Estas son las soluciones más innovadoras para combatir el insomnio

Estas son las soluciones más innovadoras para combatir el insomnio

Almohadas inteligentes, café de sanación, viajes sin destino, pijamas transpirables, cápsulas de energía, hoteles para dormir la siesta, un anillo que analiza los signos vitales y un podcast que busca aburrir son algunas de las estrategias para poder conciliar el sueño en el mundo.

Panqui Molina para MDZ

Dice la Real Academia Española que el insomnio es la falta de sueño a la hora de dormir. Se estima que casi el 15% de la población adulta lo padece de manera crónica y que el 50% lo sufrió ocasional o transitoriamente. La Organización Mundial de la Salud indicó que la privación del sueño es un problema mundial, pero se la considera una enfermedad cuando se padece durante el período de tres meses. 

Insomnio no es solamente la falta de sueño al acostarse. Puede ser durante la hora de dormir o con un despertar precoz. Es un trastorno en la eficiencia del sueño que repercute al día siguiente”, define para MDZ Stella Maris Valiensi, presidente de la Asociación Argentina de Medicina del Sueño y médica neuróloga a cargo del Laboratorio del Sueño del hospital Italiano de Buenos Aires. 

Dormir es una de las funciones naturales del cuerpo humano más importantes y de mayor necesidad. La mayoría de las civilizaciones antiguas atribuían el sueño a mensajes divinos. En la mitología griega estaba Morfeo, el dios del sueño. El doctor alemán Friedrich Sertürner nombró a la morfina, que ayuda a la relajación de los músculos, en su honor. La influencia del mito también es cultural: de él proviene la expresión “caer en los brazos de Morfeo” para quien duerme profundamente. 

Más acá en el tiempo, el médico estadounidense William Charles Dement fue pionero en el rubro y fundó el primer laboratorio del sueño del mundo. Su gran aporte fue el estudio desde el punto de vista cerebral. 

De un tiempo a esta parte, y sobre todo desde el comienzo de la pandemia, hay en el mundo una obsesión por dormir bien que en algún punto termina siendo perjudicial para el cansancio de muchas personas. En medicina lo llaman ortosomnia (del griego, ortho: correcto, somnia: sueño)

“Siempre hubo un interés por saber cómo dormir. Ahora hay más base científica y las nuevas tecnologías ayudan, pero la polisomnografía, que es el estudio del sueño, es la manera más efectiva de medirlo”, agrega Valiensi. 

Ranking y soluciones

Una investigación de la Universidad de Michigan analizó al detalle la cantidad de horas de sueño por país. El promedio más alto lo tienen en Países Bajos, con 8 horas y 12 minutos por día. Entre las estrategias para dormir profundamente, allí utilizan almohadas inteligentes para guiar el ritmo de la respiración y cuentan con un sistema de luz gradual que simula el amanecer para despertar de forma natural. El podio lo completan Nueva Zelanda y Francia con 8 horas y 3 minutos. Los que menos duermen son en Japón y Singapur, con 7 horas y 24 minutos.

El promedio de horas de sueño en Corea del Sur es de 7 horas y 41 minutos, según un informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Atentos a la necesidad de contrarrestar el insomnio, en el país asiático crearon su propio “café de sanación” con una variedad de servicios y productos para mejorar el sueño. Es común ver en las calles de Seúl a personas tomando un café, sentadas en un asiento confortable similar al de primera clase de un avión mientras reciben una sesión de masajes. La tarifa ronda los 10 dólares por los 30 minutos.

Cada vez surgen más opciones para recuperar el sueño perdido.

En China, más precisamente en Hong Kong, la industria del sueño redobla la apuesta con el insólito ofrecimiento de viajes sin destino a través de una empresa de colectivos turísticos, que por la pandemia debió reinventar la prestación. El trayecto para combatir el insomnio dura 85 kilómetros sin semáforos y los precios van desde los 12 dólares en los asientos del piso inferior a 51 dólares para el superior. El servicio cuenta con accesorios como protectores para los ojos y tapones para los oídos.

Japón fabrica pijamas transpirables infrarrojos con materiales biocerámicos para mejorar el sueño. La luz hace las veces de antiinflamatorio calmando dolores articulares y molestias musculares. También tienen las almohadas dakimakura de 150x50 cm, cuya traducción significa “para abrazar”. Se utilizan para no sentirse solos y algunas vienen con formas especiales. 

