Cristian Alvarez, un artista para reflexionar

Cristian Alvarez, un artista para reflexionar

Una idea lleva a la otra. Es lo que le ocurre al autor a quien el episodio de Chano le dispara la memoria de Pity. "Siempre nos pasábamos las noticias y con los años fuimos pasando de la risa a la preocupación y la pena", dice en un relato para conocer mejor al líder de Intoxicados.

Diego Villanueva

La triste noticia de Chano me hizo viajar al 12 de Julio de 2018, en el barrio Cardenal Samoré de Villa Lugano, donde Cristian Alvarez más conocido como el Pity, cayó preso por asesinar a otro Cristian de apellido Díaz "Lo maté porque era él o yo. En mi barrio es así".

Un disparo sobre la cara y tres disparos más por las dudas. Catorce años atrás, cuando andaba con su banda Intoxicados, componía una canción apocalíptica llamada "Te la vamos a dar", que también ocurría en Lugano y parte de su letra decía:
No me gusta que cualquier tarado ande dando vuelta
haciendo bardo en nuestro barrio
yo te digo hermano no te hagas el mexicano
que esto es Argentina, que esto es Lugano
Te la vamos a dar
el día menos pensado
Te la vamos a dar

¿Qué pasó? ¿Lo tenía ya dando vueltas en su cabeza intoxicada y mágica? ¿Fue el azar? ¿Ya estaba en esa rosca desde hace mucho? Hasta el momento del homicidio, todos los argentinos que lo seguíamos y lo queríamos, continuamos siguiéndolo y queriéndolo, temíamos por su vida. Sabíamos que iba a terminar muerto, pero nunca pensamos que podía matar a nadie. Era el casillero que le faltaba en una larga de lista de bardos que se iban agravando.

Con algunos amigos que tenemos un fanatismo por su música y su costado Pomelo, siempre nos pasábamos las noticias y con los años fuimos pasando de la risa a la preocupación y la pena. Por solo nombrar algunos, se comía la comida de su perro y de la basura, se comió comida en vivo en mal estado en una de las notas más tristemente célebres con Daniel Tognetti. En Entre Ríos se robó un remís y se fue a nadar a los lagos, amenazó con un arma a una fan, le robó al canal América una cámara de televisión, le disparó al representante según él mismo por accidente, se tiró voluntariamente por una escalera, prendió una llamarada en un recital y hasta peló un arma en un programa de radio. Crónicas de un final anunciado.

Pity y su hija Blondie

Ahora vamos a la música que es de lo quiero hablarte. Pity tenía un demonio adentro pero una parte de su ser era muy sensible y honesto. De ahí nacieron varias canciones con letras muy reales que te llegan y te identifican y que hablan de la amistad, del sol, de los amores rotos, de la tristeza y de la simpleza de la vida. Y con esas canciones me quiero quedar en esta nota.

Del 2001 al 2005 al mando de Intoxicados se podría decir que fue su época de oro, con una trilogía de discos que vale la pena escuchar: ¡¡Buen día!! del 2001, No es solo rock and roll del 2003 y Otro día en el Planeta Tierra del 2005. Hubo un génesis de esta época en algunas canciones brillantes de Viejas Locas, como ¨Homero¨, una crónica triste acerca del Homero argentino que labura y no llega a fin de mes, "Todo sigue igual" perfecta para cantar agradeciendo la vida que uno tiene y "Aunque a nadie ya le importe", melancólica y sin duda el tema que algún buen musicalizador elegirá el día que se vaya a otro planeta.

Imitando a la Chiqui en el Reggae para Mirta

¡¡Buen día!! es medio disperso pero tiene cuatro joyas. Arranca con un tema bien Stone autorreferencial y sincero que te parte el alma y arranca diciendo Cuando veo que nada está bien, y siento que me empiezo a perder, me alejo, no digo que no quiera cambiar, pero se hace difícil dejar el veneno.

El cuarto tema es fundamental en el sonido que identificaría a sus mejores temas, tanto en la música como en su letra. Se fue al cielo es perfecta y en su letra sabés lo que le gustaba y lo que le pasaba, sus cosas buenas, el amor a los perros, y sus demonios también. Y encima tiene humor (si algo tenía el Pity también en esa época era un gran humor). La frase El doctor dice que mucho rock and roll me puede hacer mal, yo le digo gracias doctor, nos vemos la semana pasada, es genial.

