Comenzó la restauración del Cerro Arco tras el incendio del 2018

Comenzó la restauración del Cerro Arco tras el incendio del 2018

Se plantaron los primeros 250 ejemplares de jarilla junto a voluntarios y con el apoyo de empresas locales.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

En el marco del Día Internacional de la Biodiversidad, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, con la contribución de las empresas Verallia y Cantera San Isidro efectuó la colocación de 250 plantas de jarilla (Larrea divaricata) en una quebrada junto al cerro. Esta acción será sostenida en los próximos meses, en los que se prevé sumar unas 1.000 plantas autóctonas más, en otras áreas del cerro.

“Quiero agradecer a los voluntarios, brigadistas, a las empresas que aportaron las plantas y el territorio para colocar la flora. Y también a los organismos técnicos como el Iadiza (Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas) y el CRICYT (Centro Regional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas), por su asesoramiento para poder implementar esta restauración con un ejemplar típico de la flora nativa de este lugar. Esto es una muestra del compromiso institucional y vocacional que hay en Mendoza con la protección de la biodiversidad”, sintetizó el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance.

Qué está haciendo Mendoza en materia de biodiversidad

En diciembre de 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas instituyó el Día Internacional de la Biodiversidad para conmemorar la fecha de adopción del texto del Convenio sobre la Diversidad Biológica el 22 de mayo de 1992. Fue ratificado por nuestro país a través de la Ley Nacional 24375 y tiene como objetivo generar conciencia sobre la importancia de la biodiversidad para el sostenimiento de las actividades humanas y para la vida en nuestro planeta.

Son objetivos del Convenio sobre la Diversidad Biológica la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa de los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos.

Es por ello que la Dirección de Recursos Naturales Renovables, dependiente de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, lleva adelante distintos programas en relación con esta temática. Esto, en su carácter de autoridad provincial de aplicación en materia de fauna y flora nativa y en el marco de la Meta 15 de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible: “Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de forma sostenible los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica”.

En este sentido se trabaja en estrategias de conservación de nuestra fauna a través programas como, entre otros, el de conservación del cóndor andino y el establecimiento de rampas de escape de tanques australianos para la protección de aves, especialmente rapaces, en la zona Este de nuestra provincia.

También se trabaja en el monitoreo e implementación de medidas para la protección de especies como la ranita del Pehuenche, como también la articulación con organizaciones de la sociedad civil para reintroducir especies autóctonas rescatadas en la lucha contra el tráfico ilegal de fauna silvestre.

Uno de los factores de mayor riesgo para la biodiversidad es la presencia de especies exóticas invasoras. Por ello, se implementan políticas para el control de las especies con presencia en nuestra provincia, como son el alga dydimo y el ciervo colorado, entre otras.

Recientemente se ha puesto en vigencia la normativa referida a autorización de investigaciones científicas dentro del territorio provincial que tengan por objeto la biodiversidad de nuestro territorio y el acceso a los recursos genéticos asociados. Incluye la adecuación normativa para implementar el Protocolo de Nagoya, ratificado por nuestro país por la Ley Nacional 27246.

En relación con la conservación de la flora, se lleva adelante la aplicación de la legislación para proteger nuestro bosque nativo. Así, se implementan políticas de uso sostenible y armonización con actividades como la ganadería, a través del manejo de bosque con ganadería integrada.

Se ha puesto además en marcha el Banco de Germoplasma de especies nativas para la conservación del material genético de nuestra flora y como herramienta para la restauración de zonas degradadas, al funcionar como banco de semillas.

Se llevan adelante también programas para control y erradicación de especies invasoras, como son la rosa mosqueta y el tamarindo. Es de destacar que nuestra provincia cuenta con una amplia red de Áreas Naturales Protegidas, siendo cada una de ellas zonas de protección y conservación de biodiversidad.

Todas estas políticas, entre otras, forman parte de la estrategia para la protección, conservación y restauración de nuestra diversidad biológica.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?