Entre la emoción y la nostalgia de regresar a Las Leñas después de dos años

Entre la emoción y la nostalgia de regresar a Las Leñas después de dos años

Tras dos años sin abrir las pistas de esquí, así vivieron quienes trabajan y visitan Las Leñas el inicio de una temporada atípica.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Mdztrip@mdzol.com

Este lugar es parte de mi vida”, comparte Néstor (82), quien desde el año 1987 tiene locales comerciales en Las Leñas. Tras dos temporadas cerrado, el centro de esquí vive en este momento una temporada récord. Aquellos que lo conocen desde hace décadas comparten que volver a trabajar y visitar este atractivo fue algo emocionante.

Fueron dos temporadas sin recibir a los fanáticos del esquí, sin encontrarse con amigos de muchos años y sin poder disfrutar de la nieve en uno de los sitios de mayor atractivo turístico de Mendoza. Dos años con las telesillas sin movimiento, con las pistas sin rayar y el valle prácticamente en silencio.

El mundo de la nieve suele ser atrapante, son muchas las personas que visitaron este lugar por primera vez hace varios años atrás y que buscaron la manera de hacer de este sitio su hogar en la montaña. Es el caso de Néstor, una de las personas más queridas de Las Leñas; él desde 1987 tiene locales comerciales, ahora tiene un drugstore en la galería comercial La Pirámide. “Llegué hace 35 años porque quería combinar el negocio con la nieve, algo que me gustó desde muy joven. Este es un lugar distinto en la Argentina, con otra mística, otros aires”, asegura Néstor.

Tanto para él como para su esposa, con quien lleva más de 52 años casado, fue muy difícil pasar tantos meses sin visitar Las Leñas. “Lo viví muy mal porque no solo me interesa la parte comercial, además soy amigo de mucha gente. Prefiero estar acá rodeado de gente joven que me conoce, que en un departamento en Buenos Aires varios meses encerrados con mi señora”, confiesa el hombre.

Néstor siente un profundo afecto por este lugar, el cual le permite compartir grandes momentos con amigos, con sus hijos y con sus nietos. “Se me pone la piel de gallina cuando pienso en Las Leñas, este lugar es parte de mi vida y espero que siga un par de años más”.

las leñas testimonios
Néstor es una de las personas más queridas de Las Leñas.

El gerente de Actividades de Montaña, Fernando Passano, también lleva más de tres décadas en Las Leñas, “he vivido 30 años de inviernos blancos, de disfrutar y juntarnos con amigos. La pandemia nos dio muy duro, no solo al bolsillo, sino que significó también alejarnos de lo que consideramos nuestra casa, este Valle que nos contiene”, contó a MDZ.

“Ser pistero para mi es algo especial, se lleva en el alma. Por eso, vuelvo todos los años”, afirma José Mayorga, quien es miembro del equipo de Pisteros de Las Leñas desde hace 35 años. Él, junto a sus compañeros, se encarga de la prevención y seguridad de la montaña. “Somos  quienes marcamos las pistas, advertimos sobre los peligros y condiciones de cada lugar y sobre todo tenemos a cargo cuidar a todos”, 

las leñas testimonios
José Mayorga trabaja en el centro de esquí desde hace más de 35 años.

Pero no solo quienes trabajan allí desde hace más de tres décadas sienten una especial atracción por este lugar, también los esquiadores que vienen de visita año tras año. “Después de dos años sin poder venir, estar nuevamente acá es como un sueño. Para mi no hay nada como Las Leñas. Tiene pistas para todos los niveles, desde la base podés ver a tus niños que están dando sus primeros pasos y para un nivel más avanzado están las pistas rojas y negras que son increíbles. A la nieve de acá no hay con qué darle, tampoco a sus fuera de pista y esto de compartir en la base con amigos”, asegura Agustina Alzaga, una amante del snowboard. 

El hecho de estar “casi aislados” del mundo exterior, entre cerros nevados, genera lazos muy fuertes, en eso todos coinciden. Por eso, fueron dos años muy difíciles y la emoción del reencuentro es tan grande.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?