Clases presenciales: así se deben ventilar las aulas según el protocolo de la DGE

Clases presenciales: así se deben ventilar las aulas según el protocolo de la DGE

Con la llegada del frío, la ventilación en las aulas para sostener la presencialidad se ha transformado en un tema controversial. Desde la Dirección General de Escuelas especificaron cómo se debe llevar a cabo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Con el fin de promover una presencialidad cuidada en los establecimientos educativos de la provincia, la Dirección General de Escuelas (DGE) dio a conocer el protocolo de manejo de casos sospechosos y confirmados de covid en las escuelas, donde un apartado hace mención especial a las técnicas de ventilación que deben realizarse en las aulas para disminuir la posibilidad de contagios.

El texto que sirve como guía para los protagonistas del sistema educativo comienza mencionando que "distintos estudios científicos que demuestran que los/as niños/as, en especial los/as menores de 13 años, no son 'supercontagiadores' y que el ámbito escolar, con los adecuados cuidados preventivos, no es un ámbito de propagación masiva del virus".

A lo largo de 25 hojas, el manual difundido por el organismo que conduce José Thomas repasa distintos principios básicos de prevención, higiene y promoción de la salud en las escuelas con el foco puesto en el coronavirus. Las pautas detalladas son tanto para alumnos, docentes y directivos, pero principalmente para que los responsables de la clase presencial.

Uno de los temas más comentados en relación a las clases presenciales en estos últimos días ha sido la ventilación necesaria en las aulas para disminuir la posibilidad de contagios. Con la llegada del frío se vuelve más complicado mantener los espacios abiertos y no exponerse a las bajas temperaturas, pero la DGE insiste con la necesidad de realizar la apertura de los salones.

Para ello detalló una serie de recomendaciones entre la que pone como opción principal a la ventilación natural y de manera cruzada y permanente. Esto significa abrir puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio.

También hace hincapié en que la ventilación sea permanente y no espaciada, como por ejemplo, abrir las puertas y ventanas algunos minutos cada hora. Para la época que estamos atravesando, donde el frio se está haciendo sentir, la DGE propone mantener abiertas las ventanas como mínimo de 5 centímetros de manera constante.

Por último y en el caso que la ventilación natural no fuera suficiente, se hace mención a la chance de utilizar ventilación forzada (mecánica), debiendo aumentarse el suministro de aire exterior y disminuir la fracción de aire recirculado al máximo, con el fin de obtener una adecuada renovación de aire.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?