Fotos y videos: multitudinaria marcha de docentes en el centro de Mendoza

Fotos y videos: multitudinaria marcha de docentes en el centro de Mendoza

Miles de educadores se sumaron a la marcha prevista en reclamo por mejoras en las condiciones laborales. Piden, además, que las escuelas cuenten con más y mejores recursos.

Zulema Usach

Zulema Usach

A lo largo y a lo ancho de más de cuatro cuadras, los docentes mendocinos sumaron fuerzas para hacer oír su voz al unísono de un reclamo que viene desde hace tiempo: que su sueldo sea equiparado al ritmo de la inflación; que haya más inversión en infraestructura; que lo ítems que se cobran en negro sea blanqueados y que el incremento salarial que ofrece el Gobierno provincial no sea escalonado ni con bonos “en negro”.

Bajo esas premisas, los docentes cumplieron con la determinación que fue tomada en plenario. La movilización comenzó al ritmo de batucadas, bombos y bailes que acompañaron el reclamo que se hizo sentir en el centro de Mendoza desde las 19, con un corte de calles que se extendió desde la esquina de Chile y Godoy Cruz hasta la intersección de esa arteria con calle Patricias Mendocinas.

Los contingentes que llegaron desde todos los rincones de la provincia se movilizaron por calle San Martín para hacer oír su voz en la puerta de Casa de Gobierno. Una bandera argentina, con la inscripción "por un salario digno" encabezó la interminable fila de educadores que enarbolando banderas y compartiendo experiencias e inquietudes le dieron vida a lo que fue el pedido de mejoras en la educación más convocante y sentido de los últimos años. 

Con el apoyo de otros sindicatos y gremios, encabezado por el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE), los docentes mendocinos trasladaron sus necesidades, esas que según advierten, "el gobierno de Roberto Suarez no está escuchando". El primero y más contundente pedido es el que tiene que ver con la mejora en las condiciones del salario.

Sueldo "congelado"

"Según el gobierno nosotros cobramos como mínimo 40 mil pesos; pero yo le puedo asegurar que en casi ningún docente puede llegar a superar ese monto. Nosotros cobramos muchos items en negro y cuando necesitamos hacernos estudios o ir a un médico ni quiera tenemos una obra social que funcione bien porque está desfinanciada", dice una maestra que lleva más de treinta años educando a jóvenes y adultos en contexto de encierro. La cobertura médica a la que se refiere, es la que otorga Osep en un marco de desfinanciamiento que no llega a brindar un servicio efectivo y a tiempo para los estatales mendocinos. 

Y ¿sabe por qué Osep está desfinanciada? Porque nosotros cobramos una gran cantidad de ítems en negro y eso repercute de manera directa en las prestaciones. Ese dinero tampoco va a nuestra jubilación", reclama la mujer mientras comparte con sus colegas el enojo que les genera la actual situación. 

Los docentes mendocinos marcharon en reclamo por la actual situación de la educación

Un reclamo que excede el aumento salarial

Entre los testimonios de los educadores, hay un hilo que los une más allá del colegio, la modalidad o el nivel educativo en el que hayan logrado experiencia. Aseguran que el dinero no les alcanza; que para poder estirar el sueldo y llegar con lo justo a fin de mes, deben trabajar doble turno, a lo que se les suman las horas que trabajan en casa para diseñar contenidos, corregir y programar las clases.

A eso se les suman, aseguran, las profundas y graves problemáticas sociales que deben afrontar en función de la actual crisis social, las falencias en infraestructura y las carencias en materia de recursos escolares. Dicen además, que en la paritaria del viernes pasado, el Gobierno no los escuchó y que la propuesta que llevaron a la mesa de aplicar un incremento escalonado más un bono no remunerativo, ni siquiera se acerca a lo que el sector educativo necesita en realidad. 

Los docentes hicieron escuchar su voz en las calles del centro

 

El enojo es notorio. "Si el menos el ofrecimiento hubiese sido a cobrar en blanco es una cosa, pero de este modo no porque hasta parece una burla", recalcó una docente del CCT 6060 y puso en valor al reclamo al expresar que muchas veces la lectura por parte de la sociedad es que "los educadores están panza arriba", cuando en realidad no hay nada más alejado de la realidad, aseguró. Detalló que "tampoco se tiene en cuenta que muchos de notros trabajamos en contextos que son desfavorecedores o de riesgo y eso nunca se nos fue incluido en el bono de sueldo". 

Claudia Aguirre es maestra en la escuela San Gabriel, ubicada en Godoy Cruz. Detalló que en el edificio donde debe dar clases por ejemplo, los chicos no cuentan con el piso adecuado en las aulas. "Tienen que asistir a clases con las baldosas que despegan del suelo; hemos pedido muchas veces que se hagan arreglos pero nunca tenemos una respuesta. Y así es con todo. Si faltan materiales para las clases o para entregar a los alumnos, inclusive tenemos que sacar de nuestro bolsillo porque hasta que nos den el financiamiento pueden pasar meses. Pero nosotros estamos dando ahora las clases", dijo la docente y detalló que en su caso, trabaja doble turno. "Así y todo ni siquiera me alcanza para las cosas básicas", expresó la mujer que es madre de tres hijos mientras avanzaba entre la multitud que a esa altura ya avanzaba por calle San Martín hacia la peatonal.

Los educadores piden que todos los ítems sean cobrados en blanco

Al unísono, los educadores mendocinos pusieron en alto el espíritu de sus pedidos. "Dignidad de los trabajadores", fue una vez más la frase que escuchada a lo largo y a lo ancho de las arterias más importantes de la ciudad, mientras los negocios aún estaban con sus puertas abiertas. "Hemos perdido más de 46% de nuestro poder adquisitivo en los últimos años", reclamó María Martínez, docente de un centro de alfabetización de adultos ubicado en Las Heras. 

Cientos de personas observaron la marcha desde las veredas y otro tanto decidió sumarse al reclamo sin ser docentes, por considerarlo justo. "Creo que ellos, los maestros, profesores y celadores son los que merecen el mayor reconocimiento. Porque son los que en definitiva educan a nuestros hijos; los que los forman. Y si en una provincia tenés disconformes a los trabajadores que más aportan a la sociedad, como también lo son los médicos, entonces no hay salida posible", expresó Hilda Jaime (54).

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?