Los cambios que el covid-19 impulsa en el consumo y el trabajo, 4 tendencias claves

Los cambios que el covid-19 impulsa en el consumo y el trabajo, 4 tendencias claves

Experiencias de compra útiles, conciencia social, valores personales y experiencias hogareñas son las cuatro tendencias que modifican la visión del consumidor respecto a las marcas, y generan cambios laborales en consecuencia.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Si bien la pandemia ha sido implacable, devastadora y destructiva, también hizo visibles cambios en los consumidores y en los trabajadores que ya están transformando el futuro.

“El principal catalizador de estos cambios fue nuestra experiencia en el hogar. Redefinió la forma en que trabajamos, compramos y vivimos, y transformó la manera de expresarnos y de consumir, ya sea contenido o productos", explicó Carla Cantisani, Directora de Servicios & Calidad de Adecco Argentina y Uruguay y agregó: "Así como las personas se adaptaron a estos cambios, también lo hicieron las empresas. Las marcas tuvieron que apelar a la creatividad y encontrar nuevas formas de conectarse con los consumidores”.

Desde Adecco Argentina comparten 4 tendencias claves que han surgido a partir de estos cambios:

1. Las personas esperarán experiencias de compra mucho más útiles y relevantes

La aceleración de la era digital, y de manera especial en el comercio electrónico, es una de las tendencias que más se han visto impulsadas por la pandemia. La necesidad generó nuevos usuarios y casos de uso nuevo, muchos de estos hábitos seguro perduran debido a las facilidades que brindaron en la acción de obtener productos y servicios.

El largo tiempo que pasan los trabajadores y los consumidores en el hogar demostró el valor que tiene ese espacio híbrido. Muchos han comenzado a llamarla venta minorista "figital", por el límite difuso que existe entre la venta al por menor física y digital.

Los beneficios de estas experiencias están alterando los comportamientos de los consumidores, y lo más importante, sus expectativas. A su vez, más empresas y marcas dejarán de definir el entorno digital de manera restringida como "otro canal" para vender productos o servicios, y comenzarán a considerarlo un facilitador de experiencias transformadoras que priorizan al usuario y generan lealtad.

2. Más conciencia social y mayor preocupación por las comunidades locales

Las medidas de distanciamiento social, la necesidad de quedarse en casa para resguardarse y las restricciones para viajar llevaron a que cada vez más se tome conciencia sobre las comunidades y su rol en la sociedad. 

Esta nueva tendencia fue reflejada en Google, en donde las búsquedas que contienen la frase "cerca de mi" alcanzaron números históricos en prácticamente todo el mundo. 

A su vez, hay una fuerte inclinación hacia la ayuda o apoyo al progreso local y las comunidades. Entre julio y agosto de 2020, las búsquedas de "apoyar a empresas locales" aumentaron a nivel mundial más de un 20.000% interanual.

Los consumidores cada vez están más conectados con su comunidad, esto llevará a que las marcas se vean obligadas a establecer una relación más significativa con estos consumidores, que se encuentran más presentes y buscan conectarse. Esto queda demostrado en las empresas que brindan experiencias de productos o marcas que permiten a los consumidores retribuir algo a la sociedad.

3. Los valores personales, claves a la hora de tomar decisiones sobre en qué gastar

Para muchos el pasar más tiempo en sus hogares significó dejar de vivir en piloto automático y replantearse muchas cosas sobre su vida personas y profesional. Muchos se vieron obligados a reflexionar a cerca los aspectos básicos de la felicidad, la familia y la salud.

Este enfoque también influirá en las decisiones de compra y en cómo nos relacionamos con las marcas. Hay una fuerte tendencia que lleva a pensar que las compras sin sentido no son prácticas ni nos satisfacen personalmente, ya que empezamos a tomar decisiones que refuerzan quiénes somos, quiénes queremos ser y quiénes podemos ser desde el punto de vista económico.

Los consumidores tienen cada vez un rol más activo. Al momento de describirse, las marcas incorporan a sus consumidores como "características" distintivas de sus productos y servicios.

4. Las experiencias hogareñas generarán una mayor empatía en las creatividades

Los productos, los servicios y las creatividades que experimentan los consumidores serán diferentes porque las personas que los crean cambiaron porque dejaron de "ir a trabajar" y comenzaron a "traer el trabajo a la vida cotidiana".

Durante el año de aislamiento, la idea de involucrar todo nuestro ser en el trabajo pasó de ser un ideal abstracto para convertirse en una realidad que ahora se siente y experimenta ampliamente. Gracias a las videoconferencias, vimos (y escuchamos) a todos, incluidos líderes y ejecutivos, en su hábitat natural: aparecen niños, la pareja estornuda y los perros ladran.

La consecuencia es que se ingresa a una nueva dimensión de empatía y respeto profesional y personal: los consumidores piensan, necesitan y sienten. Si se aprovechan las experiencias compartidas y la complejidad de los seres humanos, se descubren nuevas ideas eficaces, creatividades altamente resonantes y, por último, relaciones menos transaccionales con los consumidores.

“Si bien no podemos predecirlo completamente, tenemos el poder de moldear el futuro que deseamos. A medida que analizamos los productos para usuarios finales y las experiencias que nacieron de momentos históricos anteriores, no podemos evitar pensar que tenemos una oportunidad similar para definir el futuro. Un período de renacimiento está por llegar. Aprovechemos el impulso positivo”, finalizó Cantisani.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?