Campeones del Mundo

Los 4 de Córdoba... y campeones del mundo

Quisiera referirme, al comenzar, a esta formación folklórica que a partir de 1969 recorrió diferentes escenarios mundiales contagiando, entre otros, ritmos de zambas, chacareras y valses criollos.

Adalberto Odstrcil miércoles, 4 de enero de 2023 · 07:00 hs
Los 4 de Córdoba... y campeones del mundo
Foto: Enrique Cangas

Una simple pincelada de su vasta trayectoria: en 1979 graban con don Luis Landriscina el disco “De entrecasa”, mezclando la guitarreada compartida con el humor que los asociaba. ¡Cuántos gestos y referencias familieras de nuestros nuevos campeones del mundo! ¡Cuánto se nota, como en general les ocurre a los deportistas profesionales, que disfrutan el mate y el asado en los poquísimos oasis hogareños permitidos por la alta competencia!.

Paulo "La joya" Dybala.

Hace años, un amigo con quien hicimos un lindo camino en una radio barrial, me regaló una estampa de Nuestra Madre sentada bajo un árbol, dispuesta a iniciar la ronda: A “María del Buen Mate” se le pide allí que no sea el mate del rito y la rutina; que sea el mate que suavice heridas; y que sea una buena nueva y un canto a la amistad…

Volviendo a Los 4 de Córdoba, en 2005 ganan el Festival Cosquín de la Canción por el tema “Se llamaba infancia”, la cual reza en uno de sus tramos: “Que Dios te bendiga, que Dios te acompañe, me dijo mi madre cuando yo me fui. Sus ojos lloraron, los míos también, y hace mucho tiempo pero mucho tiempo que estoy por volver”. ¡Cuántas veces las madres de nuestros 26 representantes en Qatar les habrán deseado esto a cada uno antes de concentraciones, partidos y viajes, y especialmente en momentos de lesiones, derrotas y críticas despiadadas!

Cristian "Cuti" Romero junto al "Dibu" Martinez

Cristian Romero, alias “el Cuti”; Julián Álvarez, alias “el o la Araña” (las páginas web no parecen acordar en el uso del artículo); Nahuel Molina, alias “el galgo”; y Paulo Dybala, alias “la joya”. He aquí nuestros “4 de Córdoba”, oriundos de la querida provincia mediterránea y seleccionados por Scaloni para la gran cita mundialista. Dejaré para otro capítulo al 4 veces goleador, hijo de Calchín y notable e incansable corredor “de cuatro piernas”.

En el año en que su Belgrano querido logró el ascenso a primera división, este joven proveniente del barrio Villa Rivadavia en Córdoba capital me hace acordar a la prestancia para salir jugando de otro campeón mundialista del ’78, Jorge Mario Olguín. Y la notable capacidad que posee Cuti para salir a cruzar a los delanteros, me recuerda al tronar de la Doble Visera en cada cruce de “¡Villaverde!, ¡Villaverde!”. “Ojalá Dios nos ayude y podamos llevar la copa del mundo a casa”, fue su deseo antes de la final con Francia.

Nahuel Molina Lucero.

Nahuel Molina Lucero es la identidad completa de este hijo de la ciudad de Embalse, situada en el valle de Calamuchita. Llevó en su espalda el 26, último número de los convocados por el Director Técnico, y a fuerza de ocupar esos últimos lugares para servir al equipo, desde su tranco largo nos dejó ese golazo contra Países Bajos, previa asistencia bochinesca de Messi pero iniciando él la jugada; y también nos regaló, el preciso y precioso centro casi al punto del penal para que “corazón valiente” Mac Allister abriera de rastrón la victoria ante Polonia. “el galgo”, un haz de luz como indica su segundo apellido, un pequeño clon desde lo físico del definidor del mundial de México ’86, Jorge Luis Burruchaga.

Para finalizar, quisiera destacar el aporte de “la joya”, con el penal pateado al medio que pasó por el botín “invisible” de Lloris, y la reventada de zurda cruzando la gambeta endiablada de Mbappé, cuando a Kylian le habían dado cuerda. Me acuerdo del recibimiento multitudinario de una parte de Roma cuando te transfirieron; desde ese encumbramiento pasaste a entrar con forceps entre los 26, sin hacer sombra y festejando sin orgullo de crack, lo que ojalá te posicione como titular entre los 11 para el 2026. También el Instituto del que sos hincha ascendió este año, y desde tus pagos de Laguna Larga me ayudaste a recordar a la perla fina de gran valor de la parábola de Jesús..

Julián Alvarez.

“Cuando el canto es de verdad

no hay nadie que lo pueda detener

en la voz que nace del pueblo

vive la esencia de nuestro ser”

(“Del norte cordobés”, Los 4 de Córdoba)

* Adalberto Odstrcil, Sacerdote.

Archivado en