Jubilaciones: hay quejas y confusión por la Fe de Vida que pide Anses

Jubilaciones: hay quejas y confusión por la Fe de Vida que pide Anses

A casi un mes de la aplicación de la medida, hay disconformidad y mucha desorientación. Aseguran que los casos más complejos son los de aquellos jubilados que dependen de terceros, que no pueden movilizarse y que presentan dificultades al momento de efectuar el trámite de manera virtual.

Zulema Usach

Zulema Usach

A un mes desde que la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) anunció la obligatoriedad de retomar la declaración de la Fe de Vida o supervivencia al momento de cobrar los ingresos relacionados a la jubilación o pensión, entre los adultos mayores persisten más dudas que certezas. De hecho, las quejas no dejan de escucharse, sobre todo entre aquellas personas que no tienen la posibilidad de trasladarse de manera presencial al banco y que presentan dificultades al momento de efectuar el “paso a paso” para lograr realizar el trámite on line, a través de las diferentes aplicaciones que han ofrecido los bancos.

La necesidad de demostrar la supervivencia para poder acceder al cobro de los haberes jubilatorios o pensiones, había quedado suspendida desde 2020, en el marco del aislamiento preventivo por la pandemia de covid. Sin embargo, desde el 1 de marzo pasado, la disposición volvió a emitirse, esta vez con algunas diferencias: que la certificación se debe efectuar de manera mensual; bajo la modalidad presencial o bien, virtual, con diferentes aplicaciones que están en vigencia a través de las plataformas de los bancos mediante los que se deposita el beneficio. De lo contrario, lo cierto es que no es posible acceder a la jubilación.

Sobre el tema, desde la Anses regional Mendoza, se limitaron a explicar que en realidad la modalidad de comprobación de la supervivencia depende de cada banco. Inclusive apuntaron que el hecho de que deba ser realizada de manera mensual es una determinación tomada desde el sector privado.

Una "piedra en el camino"

Lo cierto es que para muchos adultos mayores, la situación de tener que hacer un trámite más cada mes para poder cobrar la jubilación es cuando menos, una piedra en el camino. “Yo no puedo estar molestando a mis hijos cada mes para poder cobrar. En mi caso me ha complicado mucho esta situación porque aunque se puede hacer desde el teléfono yo no sé cómo manejarme con eso y me resulta complicado. Pediría que saquen esa medida”, comenta José Bafumo (79), mientras descansa sentado en el banco de la plaza Remedios de Escalada, de Godoy Cruz.

Para buena parte de los adultos mayores, la posibilidad de acceder a nuevas aplicaciones resulta mucho más compleja. En otros casos, ni siquiera están al tanto de que en el caso de no realizar el trámite, no podrán obtener sus ingresos en tiempo y forma. Como por ejemplo, María Bianchi (78): “Hasta ahora no tuve problemas; la última vez cobré por ventanilla, pero la verdad es que no sé siquiera si hay algún cambio”, expresó mientras ordenaba las verduras en el carrito de las compras en la puerta de una verdulería.

La Fe de Vida, según informó la Anses, también puede ser realizada por las personas que tienen bajo su cuidado a los adultos mayores. Si son apoderadas, es decir que cuentan con la autorización para realizar trámites y transacciones a nombre del o la beneficiario/a, entonces deberán contar con el certificado correspondiente y realizar el trámite. Esto es debido a que es necesario corroborar que la persona que cobra la jubilación o la pensión está viva.

“Sé que hay un montón de personas que tienen problemas para poder cobrar, entre ellas mi suegra”, comentó el cliente de un supermercado mientras pagaba su compra. Para Beatriz Coca (72), le medida para tener que demostrar todos los meses que está viva es engorrosa. “Me ha complicado mucho; yo venía comprando con la tarjeta y ahora me encuentro con que tengo que hacer un trámite extra todos los meses. Creo que demasiado ya tenemos los jubilados con tener que estar lidiando con los precios y la plata que ni siquiera nos alcanza para comprar nuestros alimentos y remedios”, dijo con enojo y algo de incertidumbre la mujer.

Debido a que la modalidad para realizar la Fe de Vida depende de las herramientas tecnológicas aplicadas por cada banco (y de las que disponga cada jubilado) también hay casos en los que el trámite no ha implicado mayores complicaciones. Sin embargo, algunos requerimientos obligatorios como tener que demostrar la supervivencia con un plazo máximo de tres días antes de que se realice el depósito, han sido motivo de molestia. “En el banco donde yo cobro, que es el supervielle, no he tenido mayores problemas porque con solo sacar el dinero y dejar la huella dactilar, la Fe de Vida se realiza de manera automática. Eso sí, no te podés demorar un día porque de lo contrario no tendrás la posibilidad de acceder a tu cuenta”, explicó un ex trabajador bancario que desde hace varios años es jubilado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?