Una de las estafas más grandes del país, a punto de caer

Una de las estafas más grandes del país, a punto de caer

La Justicia confirmará la próxima semana que es una estafa la organización piramidal "Ganancias deportivas", que ofrece dividendos de hasta el 20% mensual. En Mendoza más de 40.000 personas invirtieron sus ahorros y existe temor por el impacto social que causaría el posible derrumbe de la empresa.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

Medio San Rafael, pero muchísima gente del resto de la provincia y el país también se debaten por estos días entre si resultarán tan afortunados como para ser considerados unos genios de las finanzas y haber logrado sortear la crisis económica con ganancias exorbitantes. O lo que es peor, si quedaron enredados en una de las mayores estafas que recuerde la Argentina y, en miles de casos, terminar perdiéndolo todo.

Esta próxima semana podría comenzar a definirse esa cuestión tan delicada. Y con una noticia que podría tener el efecto de un terremoto con impacto provincial y hasta internacional: el ministerio público de Mendoza anunciará que avanzará con la investigación por el caso de las “Ganancias Deportivas”, una red de inversiones que promete réditos millonarios a través de apuestas y que tiene atrapadas, al menos, a unas de 40.000 personas en la provincia.

La Fiscalía de Delitos Económicos inició una investigación de oficio en febrero de este año y había solicitado asimismo a la justicia federal de Mendoza que investigue la supuesta comisión de delitos vinculados a esta red, para determinar si esta empresa de origen español pero que tiene registrada su sede en Costa Rica, estaba operando a través del sistema legal de apuestas deportivas en España o si, en realidad, de lo que se trata era de otra maniobra orquestada a través del conocido esquema de Ponzi.

Esta operación ilegal, bautizada así por Carlo Ponzi, un famoso delincuente de origen italiano que estafó a muchísimas personas en Estados Unidos a principios del siglo XX, consiste en un fraude mediante el que los estafadores consiguen o pagan los intereses de una inversión a través del mismo dinero invertido por nuevos aportantes.

Para los fiscales locales ya no hay duda: a todas luces se trata de una estafa y así lo anunciarán en los próximos días con una causa paralela que se tramitará en el fuero federal.  Lo que resta determinar es que comisión de delitos se denunciará y aquí se barajan fraude, lavado de activos de origen delictivo o evasión impositiva.

Ganancias Deportivas comenzó en España y se trata de un sistema en el que se invierte plata que se convierten en criptomonedas, a una supuesta empresa que utiliza esa misma plata para hacer apuestas deportivas y promete una ganancia del 20% mensual y hasta 240% anual. El ingreso mínimo es de 1.000 euros ($114.000 sin tomar cuenta impuestos), aunque los dividendos se comienzan a pagar recién a los seis meses de haber entrado.

Según relataron diarios españoles, actualmente la plataforma ofrece en su web “packs” de inversión de medio año de permanencia obligatorio que da acceso a lo que llaman “centro de negocios”. Para ingresar se deben pagar 100 euros de membresía en bitcoins y , una vez adentro, se adquiere uno de los bonos que van de 60 a 10.000 euros, que es el dinero con el que supuestamente juegan y se calcula ese 20% mensual de beneficio. La empresa, se queda un 7% más. A los beneficios se pueden sumar distintos porcentajes si además se hace ingresar a más gente.

David Villegas.

El referente y promotor de la empresa en San Rafael es David Villegas, quien asegura que muchos de los que entraron en el negocio ya cobraron los intereses prometidos y que, cuando la investigación judicial comenzó en el mes de febrero, se debió “a la masividad y al éxito de la operatoria” y que lo que está ejecutando no es una pirámide. “Lo que vamos a demostrar es lo que me pidió el fiscal, que la empresa demuestre que si mañana no entra más gente, los que ya están adentro puedan seguir cobrando sus inversiones. No es una pirámide”, aseguró en su momento.

Hace poco más de diez días, la Justicia ya había emitido una alerta por la existencia de una posible estafa piramidal. La medida fue solicitada por la Unidad Fiscal de San Rafael a instancias de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) y en el documento que lleva la firma de el fiscal de Instrucción de San Rafael, Javier Giaroli, se advirtió que “los negocios en que se invertirían esos aportes son de muy difícil comprobación. Además, se auspicia al inversor a que ingrese por su intermedio a nuevos inversores, formando redes de mercadeo, obteniendo quien ingrese a más personas en el sistema utilidades de diverso tipo, llegando al punto en que algunas personas se han abocado a realizar enormes redes de mercadeo ingresando a los sistemas miles de personas, ante la promesa de obtener ganancias aún más fabulosas que las que obtendría con los intereses del dinero ya aportado, que ya de por sí son también enormes”.

Asimismo la PROCELAC alertó sobre parte de las pruebas que surgen de la investigación que tiene como epicentro al sitio que opera en San Rafael. "La prueba indiciaria que surge del análisis conforme la sana crítica racional de los propios esquemas de negocios que plantean los organizadores de estas plataformas, indica que los negocios base (también denominados "negocios milagro") probablemente no existen, siendo un ardid para que personas indeterminadas ingresen dinero en el sistema, sustentándose bajo un esquema piramidal o Ponzi delictivo, donde sólo el crecimiento exponencial de nuevos aportantes sostiene las retribuciones que se pagan a los primeros", sostuvo.

“De acuerdo a lo anterior, se sospecha que las utilidades no provendrían de factores externos al esquema, sino que se sostendría internamente y los únicos beneficiados serían los primeros suscriptores, que recuperarían lo invertido y otras utilidades con el ingreso de nuevos suscriptores, atraídos por el resultado de los primeros. De funcionar el esquema de la forma señalada en el párrafo anterior, forzosamente ha de colapsar en algún momento, ya sea porque no ingresen nuevos aportantes de dinero, o los que ingresen sean insuficientes para distribuir utilidades a los anteriores", terminó alertando el documento.



Un grupo de representantes del Ministerio Público que conduce Alejandro Gullé estuvieron en San Rafael entre jueves y viernes para ajustar detalles de la presentación y además para preparar el terreno de una noticia que podría causar un impacto fenomenal en ese distrito del Sur, tanto a nivel social como político. Entre lunes y martes muy probablemente los fiscales tomarían contacto con el intendente departamental, Emir Félix, para ponerlo al tanto de la investigación y de sus posibles consecuencias.

Gullé dudaba hasta el viernes si actuar o no. Y barajaba dos alternativas: una era esperar a que la estafa cayera por su propio peso y allí actuar, o anticiparse, convencido de la existencia de un delito, y evitar así que más gente fuera cayendo en la trampa. Pero esta última decisión trae aparejado un peligro y es que, si efectivamente se trata de un esquema de Ponzi, muchos inversores dejarán de cobrar sus dividendos básicamente porque no habrá nuevos aportantes.

Y en este caso, a los funcionarios judiciales y políticos sanrafaelinos les corre un frío por la espalada por la reacción que podrían llegar a tener miles y miles de damnificados que llegaron hasta a vender su casa y su auto para entrar en el juego. Historias de este tipo se replican de a miles en San Rafael. Gente que vendió lo poco que tenía para poner su plata en “Ganancias...” y hasta políticos y funcionarios judiciales que invirtieron mucho dinero. Los resultados en muchos casos estuvieron a la vista con plomeros que después de haber hecho su jugada terminaron comprando una camioneta todo terreno o empleados que lograron ponerse su propio negocio. Todo el mundo vio como las amplias avenidas sanrafaelinas, se poblaron en los últimos meses de Ford Raptor.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?