Verónica Cangemi tiene el don: "Con talento se nace, pero si no se trabaja no sirve"

Verónica Cangemi tiene el don: "Con talento se nace, pero si no se trabaja no sirve"

Verónica Cangemi es la protagonista del primer capítulo de la serie "Tiene el don", producido por la actriz y guionista Verónica Jorge, para MDZ. La soprano mendocina que triunfa en el mundo abrió las puertas de sus hogares. Sus amores, sus miedos y sus fracasos. La historia de una mujer luminosa.

Verónica Jorge

Una copa de vino en la mano, música y la dulzura de su voz. Terminó la entrevista y Verónica Cangemi cantó “Jarillero”, una canción doblemente especial. Porque la creó su tío abuelo Hilario Cuadros, uno de los que le “heredó” el don de la música, y porque pudo cantarla junto a Gustavo Grobocopatel, su pareja. Fue el cierre perfecto para una entrevista realizada en dos ámbitos íntimos: la casa de Verónica en Mendoza, su tierra, y el hogar que tiene en Uruguay. “El hogar siempre fue donde estaban mis hijos, que también son ciudadanos del mundo”, cuenta.

Verónica Cangemi es una de las artistas más importantes de la historia de Mendoza y tiene un don. Por eso es la elegida para abrir la serie “Tiene el Don”, que consta de siete capítulos con entrevistas a fondo a personalidades del arte, la ciencia, el espectáculo y política que son considerados elegidos. Pero no solo se trata de eso. “Con el talento se nace, pero si no se trabaja no sirve”, explica Cangemi.

Es una mujer luminosa. No solo porque desde muy joven supo dar luz a su personalidad de artista sino porque logró hacer de las sombras y momentos difíciles de su vida un aprendizaje que la empujó siempre para adelante. No es fácil claro, estamos hablando nada más y nada menos que de la cantante de ópera argentina más destacada en el mundo. Ella abrió las puerta de sus casas, de su vida y de su corazón. 

En la entrevista habla ella, pero también sus hijos, su pareja y narra la historia de su vida, de una manera sincera. 

¿Qué es tener un don?

Es un término bastante religioso el del don. Creo que es una particularidad especial. Siempre tenemos algo especial, un talento. En mi caso es ser cantante; cantante de ópera y música. Considero que tengo ese don

¿Con un don se nace o se hace?

Es una combinación. Se nace con un talento. Pero si no nos ocupamos de ese talento, tampoco nos podemos ir poniendo en valor

¿Cómo fue en tu caso?

Mi infancia fue hermosa porque nací en una familia de músicos. Mi madre cantante, mi tío abuelo era Hilario Cuadros. Tuve la fortuna de estar rodeada por la música. El hogar es donde están mis hijos, porque ellos también son ciudadanos del mundo. Desde chicos nos acostumbramos a que el hogar es donde estamos juntos.

Verónica construyó una carrera exitosa que la llevó a ser reconocida en todo el mundo. Pero no fue sencillo. “Yo tenía que hacer compras, hacer las cosas para la comida, preparar las cosas para la escuela y estudiar una ópera de 500 hojas con 8 horas de ensayo. No es un sacrificio, porque es algo que yo elegí. Cantar, viajar dejar los amigos y muchas cosas. Pero bueno. Este es el resultado”, relató.

Verónica Cangemi nació en Mendoza en una familia de músicos. Su madre la reconocida cantante Fenicia Cangemi le inculcó el amor por el arte. Pero a veces lo que para muchos es una gran ventaja también significa un camino muy difícil de seguir.

¿Hay una forma rigurosa de cuidarse?

Un cantante es como un deportista. Tiene que entrenar, hay una rutina, una disciplina y un método que permite evolucionar.

¿Estudiaste actuación?

No estudié, pero lo tenía bastante instintivo y lo aprendí al lado de los grandes artistas y con el tiempo me gustó tanto que me sentí más actriz que cantante porque entendí que era más importante decir que emitir un buen sonido

¿El talento genera envidia?

En el mundo de la época hay mucho ego, mucha envidia. Igual sin el ego no creceríamos, es el motor. Pero yo creo que hay espacio, nadie es igual que el otro. El problema es que el que tiene envidia no asume eso. Por eso yo no lo siento

¿Alguna vez dudaste de tu pasión?

Sí, por supuesto que uno tiene dudas cuando es más joven porque hay fracasos. Por suerte yo soy una “battallera” como dicen los italianos.

¿Has tenido fracasos?

Por supuesto, he tenido muchos fracasos. Porque me equivoqué, porque no tomé el camino justo. En la vida personal también. Por ejemplo el divorcio es un fracaso.

¿Te has sentido sola?

En realidad sí, que es uno de los grandes problemas y que no hay manera de solucionarlo porque demanda mucho. Cuando no he estado con mis hijos en los viajes me he sentido sola. Pero eso se compensa cuando se levanta el telón. Ahí digo..valió la pena

¿En qué no tenés talento?

Soy muy picuda. No tengo talento en guardar los secretos. No sé quedarme callada.

¿Tenés algún vicio?

Me encanta fumar, no lo hago porque no está bueno. La mayoría de los cantantes de ópera tenemos problemas con el cigarrillo por la ansiedad. Monserrat Caballé fumaba pipa

¿Sos llorona?

Sí, soy muy llorona porque me emociono.

¿Te pasó en el escenario?

Sí, me pasa. No de desbordarme. Hay que tener un equilibrio entre el cerebro y la emoción.

¿Tus hijos te recriminan algo?

Me recriminan cuando no estaba como yo lo hacía con mi mamá. Pero uno después lo entiende. A mi mamá la criticaba muchísimo.

¿Qué consejo le darías a las personas que no encuentran su don?

Creo que siempre hay tiempo, no hay que desesperarse y buscar. Mi objetivo es estar contenta, ser feliz.

¿Lo tenés todo?

Sí, lo tengo todo. Soy muy feliz porque pelee por mi pasión. A pesar de que acá es muy difícil. Ser artistas no pueden serlo todos, es un don que no tienen muchas personas.

¿Cómo te imaginás tu retiro?

Yo lo estoy haciendo ahora, estudiando gestión cultural. Creo que hay que retirarse cuando uno es grande, en su mejor momento. Es el momento de retirarme, quiero quedarme con una imagen espectacular de mi carrera.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?