En la Arístides denuncian prepotencia y malos tratos de inspectores municipales

En la Arístides denuncian prepotencia y malos tratos de inspectores municipales

En las últimas semanas los han multado en reiteradas ocasiones por colocar música en las veredas. Pidieron una reunión con el intendente. Temen represalias de algunos empleados municipales.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Muchos de los propietarios de los establecimientos gastronómicos del Paseo Aristides están indignados porque hace tiempo vienen padeciendo lo que ellos llaman una “sumatoria de situaciones” que les impiden continuar desarrollando normalmente su actividad comercial.

“Veníamos sufriendo ausencia de preventores en todo el Paseo Arístides, lo que nos obligó a contratar seguridad privada para prevenir robos, hurtos y desmanes; la falta de limpieza y consecuente plagas de roedores; los malos tratos y prepotencia de los inspectores municipales y las faltas de controles en la habilitación de nuevos locales. Lo último es que ya no podemos colocar música en las veredas y en el interior no debe superar los 65 decibeles. Es decir, lo mismo que una conversación en voz baja, lo cual es ridículo”, explican en un comunicado que han enviado a la redacción de MDZ.

Por eso, varios dueños de negocios de gastronomía y coctelería, que trabajarán junto a una comisión de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza, se unieron para presentar una nota al intendente Ulpiano Suárez y solicitarle una entrevista para poder charlar y resolver estos problemas.

“Aplaudimos la gestión del gobernador Rodolfo Suárez y su manejo de la pandemia para que pudiéramos trabajar, así como su permanente actitud de apertura al diálogo. Le pedimos lo mismo al señor intendente: que nos brinde un espacio para poder conversar y juntos cambiar esta realidad que afecta a todos”, indican.

Puntualmente, la nota señala que la ordenanza que establece el limite de 65 decibeles es de 1990 y está desfasada. “Según la Organización Mundial de Salud, hasta 80 decibeles se considera saludable y 85 decibeles es lo que escuchamos, por ejemplo, dentro de un automóvil en movimiento. Además, cabe agregar que también según la OMS, 60/65 es justamente el nivel de decibeles de una conversación e incluso 70 dB producen los sonidos de los celulares tan amalgamados a nuestras vidas actuales”, asegura. 

En el Paseo Aristides hay más de 40 establecimientos gastronómicos que proveen trabajo directo en promedio a 12 personas cada uno (480 familias como mínimo), pero también indirecto a cientos de proveedores y pequeñas y medianas empresas que subsisten gracias a que desarrollan su actividad normalmente. 

Además, destacan que están comprometidos con la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza y se involucran en los diferentes programas que les proponen (tales como el compostaje, reciclado, inclusión social, identificación de situaciones de violencia de género y trabajo registrado).

También manifiestan que pagan las tasas municipales -aclarando que se trata del m2 de vereda más alto de todo Mendoza-, aportan en forma permanente al desarrollo del turismo de la ciudad y de la provincia, y promueven la cultura de Mendoza contratando a artistas plásticos, músicos, DJs, etc.

"Sólo pedimos reglas claras niveladas para todos, condiciones de trabajo que nos ayuden a desarrollar nuestra actividad comercial, a continuar apoyando las iniciativas de la provincia y la comuna, y -alineados con el pensamiento del Sr. Gobernador y  tal como lo volvió a manifestar en su último discurso durante la Vendimia-, la creación de un espacio de diálogo permanente con la comuna para que juntos, sector público y privado, podamos seguir haciendo que Mendoza sea la ciudad más linda del país”, finalizan.

A continuación, la nota completa dirigida al Intendente Suarez:

Mendoza, 10 de marzo de 2021.

Sr. Ulpiano Suárez

Intendente de la Ciudad de Mendoza

S/D

Los propietarios de los establecimientos gastronómicos del Paseo Arístides nos dirigimos a usted con el fin de expresarle nuestro malestar ante la sumatoria de situaciones que nos impiden continuar desarrollando normalmente nuestra actividad comercial:

1. Hostigamiento permanente y multas reiteradas por pasar música en los espacios exteriores (veredas, patios y jardines) de nuestros locales y porque los decibeles en el interior de los mismos supera los 65 decibeles.

Esta medida, aunque entendemos que se ampara en una ordenanza y por lo tanto es legal, se basa justamente en la ordenanza 2976 que data del año 1990, es decir de más de 30 años atrás. Pensamos que esta reglamentación está desfasada y desactualizada, y no se adecúa a la realidad actual en materia de ruidos molestos.

Es más, según la Organización Mundial de Salud, hasta 80 decibeles se considera saludable y 85 decibeles es lo que escuchamos, por ejemplo, dentro de un automóvil en movimiento. Además, cabe agregar que también según la OMS, 60/65 es justamente el nivel de decibeles de una conversación e incluso 70 dB producen los sonidos de los celulares tan amalgamados a nuestras vidas actuales.

