Celebrar: tradiciones, fiestas y costumbres familiares

Celebrar: tradiciones, fiestas y costumbres familiares

Cada familia escribe su historia en torno a las diferentes fechas festivas. ¿Cuánto habla de nuestra familia nuestro modo de celebrar?

Redacción MDZ Online

En estos días, los judíos conmemoran en el Pesaj el éxodo de los israelitas, el paso que dio el pueblo hebreo junto con Moisés en el Mar Rojo. Asimismo, los cristianos celebran la Pascua, el gran acontecimiento de la resurrección de Jesús que da sentido a toda la fe y transforma toda la existencia. Cada una de estas importantísimas fechas trae consigo innumerables tradiciones y si bien muchas costumbres se repiten hace miles de años, cada familia le da también su toque particular desplegando características únicas. 

Más allá de los eventos religiosos, lo cierto es que a lo largo de la vida de cada familia tienen lugar numerosos acontecimientos festivos: cumpleaños, sacramentos, aniversarios, egresos, nacimientos, etc. Muchas veces, no nos detenemos a pensar cómo es nuestro modo particular de celebrarlos

Sin quererlo, solemos poner el foco en nuestra capacidad de afrontar las dificultades o tensiones que la vida nos presenta. Sin duda, esto es muy importante, y como familia, vale la pena desplegar nuestras habilidades para sobrellevarlas, y encontrar en ellas un aprendizaje. Pero a veces, en este camino, nos olvidamos de la otra cara de la moneda. 

Nos preguntábamos al comienzo, cuánto habla de nuestra familia nuestro modo de celebrar y ya podemos intuir que la respuesta es que nos dice mucho. 

En mi casa siempre saludamos para los cumpleaños a las 00.00 horas del día”, “En la mía es tradición llevarle el desayuno a la cama al cumpleañero”, “Para los aniversarios tratamos de hacer una escapada en familia en carpa”, “El día del santo el homenajeado elige el menú de la cena”, “Para los cumpleaños en casa no puede faltar la torta de la abuela”, “En año nuevo compartimos en familia en una dinámica los proyectos para el año entrante”. 

En algunas familias, estos rituales están muy marcados, y son parte de un sello personal que los caracteriza. En otras, nos puede costar más detectarlos, pero esto no significa que no existan. Seguro si pensamos un momento, van a aparecer esos detalles, aunque sea pequeños, que representan nuestro modo de celebrar.

Muchas veces, cuando nos encontramos en medio de alguna dificultad, nos cuesta ponernos en “modo celebración”. Fallecimiento de alguien en la familia, dificultades económicas, separación de los padres, enfermedades, o cualquier otro acontecimiento puede empañar nuestras ganas de festejar. ¡Qué importante, también en estos momentos, o mejor dicho, sobre todo en estas ocasiones, descubrir, que a pesar de todo, tenemos mucho que celebrar!

En los hogares con niños pequeños, ellos representan un aire fresco que oxigena y da vitalidad a los diferentes eventos. Con espontaneidad y naturalidad, ellos nos contagian ese espíritu festivo, y hacen que lo más simple se vuelva extraordinario. 

Los adultos también tenemos el desafío de intentar conectar con ese niño interior, y ser también nosotros motores de cambio que impulsen las celebraciones en nuestra familia y las revitalicen.

Que importante es en este recorrido celebrativo que hace cada familia, el intercambio intergeneracional, que los abuelos compartan con sus nietos sus tradiciones, lo que hace que casi sin notarlo, viajen de generación en generación, permaneciendo por años en la familia. 

Cuando se conforma una nueva familia, cada miembro de la pareja trae consigo el bagaje de costumbres de su familia de origen. Tomando algunas ideas de cada una de las familias, le irán de a poco aportando sus matices, al mismo tiempo que van generando nuevos ritos y costumbres familiares, propios, únicos e irrepetibles. 

En la pandemia, nos vimos impedidos de reunirnos para celebrar, y como suele pasar, uno a veces no valora las cosas hasta que no las pierde. 

Ojalá este año nos encuentre como familia dispuestos a no desperdiciar oportunidades de encontrarnos y de seguir disfrutando de nuestras costumbres y rituales para festejar. Así, entre todos, vamos dando las pinceladas que van escribiendo la historia de nuestra familia, porque ya sabemos que “nos sobran los motivos” para agradecer y celebrar

*Magdalena Clariá es Licenciada en Psicología y Mercedes Gontán, abogada, Mediadora y Orientadora Familiar. Juntas hacen Apuntes de siembra

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?