Infidelidad: ¿hay personalidades más propensas a ser infieles?

Infidelidad: ¿hay personalidades más propensas a ser infieles?

Las infidelidades son moneda corriente en la actualidad, pueden ser el fin de la pareja o servir para replantear la relación y encarar un nuevo comienzo. ¿Es posible perdonar una infidelidad?.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

La infidelidad es la ruptura de un acuerdo en la relación de pareja que puede haber adquirido la forma de noviazgo, matrimonio o una unión en la que estaban explicitadas las condiciones de relacionarse con el otro. La traición al contrato de exclusividad afectivo puede ocasionar la destrucción total de la relación y a quienes están involucrados en la misma o, por el contrario, servir para afianzar y reparar los vínculos que estaban desgastados.

Muchos son los sentimientos que atraviesan a quienes son víctimas de una infidelidad por parte de sus parejas, desolación, confusión inseguridad y baja autoestima son reacciones comunes que evidencian un malestar por una situación que genera un cimbronazo en la pareja y sus acuerdos. Por el lado del infiel, las sensaciones que suelen experimentar pueden estar envueltas en una nube de culpa o, en la vereda opuesta, sentir una satisfacción plena basada en el deseo y lo prohibido.

Una de las causas más frecuentes de infidelidad son los problemas de comunicación en la pareja, seguidos por la falta de amor, la insatisfacción sexual, la atracción hacia otra persona y el deseo de venganza por una infidelidad previa.  En algunos casos la infidelidad termina con la relación o por el contrario, la pareja logra reparar la relación. En ambos casos, es primordial que ambas partes asimilen lo sucedido y construyan nuevamente acuerdos que sean convenientes para el bienestar individual y de pareja. 

El psicólogo y especialista en relaciones de pareja, Mauricio Strugo, explicó: "En una pareja cuando se descubre una infidelidad el aspecto que se pone más en juego es la sensación de traición a la confianza establecida en el vínculo, al mismo tiempo que mucho enojo y frustración por lo ocurrido" y destacó: "No es lo mismo descubrir una infidelidad y que la persona aunque haya realizado esa acción, pueda hacerse responsable e intentar reparar el vinculo".

Ambas partes deberán realizar nuevos acuerdos que les permitan recuperar la confianza

Un aspecto a tener en cuenta es lo que cada persona hace con su libertad, la responsabilidad en relación con las elecciones que se toman y las consecuencias de los actos que se realizan. "Es clave sincerarnos con nuestras parejas si algo no esta andando bien y se rompió y creemos que ya no tiene solución antes de lastimar peor aún al otro y terminar un vinculo en el cual alguna vez hubo amor con mucho odio e incluso violencia" agregó Strugo.

¿Hay personas más propensas a ser infieles?

Hablar de propensión a la infidelidad por parte de los hombres es demode. "Todas las personas podemos ser infieles o caer en la tentación de estas conductas" destacó Strugo.

Con respecto a los aspectos de la personalidad de quienes pueden cometer una infidelidad, Strugo explicó: "Pueden ser más propensos aquellos que suelen esconder u ocultar distintas cosas, no necesariamente alguna amante, puede ser el manejo del dinero o por ejemplo que tenga un comportamiento determinado con su pareja o sus allegados y otro comportamiento completamente distinto en otros lugares".

¿Cómo recomponer la relación luego de una infidelidad?

La necesidad de recomponer y reconstruir los vínculos que se rompieron con motivo de una infidelidad suele ser una de las consultas más frecuentes dentro de la psicoterapia de parejas. Sin embargo no hay una respuesta universal ya que depende de las particularidades de cada pareja.

Para la persona que fue víctima de la infidelidad es una herida muy profunda al ego ya que se pierde la confianza en el otro por el impacto que genera en uno no ser elegido o no ver que esto podía suceder. En este caso deberá trabajar mucho su autovaloración, sincerarse si puede perdonar o si en realidad quiere seguir junto al otro para castigarlo nada más.

"Tienen que permitirse todas las contradicciones que les surjan así como también sus cambios de estados de ánimo porque la infidelidad al ser un trauma necesita tiempo para sanar y hay momentos que puede olvidarse de lo sucedido y querer estar cerca mientras que en otros que la situación se le imponga y se llene de rabia" destacó Strugo.

La persona que fue infiel deberá estar dispuesta a tener paciencia y responder todas las preguntas que la pareja tenga para hacer sobre lo acontecido ya que de esa manera es posible trabajar para recuperar la confianza y afianzar los vínculos que se vieron afectados. El camino a transitar puede ser doloroso pero puede tener buenos resultados si ambas partes dan su mejor versión y generan nuevos acuerdos.

"Si se realiza un buen trabajo terapeútico esta situación puede servir para crecer juntos, darse cuenta para que quieren seguir unidos. Hay un antes y un después luego de una situación tan traumática" agregó Strugo.

Ambos miembros de la pareja deben estar dispuestos a reparar la herida y no quede solo en palabras sino en acciones concretas de cambios, incluso mejores que antes de que se descubra la infidelidad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?