Nuevo horario en el centro: qué dicen los dueños y empleados de locales

Nuevo horario en el centro: qué dicen los dueños y empleados de locales

A partir del lunes 26 de abril los comercios del centro de la Ciudad de Mendoza abrirán a las 10 de la mañana. Algunos empleados y dueños de locales se manifestaron a favor y otros, en contra de esta medida.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

A partir del lunes 26 de abril los comercios del centro de la Ciudad de Mendoza abrirán a las 10 de la mañana. Así lo dispuso el intendente de la Ciudad de Mendoza, Ulpiano Suarez, además de sugerir que apliquen horario corrido e informarles que no deberán cerrar a las 20.

La noticia no fue recibida por todos de la misma manera. Empleados y dueños de locales del centro se manifestaron a favor o en contra de esta medida, que ya había sido sugerida por el gobernador de Mendoza días atrás para ordenar la circulación de personas.

"Es una buena medida para poder reducir la cantidad de personas que circulan para así evitar que aumenten los casos y se  tenga que cerrar todo totalmente", expresa a MDZ Brian uno de los empleados de la cadena de perfumerías Margot. El joven agrega que la experiencia ha demostrado que la gente se ha adaptado muy bien al horario corrido, y que "el flujo fuerte está entre ellas 11 y las 17".

En este punto coincide Cinthia, de la agencia de quiniela ubicada en la Galería Piazza, y su vecina del local de enfrente, María, quien tiene una joyería y está de acuerdo con el nuevo horario y con hacer horario corrido también: "De 9 a 10 no pasa nada, es muy tranquilo".

El Centro Empleados de Comercio se resiste a la idea de mantener los negocios abiertos hasta las 20. Desde la entidad entienden que las jornadas son de 8 horas de trabajo y se corre el riesgo de que locales abran sus puertas de 10 a 20 extendiendo la jornada laboral de los trabajadores.

Sobre ese punto se manifestó Octavio, encargado de un local de ropa de la calle San Martín y Montevideo: "¡Es un delirio! -exclamó el joven y agregó- para todos los que trabajamos acá es un perno, no podemos hacer nada fuera del horario de trabajo, ni entrenar, ni hacer compras, ni estar con la familia. Salimos de la casa a las 9 de la mañana y regresamos a las 8 de la noche, así estamos de pasada en la casa y venimos a vivir al local a trabajar". Esto es algo que opinan la mayoría de sus compañeros que deben hacer turno completo.

Además, el encargado sostiene que el cambio de horario no ayudará a disminuir la circulación de personas en horas pico, "los colectivos van a venir igual llenos y algunos no van a parar porque no han aumentado las frecuencias. Hasta hay más tráfico a esa hora".

Octavio intenta ver el lado positivo en todo esto: "Solo sirve para hacer trámites en la mañana temprano".

Dos locales hacia el sur del negocio de indumentaria se encuentra un drugstore que abre sus persianas a las 7 de la mañana: "Si todos los demás abren a partir de las 10 me saca tres horas de trabajo, no hay nadie más temprano". Gabriel es uno de los comerciantes que está en desacuerdo con la nueva disposición del intendente de la Ciudad: "Estas restricciones hacen más mal que bien, la única medida que sirve es el cuidado personal".

Erik trabaja en un café de calle San Martín y propone que estas medidas se consulten a todos los sectores: "Todas las decisiones que se tomen en relación al comercio influyen en el sector gastronómico. Si el comercio abre a las 10 de la mañana va a afectar a los cafés que abren a las 7o a las 8 de la mañana", y agrega: "Tenemos dos opciones, abrir a las 10 o bancar esas dos o tres horas que estamos abiertos más temprano".

José hace 40 años tiene una relojería en calle Montevideo. El relojero comentó que en su caso abrir a las 10 no es el problema, pero si quedarse en el horario de la siesta. "Yo tengo que cerrar a las 14 y vuelvo a las 16. No puedo hacerlo de otra manera". Además, recuerda que el horario corrido ya se intentó aplicar años anteriores, pero todo fue sin éxito: "No hay gente circulando entre las 14 y las 16".

"¡Me parece fantástico!", manifiesta Isabel desde la ventana donde atiende al público en su puesto de diarios y revistas. La mujer está muy conforme con comenzar la jornada laboral a las 10 de la mañana, "porque no hay movimiento en las primeras horas, menos los días sábados".

"A los florista nos dificulta mucho, nos quita tiempo para armar nuestra florería, ordenar, limpiar, cambiar el agua, hacer la presentación, recibir a los proveedores. Para que quede todo bonito", relata Margarita Flores, mientras acomoda unas rosas rojas en un balde y explica que estas tareas deben hacerlas todos los días y que llevan mucho tiempo. "Recién a las 12 tendríamos todo listo si abrimos a las 10", dice.

Margarita hace 33 años tiene su puesto de flores y plantas en Avenida San Martín y Garibaldi y destaca que es la primera vez en su vida que tiene que cumplir horario de apertura y de cierre.

Desde el lunes los comercios del centro de la Ciudad de Mendoza comenzarán con este nuevo horario. En total, son cerca de 7.500 comercios los que estarían afectados por esta nueva disposición municipal y se exponen a sanciones y multas en caso de incumplimiento.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?