En este sentido, solicitamos la inmediata corrección de la norma, y que nos permitan continuar colocando música en nuestros locales y en las veredas.

2. Falta de presencia de preventores en el Paseo Aristides.

La ausencia de preventores de la Municipalidad de la ciudad de Mendoza ha provocado que el Paseo Aristides sea “tierra de nadie” e incrementado la inseguridad de transeúntes y clientes a niveles alarmantes. Asimismo la calle está plagada de personas que venden y mendigan por las mesas, provocando molestias, robos y hurtos a nuestros clientes y a nosotros mismos.

Para remediarlo, los locales gastronómicos hemos tenido que invertir en seguridad privada para prevenir robos, hurtos y otros desmanes.

Solicitamos que haya presencia permanente de preventores, especialmente en horario nocturno.

3. Limpieza deficiente y roedores.

Hemos notado que desde hace un tiempo se ha reducido el mantenimiento de la limpieza en el Paseo Aristides y, aunque mantenemos nuestros locales, veredas y espacios aledaños impecables para nuestros clientes, los alrededores y la calle en general se han poblado de roedores.

Solicitamos que se haga limpieza exhaustiva y permanente y se aplique control de plagas eficiente en toda la arteria.

4. Malos tratos por parte de preventores e inspectores municipales.

Aunque no podemos generalizar y sabemos que seguramente la mayoría del personal de la comuna es respetuoso, casi todos los locales gastronómicos del Paseo Aristides hemos sufrido el maltrato de ciertos inspectores.

Nos referimos específicamente a situaciones en que prácticamente se nos trató como si fuéramos criminales, y con prepotencia nos impusieron multas inéditas y hasta ridículas. Un claro ejemplo: un local gastronómico recibió una multa por ruidos molestos llevados a cabo en un día que siempre permanece cerrado. Otros han recibido multas sin la especificación de los motivos de la mismo y sin la fecha de cuándo fue cometida la infracción.

Solicitamos ser tratados con respeto y que las infracciones sean probadas en el momento de ser confeccionadas las multas.

5. Falta de control en las habilitaciones.

En los últimos tiempos, kioscos y mercaditos han estado funcionando como locales gastronómicos mediante la colocación de mesas en las veredas y expendio de comida y bebida para consumir en ese lugar, aún cuando no cumplen con los requerimientos que se nos exige a todos para la habilitación como negocio gastronómico. Entre ellos, no poseen los baños reglamentarios, ni se les realiza control bromatológico, ni pagan los mismos impuestos y derechos de vereda que los bares y restaurantes.

Solicitamos mayor control en las habilitaciones y supervisión de que éstas se cumplan.

Cabe destacar que con nuestras gestiones permitimos y empujamos la actividad de economías directas e indirectas, que en el Paseo Aristides somos más de 40 establecimientos gastronómicos y que proveemos trabajo directo a un promedio de 12 personas cada uno (480 familias), pero también indirecto a cientos de proveedores y pequeñas y medianas empresas que subsisten gracias a que desarrollamos nuestra actividad normalmente.

En ese sentido, aplaudimos y continuamos agradeciendo la gran gestión del Sr. Gobernador Rodolfo Suárez durante la pandemia, que posibilitó que pudiéramos reiniciar nuestro trabajo prontamente. Así como la actitud permanente de apertura que ha tenido hacia el diálogo plural y el consenso entre los distintos actores de la sociedad mendocina.

Estamos comprometidos con la Municipalidad de la ciudad de Mendoza y la ciudad que nos cobija, nos involucramos en los diferentes programas que nos proponen (tales como el compostaje, reciclado, programas de inclusión social, identificación de situaciones de violencia de género e incluso en programas de trabajo registrado).

Pagamos nuestros impuestos, tasas y derechos (el m2 de vereda más alto de todo Mendoza), estamos en el polo gastronómico más controlado de toda la provincia, con exigencias únicas por ser, justamente, el polo más importante; aportamos en forma permanente al desarrollo del turismo de la ciudad y de la provincia, y promovemos la cultura de Mendoza contratando a artistas, músicos, DJs, etc.

Sólo pedimos reglas claras niveladas para todos, condiciones de trabajo que nos ayuden a desarrollar nuestra actividad comercial, a continuar apoyando las iniciativas de la provincia y la comuna, y -alineados con el pensamiento del Sr. Gobernador y tal como lo volvió a manifestar en su último discurso durante la Vendimia-, la creación de un espacio de diálogo permanente con la comuna para que juntos, sector público y privado, podamos seguir haciendo que Mendoza sea la ciudad más linda del país.

Esperamos que pueda recibirnos lo antes posible para dialogar sobre las posibles soluciones a los problemas planteados.

Atentamente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?