La paradoja del café: ¿por qué seguimos cansados?

La paradoja del café: ¿por qué seguimos cansados?

Aunque la cafeína a corto plazo puede ayudarte a estar más despierto y atento, a largo plazo puede generar los efectos contrarios.

Candelaria Reinoso

¿Sos de las personas que no pueden saltearse el café de la mañana? El café y el té se encuentran entre las bebidas más populares en todo el mundo y contienen cantidades sustanciales de cafeína, por lo que la cafeína es el agente psicoactivo más consumido. "Esta funciona como un estimulante al bloquear el receptor de adenosina, un nucleósido que se genera durante el día y estimula el sueño" explica la licenciada en nutrición Victoria Hofbauer del Centro de Investigaciones Metabólicas (CINME). Es decir, que cuando nos sentimos cansados, tomamos esta infusión para sentirnos con menos sueño.

Sin embargo, tomar mucho café puede generar el efecto contrario. "La cafeína y la adenosina se parecen lo suficiente a nivel molecular como para que la cafeína pueda ocupar el lugar de la adenosina, impidiendo su acción e impidiendo que el cuerpo desarrolle su capacidad natural para descansar cuando lo necesita", remarca la nutricionista.

La paradoja de la cafeína es que, a corto plazo, ayuda a la atención y al estado de alerta, pero los especialistas afirman que el efecto acumulativo puede perjudicar el sueño, ya que la adenosina sigue acumulándose en el cuerpo, y cuando la cafeína desaparece, se obtiene un nivel muy alto de presión del sueño.

Incluso cuanto menos duermas, más puede aumentar tu presión arterial. Las personas que duermen seis horas o menos pueden tener aumentos más pronunciados de la presión arterial. Si ya tienes presión arterial alta, no dormir bien puede empeorar la situación.

"Para agravar el problema, cuanto más bebemos cafeína, más aumenta la tolerancia de nuestro cuerpo a ella. Nuestro hígado se adapta generando proteínas que descomponen la cafeína más rápidamente, y los receptores de adenosina de nuestro cerebro se multiplican, de modo que pueden seguir siendo sensibles a los niveles de adenosina para regular nuestro ciclo de sueño. De hecho, se sabe que la cafeína no puede compensar la disminución en el rendimiento después de la privación del sueño a largo plazo", explica la licenciada.

La única forma de aliviar y restablecer un nivel normal de sueño es, justamente, dormir. La especialista destaca que ningún agente psicoactivo es más eficiente que un buen descanso, una buena alimentación y actividad física regular para conseguir un buen rendimiento tanto físico como cognitivo. El consumo recomendando de 300 a 400 mg (3 tazas de café) al día de cafeína en adultos sanos, ya que no parece tener un detrimento en la salud.

En caso de estar consumiendo café en exceso y sentir cansancio, la solución puede ser consumir menos cantidad, no beberlo todos los días, o incluso dejar de consumirlo de golpe durante unos días para que tu cuerpo pueda eliminar la cafeína de tu organismo, y luego vuelve a incorporarlo gradualmente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?