El papa Francisco pidió "negociaciones reales" para poner fin a la guerra

El papa Francisco pidió "negociaciones reales" para poner fin a la guerra

El Sumo Pontífice llamó la atención de los líderes del mundo en su sermón de Pentecostés. El llamado a la paz también incluyó un llamado a abrir los caminos del diálogo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El papa Francisco le pidió a los principales líderes del mundo que "no lleven a la humanidad a la ruina" y llamó a la unidad de los pueblos durante su relato de la fiesta de Pentecostés que se celebra hoy en la Iglesia.

Luego de rezar el Regina Coeli, Francisco pidió por la paz en Ucrania e hizo énfasis en los trabajadores afectados por el conflicto. También celebró la tregua en Yemen y recordó a las víctimas por las tormentas en Brasil.

"Renuevo mi llamamiento a los líderes de las naciones: ¡no lleven a la humanidad a la ruina, por favor! Que se lleven a cabo verdaderas negociaciones, concretas tratativas para un alto el fuego y para una solución sostenible. Que se escuche el grito desesperado de la gente que sufre, que se respete la vida humana", dijo en su llamamiento a la paz tras 100 días de conflicto en Europa.

"¡No lleven a la humanidad a la ruina, por favor!"

En la solemne fiesta de Pentecostés, que recuerda el envío del Espíritu Santo a los hombres y se construye el concepto de la universalidad de la religión, Francisco resaltó que hoy es un día de fiesta en el que "el sueño de Dios sobre la humanidad se hace realidad: 50 días después de la Pascua, pueblos que hablan lenguas diferentes se encuentran, se entienden".

Ante 25 mil fieles que se hicieron presentes en la Plaza San Pedro, se permitió hablar con motivo de la guerra. "Ahora, 100 días del inicio de la agresión armada contra Ucrania, la pesadilla de la guerra, que es la negación del sueño de Dios, ha descendido de nuevo sobre la humanidad. Pueblos que se enfrentan, pueblos que se matan, gente que en lugar de acercarse son expulsadas de sus casas", resaltó el Sumo Pontífice.

"Que se escuche el grito desesperado de la gente que sufre -lo vemos en los medios de comunicación todos los días-; que se respete la vida humana, que se detenga la espantosa destrucción de ciudades y pueblos en todas partes. Sigamos, por favor, rezando, luchando por la paz sin cansarnos", agregó Francisco en su pedido por la paz.

Sobre Brasil, mostró su tristeza por los fallecidos a causa de las tormentas que se dieron durante los últimos días y rezó "por las víctimas de los deslizamientos de tierra causados por las lluvias torrenciales en la región metropolitana de Recife".

También se mostró satisfecho con la tregua que alcanzaron los contendientes del conflicto civil yemení, aunque tan solo fuera por dos meses: "Espero que esta señal de esperanza sea un paso más para poner fin al sangriento conflicto que ha generado una de las peores crisis humanitarias de nuestro tiempo".

"No nos olvidemos pensar en los niños, en los niños de Yemen: hambre, destrucción, falta de educación, falta de todo"

Por otro lado, recordó la beatificación, que tuviera lugar ayer, de los mártires libaneses Leonardo Melki y Tommaso Giorgio Sale, que fueron asesinados en 1915 por su condición de cristianos.

Melki y Sale eran dos monjes capuchinos que fueron asesinados por el gobierno del Imperio Otomano que se justificó diciendo que los mismos ayudaban a Francia, que en aquellos tiempos de la Primera Guerra Mundial eran enemigos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?