Redes sociales y los peligros que acechan detrás de la pantalla

Redes sociales y los peligros que acechan detrás de la pantalla

Uno de cada tres usuarios de internet en el mundo es un niño y estima que alrededor de 750.000 individuos están esperando conectarse con los niños con propósitos sexuales a través de esas plataformas.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

Las redes sociales vinieron para quedarse y ocupar un espacio importante en la vida de niños, adolescentes y adultos. Las dinámicas grupales, institucionales y familiares se ven atravesadas por el uso de la tecnología y las nuevas plataformas de videos. Se generan nuevas dimensiones de análisis donde lo que no se muestra no existe, sin embargo el peligro acecha y puede estar del otro lado de la pantalla.

La vida y experiencias de millones de niños y adolescentes transcurren en gran parte en el mundo digital a través del uso de las redes sociales, absorbiendo información, haciendo amistades y conectándose a plataformas que no fueron diseñadas pensando en la seguridad de ellos.

Según datos de la organización End Violence Against Children, uno de cada tres usuarios de internet en el mundo es un niño y estima que alrededor de 750.000 individuos están esperando conectarse con los niños con propósitos sexuales a través de esas plataformas.

Si bien algunas redes sociales, como Instagram y TikTok indican que la edad mínima para su uso es 13 años, es importante tener presente que los adultos a cargo deben realizar un control o seguimiento minucioso de la actividad virtual de los preadolescentes y adolescentes.

Los niños y adolescentes son los más expuestos a los peligros de internet

En ocasiones, los jóvenes no dimensionan el riesgo de algunas prácticas que dejan expuesta su intimidad y pueden poner en peligro su integridad física y psicológica. Por otro lado, muchos padres y madres, comparten su felicidad en Instagram y Facebook desconociendo los peligros de esa exposición ya que del otro lado los pedófilos pueden acceder a ese material y difundir el contenido en foros criminales.

La pedocriminalidad roba esas fotografías de niños y adolescentes, por lo general inofensivas, para luego compartirlas en portales donde son colocadas en un contexto sexual. Esos delitos son cometidos habitualmente y en muchos casos, las familias no toman conocimiento de los mismos. Por esa razón, los expertos recomiendan configurar las cuentas para que el contenido no sea público.

"Cuando hablamos de menores de edad, se aconseja no sobreexponerlos a las redes sociales, ya que como adultos tenemos que preservar su privacidad y seguridad. En el caso de los adolescentes, se recomienda darles la  posibilidad de decidir sobre lo que se va a compartir de ellos, ya que a veces se suele compartir contenidos a las redes sin tener la opinión de ellos si están de acuerdo o no", explicó la psicóloga infantil, María Laura Lezaeta.

Peligro latente

Las redes sociales son una puerta que se abre al infinito, millones de personas se conectan y comunican a través de las distintas plataformas cotidianamente, por ello, es importante tener presente que cuando subimos información o imágenes a la web no es posible tener el control de ellas.

Entre las precauciones a tener en cuenta está la difusión de lugares o contextos que pueden desencadenar situaciones de abuso, secuestros, amenazas o pedofilia. La psicóloga infantil consultada recomendó evitar las siguientes publicaciones:

  •  Fotos en los que tengan nada o poca ropa. No se recomienda compartir fotos en las se vean o aparezcan desnudos o con poca ropa, incluyendo a los recién nacidos para respetar la privacidad del menor.
  •  Imágenes que están con el uniforme del colegio
  • Imágenes que indiquen el lugar donde pasan mucho tiempo (club, parques, plazas) o donde viven. Dar la localización del niño o niña (casa, uniformes, actividades donde pasan la mayor parte de su tiempo) puede ser peligroso.
  • Datos privados del niño o niña

En el caso de que el adulto decida subir imágenes de sus hijos, es importante que sea muy cauteloso en cuanto al contenido que comparte. "El adulto debe tener presente y considerar el efecto que puede tener ese contenido compartido a nivel personal y social del niño o de la niña ahora y en el futuro. Es sumamente importante, preservar su privacidad y seguridad", agregó Lezaeta.

¿Qué motiva a los padres/madres a mostrar a sus hijos en redes?

Hoy sabemos que la tecnología esta presente y convive con nosotros en nuestro día a día. En algunos casos, hay familias que  suben fotos de sus hijos en redes como una manera de compartir con sus seguidores el crecimiento de ellos y los cambios que transitan a medida que van creciendo.

"Otro de los motivos por los cuales algunas personas deciden subir imágenes de sus hijos es compartir con la comunidad de sus seguidores sus propias experiencias en cuanto a la crianza como un modo de brindar información y herramientas a otras familias que estén pasando por una situación familiar", destacó Lezaeta.

En algunos casos, las personas sienten una necesidad de compartir su intimidad como un modo de buscar “la aceptación” de los demás y se refleja en la cantidad de likes de sus seguidores. En la vida cotidiana, esa validación está presente pero en las redes sociales se ve exacerbado por la propia naturaleza de las mismas que es la búsqueda incansable de likes. 

"Puede llegar a ser una necesidad de aceptación y afectar la confianza o autoestima de esas personas. Es por ello, que algunas redes sociales, empezaron a implementar la posibilidad de ocultar los likes como una manera de “frenar” esta búsqueda desmedida de ocuparse únicamente de buscar la aprobación constante del otro", explicó la psicóloga.

Algunas personas sienten la necesidad de compartir su intimidad como un modo de buscar “la aceptación” de los demás

Recomendaciones para los adultos

Entre las recomendaciones a tener en cuenta se encuentran las siguientes:

  • Es fundamental un acompañamiento y seguimiento de la actividad y uso de internet. Para ello, los adultos (madres, padres, docentes) deben manejar las nuevas tecnologías para prevenir los peligros a los que se enfrentan.
  • La educación sexual es primordial. Las familias e instituciones educativas tienen un rol en la prevención del abuso sexual en internet, sus consecuencias y cómo pueden protegerse.
  • Coloque sus computadoras donde todos puedan ver la pantalla siempre.
  • Establezca horarios seguros en los que los niños puedan ser supervisados. Se recomienda evitar la conexión después de las 22 horas.
  • Revise la configuración de seguridad y GPS de sus redes sociales. Los niños deben conocer los riesgos de brindar datos de geolocalización con fotos, imágenes o videos.
  • Los adultos deben advertir a los menores de edad que no deben aceptar solicitudes de amistad de desconocidos. Los amigos en línea no son lo mismo que los amigos que han conocido cara a cara y que nunca deben ir a un encuentro a solas con ellos, pues no por ser virtual es menos peligroso.
  • Mantener siempre el diálogo con los niños, niñas y adolescentes.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?