Peor que un Estado ausente es uno que impide avanzar: el rol de las ONG y las trabas que pone el Gobierno
ONG

Peor que un Estado ausente es uno que impide avanzar: el rol de las ONG y las trabas que pone el Gobierno

Ante un Estado ausente, las ONG trabajan para mejorar la calidad de vida de las personas en ámbitos como salud, alimentación y educación. A pesar del rol clave que cumplen, muchas veces quedan atadas de pies y manos, sin poder avanzar ni trabajar debido a las trabas que impone el Gobierno.

Pedro Paulin

Pedro Paulin

Las Organizaciones No Gubernamentales que están en los lugares donde el Estado falla. El Estado falla casi siempre. Por eso a casi la mitad del país le cuesta comer cuatro veces al día y la pobreza adolescente supera el 70% en el indómito y postergado Conurbano bonaerense. Allí, donde el Estado decide no estar, están las ONG que resuelven distintas problemáticas que van desde combatir la crisis educativa y la desnutrición infantil hasta la violencia familiar, la falta de vivienda y todas las carencias en la sociedad actual. 

En el caso del acceso a la vivienda, por ejemplo, las ONG reemplazan y superan al estado en varios lugares. Un techo para mi país superó las 15.000 casas terminadas desde su creación y más de 4.000 grupos familiares (unas 16.000 personas estadísticamente) lograron un hábitat saludable gracias a Vivienda Digna, la ONG que encabeza Fernando Uranga y conforman más de 30 arquitectos que trabajan ad honorem para solucionar lo que el Estado no logra. El total de la gestión de Alberto Fernández en todo el país no llega a las 40.000 viviendas. 

Sin embargo, constituir una ONG exige requisitos que no siempre son accesibles y fáciles de llevar a cabo, el caso reciente fue la polémica con la fundación que lanzó el exsenador y exministro de Educación, Esteban BullrichÉl logró en pocos días armar su estructura en Estados Unidos pero en Argentina todavía no fue posible conformar la ONG como tal. Esto limita el objetivo de la organización, desde la imposibilidad de vender remeras para poder facturarlas a recibir las donaciones y dinero producto de distintos eventos que realizan para costear investigación para personas con ELA (esclerosis lateral amiotrófica), la enfermedad con la que fue diagnosticado Bullrich y por la cual dejó su banca en el Senado. 

Sobre la falta de dinamismo para conformar asociaciones y trabajar rápidamente en la búsqueda de soluciones, desde la Fundación Esteban Bullrich contaron a MDZ que buscan que sea una fundación en Argentina y que esperan que los trámites correspondientes aprobados por la Inspección General de Justicia (IGJ) para poder funcionar como tal. 

Semanas atrás, Esteban Bullrich envió un mensaje a la sociedad a través de sus redes sociales explicando la importancia de lograr mayor dinamismo a la hora de inscribir fundaciones para poder colaborar con la sociedad. Algunos requisitos son indispensables y lógicos, como tener un contador y explicar claramente los fondos y objetivos de la propia organización, pero hay otros que pueden entorpecer y demorar algo en lo cuál no hay tiempo para perder. 

La IGJ exigió saber cuánto dinero se iba a recaudar, en cuánto tiempo, para qué objetivo y de qué forma se iba a gastar. Es imposible lograr detalle de cuánto se va a recaudar y en cuánto tiempo en un país con un presupuesto que proyecta 33% de inflación para doce meses y los supera en 180 días. Desde la fundación explicaron a este medio que es probable que se duplique o triplique la cantidad de donaciones, que depende de la generosidad y los actos que lleven a cabo otros, y que hay requisitos que se tratan de cumplir pero no son sencillos. 

Esteban Bullrich fue diagnosticado con ELA y, aunque renunció a su carrera política, continua trabajando por el bien común: eso lo movió a crear una fundación para impulsar la investigación

Por ejemplo, el 28 de este mes habrá un evento donde participarán figuras convocantes como Carlos Páez Vilaró, Diego Torres y el joven emprendedor Mateo Salvatto. Son días decisivos para completar formularios y corregir errores de presentaciones anteriores. Por ejemplo, la exigencia de un plan trianual donde se detallan montos y volumen de gastos proyectados sin saber cuánto se va a recibir en donaciones por cada acto, más aun teniendo en cuenta que los cien pesos que se puedan donar hoy, pueden ser 200 o 300 dentro de unos meses. “No podemos, aunque trabajemos para saberlo, calcular cuánto vamos a recaudar en dos o tres años con inflación”, dijeron a este medio. 

No hay cosa peor que el paso del tiempo en nuestro caso, precisamos todo muy rápido porque la enfermedad avanza y para los más de 500 registrados esperando tratamientos nuevos, una silla de ruedas, lo que sea, precisan que la fundación esté ya funcionando estos días”, dijeron a MDZ desde las oficinas de la Fundación Esteban Bullrich

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?