La echaron por "fea" y ahora deberán indemnizarla

La echaron por "fea" y ahora deberán indemnizarla

Una hamburguesería del barrio porteño de Palermo la tenía contratada "en negro" y ahora la Cámara del Trabajo dispuso que deben indemnizarla por acoso laboral y contratación informal.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Los pasillos de los tribunales se convulsionaron con la resolución de la Cámara del Trabajo, que acaba de condenar a una hamburguesería de Palermo que no solo tenía "en negro" a una empleada sino que también la echaron por "fea".

Los clientes aseguran que la violenta escena terminó con la chica llorando y fueron los mismos comensales los que aportaron su testimonio en el juicio contra la casa de comidas.

Cámara del Trabajo
La Cámara del Trabajo avanzó sobre el caso para lograr que la empresa cumpliera con su resarcimiento. (Fuente: Centro de Información Judicial)

La empresa, por tanto, negó que la joven haya sido empleada suya y, por si fuera poco, también negó que el encargado que la habría maltratado fuera su empleado.

Los dueños de la hamburguesería de Palermo no se comunicaron con los medios pero en sus escritos insistieron en la figura de la "industria del juicio", alegando que la causa era armada y solo buscaba perjudicarlos. Además, dijeron que la denunciante era una empleada pública y que en ese momento debía estar cumpliendo sus labores.

La historia tras la demanda

La historia comenzó en 2016 cuando Camila trabajaba en ANMAT pero necesitaba aumentar sus ingresos y tomó un puesto en el local de Williamsburg Burger Bar de Armenia al 1500 en el barrio porteño de Palermo. Su función era la de "maitre", mozo especializado en la organización y planificación de la atención a las mesas.

El 2 de junio de 2017, con el local lleno, como un mediodía del sábado ameritaba, los gritos empezaron en medio del restaurant. "Te echo por fea", le dijeron a la joven haciendo alusión a que por eso no podía ser quien reciba a los comensales y no podía ser la imagen del local.

”Fue un momento muy incómodo”, declaró Macarena, una de las comensales de aquel mediodía palermitano. Ese día, fue Camila quien las recibió y les indicó que los pedidos se hacían por caja primero. A la espera de su turno para pedir, oyeron que un chico la maltrataba.

Hamburguesería
El local demandado aseguró que ninguna de las personas involucradas en el conflicto fueron empleados. (Fuente: Twitter @Williamsburg_BA)

Ahí fue cuando se acercaron a la joven agredida y Macarena le dejó su número de teléfono por si necesitaba algún tipo de ayuda.  “Mirá, si necesitás ayuda, te dejo mi teléfono por cualquier cosa que necesites”, le dijo. Luego de eso, Camila tomó sus cosas y se fue del lugar.

Alan, el chico con el que salía desde hacía siete años, fue a buscarla y le llamó la atención que no era su horario normal de salida. Camila subió al auto llorando sin consuelo mientras le contaba entre lágrimas lo sucedido. “La empresa no buscaba un perfil como ella para los clientes porque no era linda para el puesto. Lo dijo llorando y con tristeza”, explicó su ex novio.

Al día siguiente, la joven se presentó para cumplir con sus tareas pero el encargado le negó el acceso y remarcó que estaba despedida y que había hablado con los dueños para que no continuara trabajando.

Así contó Camila los hechos de discriminación que sufrió, junto con su abogado Carlos Varela al presentar la demanda contra Ahumar SA. En la misma, exigió la indemnización por la contratación "en negro" y el resarcimiento por el acoso laboral sufrido.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?