La versatilidad de la fotografía, hoy en día, es más amplia que nunca

La versatilidad de la fotografía, hoy en día, es más amplia que nunca

Despertar sensaciones es el propósito del arte en general, por eso para los fotógrafos es esencial sabernos creadores de un efecto y tenemos una gran responsabilidad al respecto.

Alejandro Avampini

Es válido decir que gracias al progreso de la tecnología en los celulares no faltan unas cámaras fotográficas que eran imposibles de imaginar hace apenas unas décadas y nos habilitan a todos a expresar nuestra creatividad y registrar en imágenes la vida cotidiana. Me atrevo a decir que esa realidad nos convierte a todos en fotógrafos, así que feliz día para vos también que estás leyendo este artículo. 

En mi caso particular, la fotografía es sinónimo de aventuras, viajes, culturas y fauna. Un recorrido de más de 30 años, por lugares increíbles, rincones bendecidos de nuestro planeta, me permitieron plasmar sensaciones en recuerdos visuales para ser inmortalizados y compartidos. Muchas veces viajaba con mi mochila, apenas con una muda de ropa, entre las de lentes para la cámara, algunos rollitos de diapositivas del milenio pasado, el trípode sobre la mochila y muchas ganas de descubrir nuevos destinos.

Aprovecho este espacio para compartir algunas fotos y reflexiones que pueden servir a modo de consejo para despertar en otros la mirada fotográfica.

Captar instantes de una pequeña fracción de segundo, que cuenten una historia es el objetivo, lograrlo con intensidad requiere de dedicación, tiempo y la suerte que siempre favorece a quienes están preparados en cuando aparece. El ángulo, la expresión del o de los objetos fotografiados, la luz, el movimiento, combinados pueden darle una identidad al resultado y para lograrlo hay que trabajar en entender que se quiere expresar.

Este tipo de fotografía tiene mucho del espíritu del cazador, muy distinto a quien retrata en un estudio donde gran parte del trabajo es acomodar luces y armar escenarios para destacar un producto.

La caza tiene un alto componente de adrenalina y saber el instante correcto para el disparo: En el caso del fotógrafo, el arma es la cámara que debe estar preparada con su correspondiente medición entre diafragma y velocidad. Sobre todo en una sociedad cada vez mas “memeizada” sin tiempo para profundizar, el valor de una imagen vale mas que mil palabras, que difícilmente sean leídas. 

En el día del fotógrafo que como dije al principio, también es tu día, aprecia aunque sea sin hacer click de la maravilla que nos rodea, llena de formas y colores y la mejor cámara de foto que tenemos son nuestros propios ojos. El ojo de un buen observador, es un regalo infinito y saber contemplar es un entrenamiento fotográfico de valor incalculable. 

* Alejandro Avampini es "fotógrafo por naturaleza"

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?