Encontraron la fórmula para trabajar en Argentina y cobrar sueldos en dólares

Encontraron la fórmula para trabajar en Argentina y cobrar sueldos en dólares

Son cada vez más las compañías que contratan freelancers de diversas partes del mundo y esta oportunidad la supieron aprovechar los argentinos. La mayoría son jóvenes que trabajan para afuera, cobran sueldos en dólares y eligen quedarse en Argentina.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Según un censo que se hizo en Argentina, el 66% de los jóvenes menores de 35 años se irían del país si pudieran hacerlo. Sin embargo, hay un porcentaje que logró un “equilibrio” y pudo quedarse pero con la posibilidad de trabajar para empresas en el exterior.

Son cada vez más las compañías que contratan freelancers de diversas partes del mundo y esta oportunidad la supieron aprovechar los argentinos. La mayoría son jóvenes que trabajan para afuera, cobran sueldos en dólares y eligen quedarse en Argentina, donde tienen su familia, amigos, casas y actividades.

sueldo en dólares trabajo remoto
Foto: Freepik

Ser freelancer y trabajar para afuera

“Antes del covid muchos países eran más reacios a contratar extranjeros, pero en los últimos meses empezaron a tomar a trabajadores de otros lugares. Es por los beneficios: tener diferentes husos horarios y tener muchas horas en común entre los empleados; además, se reduce mucho el costo de infraestructura”, explica Agustín (39 años), licenciado en informática que desde hace 6 años desarrolla aplicaciones web para compañías estadounidenses.

“Me decidí a trabajar para el exterior al ver que las empresas nacionales de este rubro tenían un techo muy bajo y me quedaba estancado por mucho tiempo en el mismo puesto”, comparte el informático.

También está el caso de Laura (30 años), una traductora de inglés mendocina que desde el año 2017 trabaja para el exterior de manera remota. Ella comenzó con este tipo de trabajo con una editorial de Estados Unidos como traductora, editora y correctora. 

La oportunidad se presentó “de casualidad” al conocer a una profesora de su carrera que realizaba este tipo de trabajos, “me pareció interesante el rubro y mande cv, no empecé a trabajar afuera con el objetivo de trabajar para una empresa extranjera”, cuenta Laura.

En números

La joven traductora cobra en dólares y tiene la posibilidad de elegir sus horarios, “si un día no quiero trabajar no trabajo, todo es muy flexible porque no es un trabajo fijo”, explica.

Además de la editorial, Laura trabaja en traducción e interpretación con otra empresa de EEUU como intérprete. “En este puesto me pagan por minuto de interpretación (traducción de forma oral)”.

En la editorial se le paga en dólares en mano o con la cotización del blue,”me re conviene”, expresa. En cambio, la empresa de interpretación paga si o si en pesos, la cotización es un intermedio entre el dólar oficial y el blue.

No es un mito que trabajando bajo esta modalidad para empresas internacionales se gana más dinero, Agustín explica que esto se debe a que “las empresas de Argentina ya no pueden competir. Si a un pago en dólar lo pasas a pesos sucede que lo que en el extranjero es un sueldo de junior o semi senior acá (Argentina) es un sueldo de un puesto jerárquico elevado”.

En general las empresas del rubro informático trabajan a través de rangos por hora, esto quiere decir que la persona contratada informa a la empresa cuál es rango por hora trabajada para que desde la compañía analicen cuál será el monto mensual que el profesional contratado ganará. También se utiliza mucho hablar de expectativas salariales por año o por mes".

"Los trabajos que mejor se pagan son los que son por proyectos, porque duran pocos meses y la presión es mucha”, cuenta Agustín.

sueldo en dólares

Para cobrar ese dinero en el país, lo que más usan los freelancers son intermediarios, como Nubi o Airtm. Este último es una web en la que los usuarios intercambian saldos de cuentas de Paypal, Skrill y otros monederos por transferencias a cuentas bancarias, por ejemplo.

Nubi es una web que ofrece transferencias de saldo de Paypal a cuentas bancarias locales, que opera a través del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). Con Nubi se pueden cumplir los requisitos legales/fiscales de la actividad (que implican liquidar las divisas en el MULC al tipo de cambio oficial).

Otra posibilidad que los freelances barajan, como es el caso de Laura, es contar con cuentas en el exterior. La traductora comparte que tiene una hermana que reside en Chile por tal motivo en muchos proyectos prefiere que le depositen a la cuenta bancaria de ella en el vecino país. Según Laura, “como todo en el mundo, es más fácil afuera. En Argentina no hay una forma directa de cobrar esos ingresos en dólares”.

No todo lo que brilla es oro

“Para trabajar freelance para afuera hay que ser muy autodidacta y rutinario porque no tenés a nadie que te marque tu ritmo de trabajo sino que depende mucho de vos. Hay mucho mérito propio”, advierte Agustín y agrega: “Los contra es que se pierde la parte humana, no vas a la oficina y compartís con tus compañeros. Pese a las herramientas para lograr encuentros virtuales”.

Laura comparte que una de las desventajas más grandes que tiene esta modalidad es que las empresas, en la mayoría de los casos contratan por proyectos, “hay meses que te puede ir excelente y otros que no ves muchos resultados”.

No hay vuelta atrás

A pesar de las debilidades que presenta trabajar de manera freelance para el exterior, ambos coinciden en poner todo en la balanza y continuar con esta modalidad. La traductora confiesa que “luego de haber trabajado así durante tantos años, para afuera, con homeoffice y flexibilidad horaria, no trabajaría en relación de dependencia nuevamente”.

“Me costaría volver a la relación de dependencia en una empresa nacional, ya me hice la rutina para trabajar y soy muy metódico. Si trabajara en una empresa serían diferentes mis habilidades humanas porque me he acostumbrado muchísimo a trabajar así”, explica Agustín.

Respecto a la posibilidad de mudarse a otro país ,Agustín tiene muy claro que prefiere quedarse en la provincia, "en Mendoza tengo mi casa y mi familia y estamos muy afianzados al lugar. Si pongo en la balanza no habría precio que me hiciera cambiar de opinión”. Además, trabajar freelance para afuera le permite “proyectar mucho más financiera y económicamente”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?