Subastaron la pintura más rara de Van Gogh por una cifra millonaria

Subastaron la pintura más rara de Van Gogh por una cifra millonaria

Luego de ser exhibido al público en febrero, el lienzo "Escena callejera en Montmartre", uno de los pocos que se encuentra todavía en manos privadas y que se desmarca del estilo más difundido de su obra, fue rematado por más de 13 millones de euros.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Luego de ser exhibido al público en febrero, el lienzo del pintor holandés Vincent Van Gogh "Escena callejera en Montmartre", uno de los pocos que se encuentra todavía en manos privadas y que se desmarca del estilo más difundido de su obra, fue rematado por las casas Sotheby's y Mirabaud Mercier por un valor que alcanzó los 13 millones de euros.

"Escena callejera en Montmartre", que permite intuir el giro de Van Gogh hacia el impresionismo, fue pintado por el artista holandés en 1887 durante su corta estancia en París, un período en el que coincidió con algunos de los principales pintores de la época, como Gauguin, Pissarro o Toulouse-Lautrec, cuyos contactos marcaron una fuerte evolución en su pintura hacia el postimpresionismo y el expresionismo.

La rareza de la obra radica en que no parece pintada por Van Gogh, dado que no contiene estrellas parpadeando sobre un fondo azul ni girasoles luminosos, elementos característicos de sus trabajos. De hecho, su composición no difiere de los muchos paisajes de la colina Montmartre pintados a finales del XIX cuando el lugar ganó gran popularidad entre los artistas europeos de la época. En la escena, se aprecia a una pareja paseando y a dos niños jugando, con el "Moulin à poivre" de fondo, un emblemático molino de viento convertido en sala de baile.

Vincent Van Gogh

La concreción de la obra se remonta a marzo de 1886, cuando Van Gogh llegó sin avisar a París y se instaló en casa de su hermano Théo, que trabajaba en una galería de arte. Un par de meses después, ambos se mudan al 54 rue de Lepic, entonces frontera informal entre el Montmartre urbano y el rural. "Es un apartamento bastante grande con una vista magnífica sobre la ciudad y las colinas. Con los efectos de las variaciones del cielo, hay para muchos cuadros", escribió Théo en una carta.

Sobre la imagen del cuadro, la directora de Arte Impresionista de Sotheby's, Aurélie Vandevoorde, indicó que en aquella época la parisina colina de Montmartre tenía dos partes: "una más urbanizada, con los conocidos cabarets, y una más rural, con huertos, molinos, cobertizos... Esa es la parte que retrató Van Gogh".

El pintor neerlandés "prefirió mostrar una escena bucólica antes que un retrato de las salas de baile o los cabarets del barrio", añadió Fabien Mirabaud, el encargado de la subasta, en declaraciones citadas por la agencia de noticias Télam.

Según la trazabilidad de la pieza, se sabe que el cuadro habría quedado en manos de Théo, que luego lo pasó por algunos intermediarios desconocidos hasta "que antes de 1920 ya estaba en manos de la familia que lo ha poseído desde entonces".

Las dos casas de subastas eludieron dar detalles sobre la identidad de la familia hasta ahora propietaria de la obra, pero explicaron que una de las condiciones que se puso para la subasta fue que se celebrara en París, donde les gustaría que se quedara, "aunque han asumido que es posible que termine en el extranjero", matizó Fabien Mirabaud, de la firma que lleva su nombre.

El último Van Gogh adjudicado en una subasta, "Laboureur dans un champ" (1889), alcanzó 81 millones de dólares en 2017 en Nueva York.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?