Expertos explican el aumento récord de casos en Argentina

Expertos explican el aumento récord de casos en Argentina

Los especialistas analizan los factores y las tendencias de la evolución de la enfermedad. Apuntan al comportamiento social, el acatamiento de las restricciones y la alta posibilidad de saturación en el sistema de salud.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Luego de cuatro días de récord de contagiados de covid-19, las cifras de Argentina son: 2.517.300 casos y 57.647 muertes. Ante esta situación, distintos expertos que siguen día a día la evolución epidemiológica, analizaron las tendencias y lo que vendrá.

Rodrigo Quiroga, investigador en bioinformática del CONICET y la Universidad Nacional de Córdoba, aseguró: “Es muy difícil predecir lo que va a suceder porque está más que claro que aún con todo lo transcurrido ya cómo evolucione el número de casos depende del comportamiento social y en ese sentido será clave cuánto acatamiento tendrán las flamantes medidas y cuánto se vuelva a cuidar la población más allá de las restricciones, en las reuniones sociales, familiares, con amigos, etc.”.

“Queda claro que de la manera en la que nos estamos comportando hoy con el número, frecuencia, cuidados y tamaño de reuniones sociales, los casos están explotando. Tenemos que mejorar la prevención, y estas variables o la verdad es que vamos a ir sin dudas a una situación muy difícil, aunque ya con los números que venimos teniendo estos días ya hay muchísimas personas internadas, las terapias intensivas de los grandes hospitales del AMBA están todos arriba del 90% de ocupación y si los números de los casos siguen aumentando todo esto será aún peor”, agregó.

Además, añadió: “No sabemos si las medidas que se tomaron van a alcanzar para frenar el aumento desenfrenado de casos o su acatamiento, pero lo que sí sabíamos es que si no hacíamos nada esto se iba a poner cada vez peor, y llegaríamos a la realidad de nuestros países vecinos que saturaron sus sistemas de salud de una manera que nadie hubiera podido creer posible hace tres o cuatro meses”.

Desde el punto de vista de Quiroga, hay tres factores que juegan en contra. El primero de ellos es la estacionalidad, es decir, la aparición de los primeros fríos y el traslado de muchas actividades puertas adentro. Otra son las variantes en las cepas, que son más contagiosas. Por último el tercer factor es el comportamiento social.

“Se tomaron medidas lo antes posible para intentar frenar este aumento y evitar una situación de colapso ya que los países que no las tomaron se vieron desbordadas e igualmente tuvieron que tomar medidas muy fuertes que a su vez tienen repercusiones muy fuertes y negativas en la economía, la sociedad y la política”, consideró. “Será fundamental el nivel de acatamiento para que podamos frenar el aumento de casos pero quizás sea insuficiente y debamos ir a un esquema de medidas más duras. Mientras mayor sea el acatamiento, menor probabilidad habrá de que hagan falta medidas más duras”, dijo.

“Igual no hay que descartar ningún tipo de medidas, ya que hay que evitar a toda costa la saturación del sistema de salud y mientras antes actuemos esas medidas serán necesarias quizás por menos tiempo, además de que esto ya es una carrera entre los contagios y la vacunación y necesitamos frenar los nuevos positivos y vacunar lo más rápido posible, para que no nos pase como a Chile que a pesar de tener vacunada a casi toda su población de 60 años saturaron las terapias intensivas de todas maneras. Nos podría pasar algo similar, por eso es importante frenar cuanto antes la velocidad de los contagios”, señaló.

Al mismo tiempo, el doctor Adolfo Rubinstein, sanitarista y ex ministro de Salud, analizó: “La situación es extremadamente preocupante, por todo lo que ha sido la disparada de casos que se viene dando en las últimas semanas y se viene acelerando en los últimos días. Todavía falta que se consolide bien la tendencia de manera de poder aseverar si se trata de una pendiente que está aumentando de manera geométrica o si es aritmética de alguna forma más suave como la que se vivió en la primera ola”.

Adolfo Rubinstein. 

“Pareciera que se han estabilizado los casos en una meseta muy muy alta, pero no se ve una expansión geométrica, hay que ver que sucede en los próximos días para sacar conclusiones. Por otro lado, se han duplicado los testeos a lo que veníamos viendo y sobre todo comparado con el pico de la primera ola, con lo cual puede que este fenómeno tenga que ver con esta búsqueda activa”, sostuvo Rubinstein.

El ex ministro considero que “si se mantiene esta tendencia, la enorme preocupación es la saturación de los servicios de salud, que permiten atender y responder a este aumento de demanda, que está directamente relacionada no solamente al número de camas de terapia intensiva, respiradores y/o insumos, sino sobre todo de profesionales, quienes están absolutamente agotados y desgastados después de sostener más de un año la pandemia. El desgaste emocional es enorme y se trata de otro cuello de botella”.

“Para enfrentar esta segunda ola en este escenario de escasez de vacunas, falta de un horizonte de previsibilidad para saber cómo se puede encarar una campaña de esta índole cuando no hay certidumbre de cuándo llegarán los inoculantes, sobre todo para inmunizar a la población de riesgo antes de que impacte de lleno la segunda ola, las medidas necesarias son la concientización, con campañas comunicacionales mucho más efectivas de las que se han implementado hasta ahora por el Gobierno; tienen que llegar a los más jóvenes. También hay que acelerar la vacunación, más vacunas, mejor vacunación y más rápida. Finalmente hay que ampliar los testeos, estamos corriendo de atrás. Ahora además hay que aumentar la vigilancia genómica, con una secuenciación que permita constatar la circulación de las nuevas variantes”, agregó.

Por su lado Jorge Aliaga, físico, investigador del CONICET y uno de los asesores de la cartera sanitaria de la provincia de Buenos Aires, comentó: “Los datos que surgen del parte oficial de hoy que son muy altos para un sábado lo que se ve es un crecimiento de los contagios en 23 provincias de las 24. En particular, en la Ciudad de Buenos Aires están aumentando un 100% en los últimos 15 días y tiene una incidencia de casi 900 casos, cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días. El valor de referencia es 150 para tomar medidas, es decir cuatro veces más. Con lo cual nos encontramos ante muchos casos creciendo muy rápido”.

“Esto no se explica de ninguna manera porque haya más testeos, a pesar de que se estén detectando en proporción más que en agosto de 2020, no es esa la discusión. La velocidad de crecimiento de ahora es más rápida, y sucede al mismo tiempo en todo el país, a diferencia del año pasado. Esto significa que no va a haber posibilidades de trasladar a las personas graves porque todas las jurisdicciones estarán saturadas, al máximo estrés”, analizó Aliaga en contrapartida con Rubinstein.

Desde su perspectiva “estamos con un nivel de actividad y circulación por parte de las personas normal, con mucho nivel de demanda de atención médica, se trata de una situación complicadísima”.

“Además, la suba de casos enorme que tuvieron en Europa en su invierno, ocurrió cuando habían pasado un verano casi sin casos. Nosotros en enero, y hasta mediados de febrero, nunca bajamos de 5 mil casos por día, cifra muchísimo mayor, y con lo cual arrancamos con un piso altísimo. Lo único que nos beneficia es que el porcentaje de mayores de 70 a 80 años vacunado es relativamente importante”, argumentó y luego agregó que “la velocidad de duplicación se aceleró a 12 días, es muy violenta y preocupante. Las medidas que se han tomado pueden mitigar un poco, pero de ninguna manera bajar el número de casos, ya que se trata de restricciones muy suaves”.

Fuente: Infobae

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?