de Tours, en épocas en que Francia todavía no existía.

Fue el primer santo de la Iglesia Católica no mártir y su devoción se difundió ampliamente por toda Europa. En España 57 poblados y ciudades lo tienen como patrono. Seguramente por ello alguno de los fundadores del caserío a orillas del Rio de la Plata, incluyó su nombre entre los postulantes a protector. Conocida también es la tradición referente a la participación de su capa para compartirla con un mendigo. A ella remite toda la iconografía e inspiró a muchísimos artistas. También se sabe que después de muerto y canonizado, los trozos de la capa de San Martìn se conservaron como reliquias en distintos oratorios. Así nace el término capilla.

Las imágenes

Ya en el siglo XIV Simone Martini (1284-1344), en una tabla que se conserva en Asís lo registra en su generoso actuar.

Simone Martini.

Algo posterior es el mármol de Pietro Bernini (1562-1629), de la Certosa de San Maritno, en Nápoles. Bernini, padre del famosísimo Gian Lorenzo, había nacido en las afueras de Florencia, y se trasladó a Nápoles donde tuvo importantes trabajos.

Bernini.

El bronce que se instaló en las cercanías de la Recoleta de nuestra ciudad en 1981 es obra de Ermando Bucci (1926-1987) y tiene una clara inspiración en la anterior. El artista, un italiano de buen oficio modeló su obra a partir de una talla flamenca, que  seguramente esté inspirada del mármol de Bernini. Está fundida en bronce a la cera perdida por Bucchass.

Bucci.

Otras pocas imágenes del Patrono hay en Buenos Aires. Una de ellas en un altar lateral de la Catedral y otra en la Iglesia de San Martìn de Tours en la calle homónima. En el exterior de la Catedral, un mosaico, sobre la calle San Martìn (así llamada en homenaje al santo) recuerda la decisión de los cabildantes.

Mosaico de la Catedral de Buenos Aires.

El origen de la Iglesia de Palermo de Buenos Aires se remonta a una donación del primer titular de la Acción Católica, que había nacido un 11 de noviembre. Hoy está a cargo, al igual que el colegio adjunto de la congregación agustina.

Para terminar, va mi pintura preferida del Santo Patrono, obra de El Greco de 1598 perteneciente a la National Gallery de Londres y la invocación al santo para que nos ilumine, no solo a los porteños, sino a todos los argentinos el próximo domingo.

El Greco.

Carlos María Pinasco es consultor de arte.

carlosmpinasco@gmail.com

Archivado en