El futuro se bifurca y las empresas tienen la oportunidad de causar un impacto real

El futuro se bifurca y las empresas tienen la oportunidad de causar un impacto real

El autor explica dos escenarios diferentes y propone acciones con las que las empresas pueden tener un impacto real para

Francisco Ingouville

Según Peter Drucker la principal función del ejecutivo es predecir el futuro. Es obvio que cualquier estrategia funciona inmersa en el tiempo. Para ello es bueno basarse en evidencias y usar la duda sistemática para evitar lo más posible los sesgos personales o emocionales.

El último informe de calentamiento global de la ONU entró en la empresa como un elefante en una cristalería. Aunque algunos ni lo vieron. Es terrorífico, como lo dijeron todos los medios del mundo esta semana. Mucho más rápido de lo que se creía y a velocidad exponencial, estamos viviendo incendios, sequías, epidemias, inundaciones y tormentas cada vez mayores que provocarán migraciones de cientos de millones de personas con hambre, enfermedades y armas.

Colapsarán mercados financieros, gobernabilidad, sistemas de producción y distribución. La propiedad privada será sólo del que pueda defenderla. Esta situación pone a los líderes de las más diversas organizaciones en una difícil situación.

Por un lado, no previeron el futuro. Poco en sus estrategias evitó o está preparado para este drama. Por el otro se enfrentan a una bifurcación del futuro.

En el escenario 1 se encuentran millones de hectáreas de bosques que se quemaron este año. Rusia, Amazonas, California, Turquía, Grecia, Italia y España, entre otros, dejaron de captar carbono y emitieron millones de toneladas a la atmósfera. Esto implica un año siguiente aún peor.

El aceleramiento del cambio climático del que habla la ONU se empieza a concretar en sequías/hambrunas, inundaciones, incendios, tormentas. El ejecutivo que cumple su función de prever el futuro conjetura, como consecuencia, una alta probabilidad de migraciones de cientos de millones de personas en busca de agua, comida y refugio, llevando consigo hambre, enfermedades, desesperación y armas. A la vez surgen migrantes que huyen de inundaciones y tormentas.

Los mercados colapsan, hay hiperinflaciones, falta de gobernabilidad, saqueos, fin de la propiedad privada para quien no la pueda defender, conflictos bélicos, descuido de la lucha contra el calentamiento global, riesgo de pandemias. Surgimiento de grupos armados con atomización del territorio. Quiebre de los sistemas de producción y distribución.

“La mejor manera de predecir el futuro es crearlo” 

La cita también es de Peter Drucker. En el escenario 2, nos decidimos a aceptar y digerir el tremendo informe de las Naciones Unidas. Asumimos que la realidad puede ser increíble, loca y cruel como ya nos dio una pequeña muestra la pandemia. Decidimos alinear y consensuar estrategias en las que nos subordinamos como soldados en esta guerra contra el peor enemigo de la Historia. Pero como dijo Manu Ginobili: “El público grita ‘pongan huevo’ pero con eso no alcanza, hay que saber jugar”.

¿Hay manera de ganar? ¿No dicen que en toda crisis trae una oportunidad? Estoy convencido de que sí. La inteligencia supera al esfuerzo. Estas son mis sugerencias: 

  1. Vencer la negación. Negamos lo que no queremos enfrentar porque no sabemos cómo.
  2. Solucionar la sensación de impotencia trabajando en equipo y dándonos apoyo mutuo. Ideas positivas no quejas.
  3. Cambiar todos los hábitos que implican gasto de energía y emisión de gases. No hay nada sagrado. Ni el agua caliente, ni la camisa planchada, ni el auto, ni la calefacción, ni el asado, ni el avión, ni la luz prendida de noche. Comparado con el escenario 1 esto es una vida de lujo y felicidad pura.
  4. Aliarnos con competidores, clientes, proveedores, autoridades y comunidad: las reglas de juego han cambiado.
  5. Las herramientas necesarias serán el asesoramiento técnico sobre química, gases de efecto invernadero, energías alternativas.
  6. El asesoramiento y capacitación en habilidades blandas: negociación ganador-ganador, construcción de consenso entre diversos sectores, liderazgo, creatividad e innovación, change management, metodologías ágiles, equidad,
    ética y solidaridad.
  7. Ser conscientes de que a la gente le cuesta hacer algo diferente a lo que estaba haciendo. Para hacer algo nuevo hay que dejar de hacer algo viejo.
  8. Si no modificamos la cultura de la empresa no podemos cambiar la estrategia. Drucker dijo “La cultura se come a la estrategia al desayuno

Con el escenario de crear el futuro podemos reducir las emisiones a la mitad en esta década y estar súper orgullosos de haber hecho algo heroico. Ford dijo: “el que cree que puede y el que cree que no puede, ambos tienen razón“. El que cree que puede fabrica el futuro.

 

Francisco Ingouville tiene un Máster en Administración Pública en Harvard University y es socio en Ingouville & Nelson 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?