Quejas por la falta de clases presenciales en colegios de la Universidad Nacional de Cuyo

Quejas por la falta de clases presenciales en colegios de la Universidad Nacional de Cuyo

Los alumnos de los colegios de la UNCuyo reclaman para tener más clases presenciales. Las explicaciones de las autoridades.

Andrea Ginestar

Transcurrido un año del inicio de la pandemia, luego de meses de “virtualidad” y de oportunidades para planificar un regreso adecuado a las aulas, los colegios secundarios de la Universidad Nacional de Cuyo siguen postergando la presencialidad deseada. Por eso padres y alumnos reclaman por más horas de clases en las aulas, pues solo van cada tres semanas según lo pautado.

Autoridades de la UNCuyo emitieron un comunicado asegurando el regreso de la presencialidad a las aulas. Sin embargo, los padres y madres de los estudiantes que asisten a esos colegios secundarios recibieron una información que dista mucho de la anunciada por la secretaría académica.

MDZ habló con María Ana Barrozo, directora General de Educación Secundaria de la Universidad Nacional de Cuyo, quien explicó cómo funciona el sistema. “Por protocolo hemos tenido que dividir en 3 burbujas cada curso, con lo cual tenemos una primera variable que reduce en un tercio la posibilidad que vayan los estudiantes”, detalló.: “Otra variable que nos está condicionando la presencialidad es que tenemos que garantizar la virtualidad a aquellos estudiantes que no pueden ir de forma presencial. Con lo cual el docente que tiene 30 horas cátedras semanales que cumplir, en rigor va a cumplir el 50 por ciento de presencialidad porque debe continuar con la instancia virtual. Por lo tanto, de sus 30 horas cátedra estaría cumpliendo la mitad y el resto continúa haciendo todo en formato virtual”, explicó.

La Universidad Nacional de Cuyo posee seis escuelas secundarias, la Escuela de Comercio Martín Zapata, Escuela del Magisterio, Colegio Universitario Central, Departamento de Aplicación Docente, Escuela de Agricultura General Alvear y Liceo Agrícola y Enológico. En total asisten 5.950 estudiantes secundarios que se corresponden con 199 divisiones (en situación normal de cursado con 32 estudiantes aproximadamente por curso) de primer año a quinto año en sus seis escuelas. Son aproximadamente 800 docentes que desempeñan sus funciones en los colegios de la universidad.

Cada colegio es una “burbuja”

Madres y padres del Colegio Universitario Central se mostraron molestos con el formato por la presencialidad “reducida” con jornadas de un máximo de 3 horas y no descartan protestas. El comunicado, que lleva la firma de la directora del establecimiento Cristina Zamorano, aclara que priorizarán la presencialidad en 1ro y 5to año y que “los estudiantes de segundo, tercero y cuarto año tendrán clases virtuales y se los citará para realizar algunas actividades presenciales”.  

Los estudiantes del CUC emitieron un comunicado donde piden más clases. “Con todo respeto hacia los directivos y profesores/as, creemos que ha habido tiempo suficiente para idear protocolos adecuados que permitan el encuentro cara a cara entre alumnos/as y profesores/as, sabiendo lo importante que es para nuestra educación, y teniendo en cuenta que la mayoría de los colegios ya han logrado empezar con la presencialidad”, aseguraron los estudiantes. “Nos preocupa mucho la desorganización y falta de información hacia los alumnos/as. Nos interesa nuestra educación y no nos parece justo tener que pasarnos años de nuestra secundaria estudiando virtualmente desde nuestras casas sabiendo que no aprendemos lo mismo que en las clases presenciales”, argumentan.

Desde la Universidad justifican lo acotado del plan por las variables que tienen que ver por seguridad. Entre otras cosas, la exigencia de hacer 3 burbujas por curso; la necesidad de que haya una combinación con la virtualidad y los problemas de algunos docentes para estar presentes. “Esas tres variables no nos dan la presencialidad que nosotros queremos, la tendencia es ir hacia una presencialidad creciente. Pensamos que sobre fines de marzo vamos a tener un nuevo cronograma, quizás solicitar una nueva autorización con más estudiantes por burbuja”, justificó Barrozo.

MDZ habló con madres y padres de los colegios secundarios. Laura es mamá de una alumna del CUC y dijo: “Todos los educadores estamos expuestos. Soy educadora de jardín maternal y estamos trabajando en la presencialidad porque sabemos y conocemos la necesidad de nuestros niños de estar en el jardín, aun sabiendo que no hay manera de tener distanciamiento con ellos.  Los profesores y en colegios como los de la UNCuyo tienen dadas las condiciones para estar en la presencialidad. Cuidando la salud de todos. No entendemos la decisión de las autoridades”, dijo la mujer.

Belén, mamá de un alumno del mismo colegio manifestó: “Me siento muy disconforme con el accionar de la escuela por avisar sobre la fecha de inicio que los chicos no van a ir a la presencialidad. Cuando organizándose pueden cumplir con todos los cursos ya que la escuela tiene primero y segundo año de tarde y el resto de los cursos en la mañana. Los alumnos necesitan por lo menos dos veces en la semana sociabilidad y cumplir con las expectativas con la que ellos entraron”, se quejó.

Una situación similar se da en el Departamento de Aplicación Docente, el DAD, donde los padres fueron informados que, a partir del 8 de marzo comenzarán el cursado presencial los primeros y quintos años. No informaron el protocolo para los años restantes. Marcelo, papá de un alumno de 3° año dijo: “Y los que brillan por su ausencia son los mismos que en tiempos de normalidad reclaman aumentos salariales y titularización de cargos: los docentes. Muchos de ellos tuvieron un deslucido desempeño en el 2020 por su falta de conocimientos informáticos y ahora frente a la posibilidad de reivindicar su rol no se los ve ni se los escucha”, dijo el hombre.

La directora general de Educación Secundaria dijo comprender la situación. “El lógico lo que nos plantean algunos papás del Colegio Universitario Central, al tener que trabajar con 3 burbujas por escuelas. Es cierto que si un estudiante fue citado esta semana le volverá a tocar dentro de tres semanas. Es una presencialidad acotada, nosotros nunca dijimos que íbamos a recuperar la presencialidad al 100 por ciento”, aclaró.

Cabe destacar que, tal como sucede en los colegios de gestión pública de la provincia, en cada establecimiento educativo los directivos tienen la potestad de adecuar los protocolos de regreso a las aulas según la infraestructura que poseen y la cantidad de alumnos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?