Era todo falso: el príncipe William no es "el pelado más sexy del mundo"

Era todo falso: el príncipe William no es "el pelado más sexy del mundo"

Una supuesta investigación "de Google" había dado como resultado que el heredero a la corona británica era "el pelado más sexy". Pero en realidad todo se trató de un truco publicitario.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La noticia se viralizó rápidamente. No es difícil ver por qué. El titular del periódico británico The Independent decía: "El príncipe William fue nombrado 'el hombre pelado más sexy del mundo', de acuerdo con un nuevo estudio de Google". En resumidas cuentas, el artículo tenía un potencial para memes y burlas insondable.

Pero todo era demasiado bueno para ser verdad. Horas después de que todo el mundo se hartó de reírse del heredero británico, se supo que detrás de la noticia original -que fue publicada por el tabloide The Sun- había una empresa que utilizó algunas tácticas cuestionables para llegar a la conclusión que salió en los medios.

The Independent utilizó algunos datos sueltos para asegurarse de que la nota tuviera alto impacto. Primero, dieron a entender que el estudio era de Google, cuando esto no era así. El "trabajo" se llevó adelante utilizando el buscador, pero no estaba ni realizado por esa empresa ni avalado por el gigante de Cupertino.

Además hicieron algo que The Sun no hizo: la compartieron en Twitter. A partir de ese punto otros medios comenzaron a levantarla, y utilizaron el mismo ángulo que habían elegido en The Independent. Según explicó el especialista en márketing Dan Baker, el tuit del diario británico fue citado 18 mil veces, lo que indica que el tema despertó un interés inusitado en el público.

Qué había detrás del "premio"

Baker también fue quien sacó a la luz lo que había detrás de la curiosa noticia. Nadie había elegido ni nombrado al príncipe William como el hombre pelado más sexy del mundo. La empresa de Longevita había pagado para que The Sun publicara el artículo. El "estudio" realizado era simplemente contar los resultados de una búsqueda de Google sobre los términos "príncipe william sexy".

Lo más curioso es el producto que Longevita ofrece: implantes capilares. Baker consideró que esta maniobra de relaciones públicas consiguió lo que buscaba. Es decir, que eligiendo al príncipe William se aseguraban de que su artículo se viralizara, ya que nadie estaría de acuerdo con el resultado, y habría mucho "ruido" al respecto.

Además, otras "celebridades peladas" también hablarían de lo que salió publicado. El actor Dave Bautista, por ejemplo, tuvo que salir a hablar del tema luego de que aseguraran que se había quejado del "resultado" del estudio. 

La conclusión de todo el affaire es que Longevita consiguió exactamente lo que buscaba. Las referencias a la empresa fueron compartidas miles de veces, posiblemente millones. Y todo esto sin poner un centavo más del que costó la publicación del artículo original.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?