Adrián Sorrentino: el artista que eligió Mendoza para triunfar

Adrián Sorrentino: el artista que eligió Mendoza para triunfar

Esta noche el reconocido actor, cantante y bailarín desplegará toda la magia del café concert en el Teatro Independencia con su espectáculo SorrenTime. En escena lo acompañarán alumnas de su Ballet de tap. Sobre el gran show y más, habló en exclusiva con MDZ.

Pablo Gordon

Pablo Gordon

Hay quienes dicen que si uno anhela algo con mucha fuerza, tarde o temprano el universo se encarga de mover las piezas que sean necesarias para que ese sueño se haga realidad. "Siempre quise triunfar en lo que amo", asegura el reconocido artista mendocino Adrián Sorrentino que cada vez que se sube a las tablas revive una y otra vez aquello que en algún momento soñó.

Su nombre se asocia directamente a brillos, glamour y por supuesto, café concert. Sorrentino es el gran referente del género en la provincia y lleva más de tres décadas brindando shows y haciendo lo que mejor sabe: llevar alegría a la gente.

Esta noche, después de mucho tiempo, volverá al Teatro Independencia para vivir una noche única con SorrenTime. Un espectáculo que lleva su marca personal y en el que entrelaza canciones, mucho humor, sus infaltables pasos de tap y habla de los sueños. Sobre este esperado regreso y el género que lo enamoró cuando era un niño, dialogó en exclusiva con MDZ Online.

- Hablar de café concert en Mendoza es casi sinónimo de Adrián Sorrentino, ¿qué fue lo que te llevó a adoptar este género y hacerlo una suerte de marca registrada?

- Hermosa pregunta. Mis padres eran muy teatreros y desde niño los escuchaba charlar los domingos al mediodía después de alguna noche café concertera de los ‘70. Luego, en los 80, empecé a acompañarlos en sus raíd nocturnos. Ver a Héctor Fernández Leal, Carlos Perciavalle, Antonio Gasalla y algunos espectáculos que eran puntualmente de café concert, como La Casona, me inspiraron, cuando empecé a estudiar, a querer buscar esa estética. Quería emular ese registro de lo que había visto.

- Recientemente cumpliste 30 años de shows, ¿así era como te soñabas de chico?

- La verdad, nunca esperé que pasaran tantas cosas. Lo que me imaginaba de chico queda chico en relación a lo que me ha pasado y por eso siento una profunda gratitud.

- En el espectáculo también hacés referencia a la concreción de sueños, ¿qué me podés adelantar sobre eso? ¿En qué sentido hay guiños autobigráficos?

- Más que un guiño autobiográfico trato de ir a esta cosa que tenemos todos de soñar y nunca dejar de hacerlo. Hay que tratar de que en algún punto se logre alguno de esos sueños, ya sea en mayor o menor medida, pero tratar de lograrlos de alguna forma. Creo que los sueños hablan de todos.

Foto: Damián Soloducha

- Esta función tiene un significado muy especial para vos porque vas a compartir escenario con alumnos, ¿cómo estás viviendo los momentos previos?

- Siempre es una felicidad enorme compartir el escenario con alumnas, alumnos, colegas. El hecho de compartir en la vida es muy importante. En esta ocasión va a ser con alumnas muy queridas que van desde los 20 hasta los 80 años y que han transitado muchos escenarios, hasta más que yo. Es una gran cosa buena poder compartir, en este caso, el escenario.

- Y por último, si bien tuviste la posibilidad de formarte fuera de Mendoza en varias ocasiones, ¿qué te llevó a desarrollar tu carrera en la provincia?

- Mi provincia es maravillosa. Mendoza es algo que es único en el mundo. Uno porque lo tiene naturalizado, pero es una de las provincias teatreras más importantes dentro del país. Nos brinda la posibilidad de sostener un espectáculo en cartel un año completo. Eso es increíble, no hay muchos lugares en el mundo donde eso suceda. Las temporadas por lo general duran tres o cinco meses. Las obras aquí tienen éxito. Si bien solo hacemos funciones los fines de semana, el público acude a las salas. Gracias a los consejos de mis maestros, como Rodolfo Graziano, tuve la suerte de poder desarrollarme en Mendoza. Él me dijo: ‘¿Qué querés: triunfar o ser famoso?’, y me di cuenta que quería triunfar en lo mío. No me interesaba la fama, porque famoso se puede hacer cualquiera: te desnudás y te vas a caminar por la calle San Martín y eso te hace famoso. Pero triunfar en lo que vos querés es una cosa muy distinta y eso tiene que ver con el haber elegido la provincia. Para triunfar no importa donde uno se encuentre.

SorrenTime

Hoy, a las 21:30, en el Teatro Independencia (Chile y Espejo, Ciudad). Las entradas ($300) se pueden adquirir en EntradaWeb y en la boletería de la sala.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?