Pablo, el hombre que por un insólito error no puede trabajar, casarse ni votar

Pablo, el hombre que por un insólito error no puede trabajar, casarse ni votar

Un error de los empleados del Registro Civil le trajo complicaciones hasta el día de hoy a Pablo, un hombre que fue inscripto como mujer y ahora debe recurrir a la Justicia para poder realizar acciones tan simples como trabajar o casarse.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Un hombre lleva sus 36 años de vida de una manera distinta, más complicada que la del resto, Es que sus padres fueron a anotarlo al Registro Civil de su localidad cuando nació, pero los empleados del lugar lo ingresaron al sistema con nombre y sexo femenino, por lo que ahora tiene datos falsos en el DNI y no puede votar, casarse, trabajar, ni darles el apellido a sus hijos.

El protagonista de esta particular historia es Pablo Alejandro Ramos, un salteño que nació en Rosario de Lerma y según su propio testimonio, en un primer momento su familia “no se dio cuenta” de lo que había pasado, pero a los ocho años, cuando todavía era un niño y tuvieron que “comenzar con los trámites de la renovación” de su documento, se encontraron “con esa novedad”.

En declaraciones a El Tribuno, Ramos contó que tenía otro DNI en el que los propios funcionarios públicos habían corregido a mano el nombre “Paola” que figuraba en la libreta, colocándole una “b” y una “o” para disimular el error y que se leyera “Pablo”.

Con el tiempo el Registro Civil de Rosario de Lerma le entregó un certificado de nacimiento nuevo con su verdadera identidad, pero cuando quiso entrar a su primer trabajo registrado en una finca, los empleadores le explicaron que el documento original “seguía con el nombre de mujer”.

Agobiado por la situación, Pablo Ramos expuso su situación en los medios y reconoció que está siendo asesorado por abogados. "La justicia no me da soluciones y sigo perdiendo trabajos. Mi vida no existe. Nunca pude votar. Quiero comprar algo con mi documento y no puedo. Piensan que es falso porque está sobrescrito. Y cuando me piden mi partida de nacimiento, ya no sé qué decir. No soy nadie. No tengo identidad por culpa de gente negligente”.

Desde la sede central del Registro Civil, la directora Verónica Saicha, le aseguró al mismo medio que ya tomó “conocimiento de esta caso”, pero aclaró que después de hacer las consultas pertinentes, confirmó que ”sin una resolución judicial, es poco lo que puede hacer”.

"Debemos reiterar que sin una resolución judicial no podemos resolver este error. Además quiero agregar que este no es un error cometido durante mi gestión pero estoy dispuesta a hablar con él. Incluso a llamarlo para atenderlo personalmente, y hablar este tema”, indicó la funcionaria.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?