Thrive Global, una de las empresas que se dedica a la salud en Estados Unidos, fundada por Arianna Huffington, ex propietaria del diario Huffington Post y autora de “La revolución del sueño”, ofrece entrenamientos y seminarios para ayudar a las personas a mejorar su bienestar y desempeño. La innovación más importante fue la implementación del “Energy Pod”, una cápsula en la que los empleados pueden dormir la siesta. 

Descanso y sigo

Desde 2017, en España existe el “Siesta&Go”, un hotel convencional con 25 habitaciones con la particularidad de que ofrece el servicio durante un breve espacio de tiempo. Para evitar la entrada de luz natural no tiene ventanas. Está decorado en tonos grises para potenciar la tranquilidad. Queda en el corazón de Madrid, en plena zona comercial y a 300 metros del estadio Santiago Bernabéu. La cama individual cuesta 10 dólares la hora. Algunos cuartos son dobles y hay hasta cuchetas de tres pisos. 

También tiene a disposición pantuflas, para evitar el ruido de los zapatos, camisetas, tapones y revistas. El silencio es el sello distintivo del lugar y la única condición que exigen al entrar. Algunas de las quejas que se dejan leer en la web se refieren al no cumplimiento del mismo. 

En Siesta&Go se autodefinen como el oasis del descanso. Si bien el lugar está asociado a la siesta, tal como el nombre lo indica, está abierto las 24 horas del día. Muchas de las consultas que reciben son si funciona como un albergue transitorio. El espacio común para preparar reuniones, leer y escribir ayuda a despejar la incógnita. Los dueños de la empresa rechazaron diferentes ofertas para abrir una franquicia en Valencia, Málaga y Granada.

Lo mismo ocurre en Inglaterra en Pop&Rest, el primer espacio de meditación y descanso en Londres. Fue fundado por un colombiano y un francés en 2018. Está disponible las 24 horas del día, cuenta con cuatro espacios para dormir, con paredes oscuras y aroma a lavanda para facilitar la relajación. Sale 20 dólares por hora, ofrece auriculares y una máscara para los ojos. 

El boom de Oura Ring

En 2018, el mercado del sueño se vio sacudido por la llegada del Oura Ring, el primer anillo inteligente que a través del pulso de las arterias del dedo hace un seguimiento de los signos vitales con claves específicas para cada usuario. La aplicación presenta datos sobre las distintas fases del sueño, el ritmo cardíaco y respiratorio. Es de titanio y pesa entre 4 y 6 gramos. Hay de distintos colores y van desde los 300 a los 1000 dólares. 

De origen finlandés, el anillo resiste al agua a 100 metros y tiene una batería que dura entre cuatro y siete días. Para utilizarlo hay que bajarse una aplicación propia que se sincroniza con el dispositivo vía Bluetooth. Al iniciar sesión te hace preguntas de rigor como por ejemplo cuál es el objetivo, qué puede estar afectando tu sueño, condiciones a la hora de dormir, si tiene hijos, si se comparte cama con alguien y si es un viajero frecuente.

El Oura Ring se popularizó a partir del uso de distintas personalidades de diferentes rubros, como Larry Page, fundador de Google, Steve Chen, cofundador de Youtube, el príncipe Harry de Inglaterra, la modelo Kim Kardashian y el actor Will Smith, entre otros. Tras su retiro de la NBA, Manu Ginóbili fue uno de los que lo popularizó en Argentina. 

“Medir el rendimiento físico en deportistas es adecuado, pero el uso depende de la personalidad de cada uno. La persona obsesiva o ansiosa se ve perjudicada por este tipo de aplicaciones que dan una pauta, pero no compiten con los estudios del sueño”, agrega Valiensi. 

Las nuevas tecnologías están a la orden del día con el tema del insomnio. Con el solo objetivo de aburrir, “Sleep with me” propone contar historias poco atractivas en formato podcast para facilitar el sueño de su audiencia. Drew Ackerman,un bibliotecario que se autodefine como una persona aburrida, ideó el proyecto en 2013 cuando tenía 33 años. Desde entonces es un éxito en las diversas plataformas. Sale dos veces por semana, dura 60 minutos, con un promedio de 70 mil oyentes por episodio y alrededor de un millón y medio de descargas por mes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?