Agresividad en los animales: ¿puede controlarse?

Agresividad en los animales: ¿puede controlarse?

Las conductas agresivas en las mascotas pueden volverse potencialmente peligrosas si no son corregidas a tiempo. ¿Qué pueden hacer los dueños?

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

Tener una mascota implica una gran responsabilidad y cuidados básicos que ayuden a su correcto desarrollo tanto en el aspecto físico como en lo referido al comportamiento. Las formas de crianza de una mascota pueden determinar los comportamientos que manifestará a lo largo de su vida. En el caso de las reacciones agresivas pueden corregirse si se realizan los procedimientos adecuados.

Hay algunas razas que pueden presentar más signos de agresión en relación a otras pero esto no implica que cualquier raza y las cruzas que se llevan a cabo estén exentas de expresar conductas agresivas. Según algunos estudios científicos realizados a nivel mundial, hay razas de pequeño tamaño como los salchichas que suelen expresar agresión hacia personas mientras que razas como el pitbull podrían expresar agresión hacia otros perros. 

El pitbull puede ser muy agresivo con otros perros

Un animal puede ser agresivo por predisposición genética en un porcentaje generalmente bajo. "La mayor predisposición está dada por lo ambiental, quiere decir las experiencias vividas, los aprendizajes adquiridos, la crianza y educación recibida y muy importante el grado de socialización adquirido en la etapa adecuada en el desarrollo. El propietario tiene un importante rol en este sentido", explicó la especialista en comportamiento animal, Gabriela Quesada.

"En general se pueden corregir exitosamente las expresiones de agresión con un tratamiento adecuado pero nunca con castigo físico ni violencia que pueda generar ansiedad en el animal", dijo Quesada.

Los veterinarios que se especializan en etología o comportamiento animal son los profesionales adecuados para el abordaje de estas problemáticas. Es primordial estar atento a este tipo de conductas ya que depende la raza y tamaño del animal pueden poner en riesgo la vida de las personas que conviven en el hogar. En todos esos casos, es necesario realizar una consulta temprana ya que pueden mejorar notablemente la conducta y calidad de vida de nuestras mascotas.  

El especialista en conducta animal deberá descartar que existan patologías orgánicas que sean causales o potencien conductas agresivas. "Una vez descartado este punto, el especialista evalúa si es conveniente realizar un tratamiento integral donde se combinan técnicas de modificación conductual y fármacos" dijo Quesada.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?