La historia de Axel: el joven que vivió con ayuda para respirar y ahora sueña con jugar a la pelota

La historia de Axel: el joven que vivió con ayuda para respirar y ahora sueña con jugar a la pelota

Axel Zárate desde bebé necesitó un respirador artificial que le brindara oxígeno en todo momento. Hasta 13 días atrás que recibió un trasplante de dos pulmones en el Hospital Italiano de Mendoza.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Axel Emanuel Zárate es un joven mendocino de 23 años al cual le apasiona dibujar. Cuando tenía 6 meses le diagnosticaron una neumopatía congénita, un gran deterioro de sus pulmones que lo llevó a tener que precisar de oxígeno medicinal en todo momento. Hasta hace 13 días.

Axel, tras una exitoso trasplante bipulmonar, hoy puede respirar por sus propios medios y puede caminar sin que le falte el oxígeno.

El cardiocirujano Claudio Burgos fue quien lideró el equipo de médicos que realizaron la operación. “Su situación era desesperante, necesitaba de oxígeno permanente -comienza relatando Burgos y agrega- finalmente recibimos la donación de un donante de su misma edad, con una compatibilidad física y unos órganos muy buenos”.

El trasplante se llevó a cabo el día domingo 4 de abril, en plena pandemia. Fueron 7 horas de trabajo, que mantuvieron en vilo a familiares y amigos de Axel, pero afortunadamente el joven salió bien de la intervención, su evolución fue muy favorable y recibió el alta del hospital.

Ahora Axel deberá continuar con los controles y protocolos de seguimiento de inmunosupresión que se hacen habitualmente en los trasplantes de órganos. Esta tarea está en manos del médico trasplantólogo Manuel Rodríguez, quien encabezó el post trasplante para que los órganos funcionen correctamente después de la intervención quirúrgica.

Ha estado con oxígeno desde que nació hasta hace 13 días y ahora anda sin oxígeno, no le falta el aire, satura bien, nunca ha podido caminar lo que camina en este momento”, explica Rodríguez.

A estas palabras se suma el doctor Burgos que con orgullo expresa: “Estamos muy contentos con los resultados y el equipo. Tenemos una alternativa de vida para la gente que lo necesita disponible en la provincia de Mendoza”.

El año pasado en el hospital se realizaron 11 trasplantes intratorácicos exitosos. “Con la pandemia nosotros no nos detuvimos nunca, hemos seguido siempre trasplantando. Desde marzo del año pasado hemos seguido trasplantando igual ajustándonos a las recomendaciones de la Sociedad Argentina de Trasplante”, afirma Rodríguez.

El trasplantólogo Manuel Rodríguez, el cardiocirujano Claudio Burgos y la trasplantóloga Ludmila Morcos junto a Axel Zárate.

Luego de hablar con los médicos responsables de su intervención llegó el turno de conocer en persona a Axel y que fuera él mismo el que contara cómo habían sido estos días inolvidables.

Llegamos hasta la habitación, él ya estaba listo para volver a su hogar junto a su hermana Florencia, que lo acompañaba; con el distanciamiento social correspondiente el joven contó detalles de su vida antes de recibir estos dos pulmones.

“En la escuela hubo muchas cosas no podía hacer, en los recreos tenía que estar quieto y sentado bajo un árbol en la sombra. Me cansaba muy fácilmente y se me ponían los labios morados, llegué a saturar 54 y tener un ritmo cardíaco de 140”, recuerda Axel y comparte que en esos momentos necesitaba del Bipap, respirador artificial, para poder recibir oxígeno. 

La noticia tan esperada llegó

Axel tiene grabado en detalle el momento exacto en el cual su padre le comunica que finalmente, luego de años espera, recibiría los dos pulmones que necesitaba.

Llevaba un mes internado en el Hospital Italiano de Mendoza en emergencia esperando el trasplante. El fin de semana de Semana Santa los médicos decidieron que pase esos días en su casa junto a su familia, fue ese sábado a la madrugada que sonó el teléfono y les avisaron que había aparecido un donante compatible con Axel.

Mi papá me avisó que había llegado el día del trasplante”, relata el joven con una gran emoción que se hace notar en sus ojos llenos de lágrimas. La emoción es tan fuerte que no le permite continuar y por unos segundos debemos interrumpir la entrevista.

Él no era el único que lagrimeaba. El silencio se adueña de la habitación y se observa cómo los médicos que lo acompañaron todos estos días también se ven sensibilizados al escucharlo contar su historia. 

La noticia del trasplante paralizó a toda la familia. Inclusive a su hermana Florencia, a quien la invade una alegría inmensa. Es fácil imaginar que detrás de su barbijo hay una gran sonrisa producto de todo lo vivido en estos días. Florencia no sale de su asombro al ver a su hermano así, “hasta el día de hoy no entiendo como está con nosotros porque fue una operación muy riesgosa, pero la luchó bastante y ahora vamos a tener muchísimo más tiempo de disfrutarlo”.

La nueva vida de Axel

Axel recibió el alta médica el viernes 16 de abril por la mañana, regresó a su casa junto a su familia para compartir. Lleva muchos años soñando cómo sería su "nueva vida" sin tener que usar oxígeno, en el hospital ha tenido tiempo suficiente para pensar cómo serán sus días a partir de ahora. 

A Axel lo invaden las ganas de experimentar todo aquello que durante años no pudo hacer y con énfasis enumera: “Quiero jugar a la pelota, andar en bici, caminar”. 

Su hermana, que lo mira con orgullo, también tiene muy claro qué será lo primero que harán juntos, “vamos a jugar a la pelota y le voy ganar” (ríen los dos con complicidad).

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?