Si un padre le debe hacer una bajada de los valores que le quiere dar a su hijo acerca de la vida, Religión es un buen ejemplo:
Cuál es la diferencia entre un remisero,
Un obrero, un profesor de facultad
Un cantante de rock, el que vende estampitas
Vivir en el campo o vivir en la ciudad
Si da lo mismo ser linyera que millonario
Robar toda la vida o salir a laburar
Ser lindo, ser feo,
Ser bueno, ser malo
Lo importante es si supiste disfrutar.

No es menor el relato de gol que se come el Pity al final del tema, con publicidad incluida. La balada que cierra el disco de casi diez minutos se llama "El Rey" y es tan triste que se te puede caer una lágrima con la vida de este rey sin corona. No es solo rock and roll es una obra de arte y una declaración musical de su ampliación de sonidos. Arranca con un breve relato a lo Ray Bradbury presentando a la banda y luego suena "Está saliendo el sol" otra canción que Dios podría escuchar y darle Like. Tiene buena letra, armónica, buen solo de guitarra y la voz en su mejor momento. Del mismo estilo calamaresco, se destacan "De la Guitarra" y "No tengo ganas". Muchos mensajes positivos mientras su vida iba cayéndose a pedazos. Un ying y yang que convive a la perfección: lo que le gustaría haber sido y lo que realmente era. Una oda a la amistad se transforma en un reggae hermoso llamado "Reggae para los amigos". Por último, como fan de Pink Floyd tengo que nombrarte "Felicidad, Depresión" donde durante siete minutos se anima a crear su versión de Dark Side of the Moon.

Otro día… arranca también con un relato delirante acerca de unas hormigas y luego con un reggazo llamado "Niña de Tilcara". Luego viene "Nunca quise", quizás su mejor tema de amor y odio, con una catarata de frases inolvidables que demuestran lo buen compositor que es. Luego se da el lujo de invitar a su principal mentor Andrés Calamaro en el genial "Fuego" basado en hechos reales. Y vuelve a demostrar su gracia imitando a la Chiqui en el Reggae para Mirta. Hasta el momento de su arresto hay dos canciones más que me gustaría recomendarte: "Casi sin pensar", en la senda de la honestidad y la reflexión (la vida me la regalaron, la muerte en cuotas voy pagando) y "Perdóname mi amor" de su frustrada vuelta a Viejas Locas, una confesión sincera que te hace empatizar con su enfermedad (Ayúdame a salir, yo pondré voluntad, canta casi llorando de angustia). 

Volviendo al inicio de esta nota, Cristian sigue en la cárcel, desintoxicándose de a poco, dando clases de coro, escribiendo quizás
lo que pueden ser sus futuras mejores canciones, reemplazando el paco por la comida (echó 20 kilitos), tocando la guitarra para los demás y recibiendo siempre la visita de su pobre madre, su novia, su ex, su hija Blondie, el abogado que lo entregó y el padre César, un cura rockero que espero que lo haya hecho arrepentirse del daño que hizo. Casi lo mata un covid pero si no lo mató el Paco, el coronavirus debería ser un sugus para él.

Muchos rockeros lo apoyan, entre ellos Charly y Andrés. Say no more ayudando económicamente a la madre de su hija y el Salmón teniéndolo siempre en el recuerdo, como en esta carta que escribió cuando tuvo su primer cumpleaños en la cárcel.
Antes de la carta podés recordarlo y desear que se sane y se mejore, dándole Play a esta lista de Spotify donde están en orden todas las canciones que te nombré.

Querido hermano, Cuando llegue al país te daré un abrazo muy fraternal, siempre con vos. Estamos de gira en España, inspirados. Siempre sos mi inspiración. Tengo muchas ganas de verte, siempre pienso en vos.
Estoy volviendo a tocar todas las canciones y a experimentar, como te gusta a vos. Sensibilidad y música.
Termino acá, vuelvo y te voy a ver, te mando abrazo, sabés que me tenés. Tenemos a nuestros amigos en común. Te quiero mucho. Somos músicos todos los días. Somos Pity todos los días. Hablemos, inventemos o intentemos cosas. Te abrazo mucho, te quiero. El que resiste, gana, dijo el español Premio Nobel, Camilo José Cela. Aguantá, querido. Sé que vas a salir mejor de esto, somos jóvenes todavía, aprendemos todos los días. Yo sigo entendiendo cosas que parece que estaban claras cuando me las dijeron hace mil años.
Esto va a pasar, vas a salir más enfocado en la música. En la vida. El rock te necesita, y vos necesitás seguir tocando. El viernes tocaré en Madrid y te dedicaré el concierto, lo digo mientras escucho tus canciones y toco mis instrumentos.
Te quiero mucho. Andrés

*Diego Villanueva es autor de "Casi 30 artistas para antes de dormir"

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?