Las sustancias con las que convivimos y pueden causar alergia sin que sepamos

Las sustancias con las que convivimos y pueden causar alergia sin que sepamos

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud se estima que en el 2050 el 50% de la población mundial padecerá algún tipo de alergia.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

Desde hace unos años las alergias tomaron protagonismo y son cada vez más frecuentes, se considera que el 20% de la población mundial sufre algún tipo de alergia y se estima que en el 2050 el 50% de la población mundial padecerá algún tipo de alergia. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), constituyen una de las seis enfermedades más habituales en el mundo.

Estas alteraciones inmunológicas crónicas son más frecuentes en el mundo actual y pueden iniciarse en los primeros meses de vida o aparecer de forma inesperada durante la edad adulta. El incremento de casos de esta patología a nivel mundial se ve reflejado especialmente en los niños, cuyos casos aumentaron en las últimas dos décadas y según especialistas se está transformando en una epidemia silenciosa.

La alergia es una reacción exagerada del cuerpo cuando entra en contacto con una sustancia extraña para el mismo, puede tratarse de un alimento, una sustancia que entra inhalada por las vías respiratorias, un medicamento, picaduras de insectos o materiales de uso frecuente como el látex o el yodo sumado a los factores ambientales, la contaminación, la genética y los hábitos de vida.

Los alérgenos pueden provocar una serie de síntomas que varían en función de la enfermedad. Pero hay otros factores, como los elementos de limpieza.

La presencia de partículas de polen en el aire puede ser un desencadenante de cuadros alérgicos.

En nuestros hogares convivimos permanentemente con sustancias que pueden desencadenar cuadros alérgicos leves tales como las secreciones nasales, el lagrimeo y los estornudos  o  severos, como sarpullidos, edema, dificultad para respirar, asma, inflamación, hipersensibilidad, incluso úlceras o anafilaxia que pueden llevar a la muerte de quien sufre esta patología.

Según el médico Pablo Scherbovsky, en Argentina las alergias alimentarias más comunes se dan por el consumo de pescados, mariscos y la proteína de la leche de vaca. En países como Estados Unidos, la alergia al maní es muy habitual debido a los hábitos alimentarios que poseen en ese país. Otros alimentos que pueden desencadenar cuadros alérgicos son las almendras y nueces, el huevo, la salsa de tomate, el chocolate, la soja y sus derivados.

En Argentina uno de cada 12 niños sufren algún tipo de alergia alimentaria. Esta enfermedad es cada vez más frecuente y según la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC), afecta entre un 6 y un 8 % de los niños a nivel mundial. En los casos de alergias digestivas provocadas por la ingesta de un elemento o sustancia los síntomas pueden ser vómitos, diarrea, dolor de estómago, erupciones cutáneas y anafilaxia que es una reacción grave generalmente de inicio rápido que puede ocasionar la muerte.

Una de las alergias alimentarias más frecuentes es hacia los frutos secos.

Los medicamentos también son un aspecto a tener en cuenta ya que es muy común la alergia a la penicilina y la dipirona cuyo uso está ampliamente extendido en niños y adolescentes ya que se utiliza para bajar los cuadros febriles. Por ello, es muy importante prestar atención a los síntomas que se presentan luego de su ingesta.

Dentro de los contrastes la alergia más común es al yodo y dentro de los alergenos que entran por vías respiratorias son el polen de las flores, el pasto, árboles como el álamo, la mora y el plátano. Scherbovsky explicó que en Mendoza es frecuente que el viento Zonda desencadene cuadros alérgicos debido al polvo, polen y otros alergenos que quedan suspendidos en el aire y destacó que a partir de la obligatoriedad del uso del barbijo con motivo de la pandemia los casos de reacciones alérgicas disminuyeron.

La presencia de ácaros y animales en el hogar también puede ser perjudicial para quienes sufren alergias ya que, en los pelajes de las mascotas como perros y gatos, se encuentran alergenos como la caspa que ingresan por las vías respiratorias de las personas y pueden provocar cuadros alérgicos. La exposición a determinados productos químicos en el hogar también puede ser perjudicial.

La caspa presente en el pelaje de las mascotas es sumamente nociva para los alérgicos.

En los casos de manifestaciones respiratorias la más frecuente es la rinitis alérgica que consta de estornudos sucesivos y secreción nasal acuosa, prurito en la garganta, enrojecimiento de los ojos y eczema en la piel.

Elementos que pueden provocar alergias en el hogar

La mejor manera de prevenir las alergias es evitar el contacto con el alérgeno, la siguiente lista de sustancias u objetos pueden provocar una mayor presencia de los mismos en los hogares.

  • Mascotas: por el pelaje de perros y gatos.
  • Alfombras
  • Ácaros
  • Alimentos: maní, nueces, almendras, huevo, pescados, mariscos, leche, soja.
  • Medicamentos: dipirona, penicilina.
  • Látex
  • Picaduras de insectos: arañas, mosquitos, abejas, avispas, tábanos.
  • Detergentes, productos de limpieza y corrosivos.
  • Chimeneas o estufas a leña.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?